<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Vacunas marcan el regreso a la normalidad

La OMS ha avalado 8 vacunas que están siendo aplicadas en todo el mundo, pero aún queda mucho por hacer.

Si bien la incertidumbre que reinaba hace más de un año se ha disipado y el camino a la normalidad se facilita, dando paso a la reactivación de muchos sectores con la presencialidad casi al máximo, las medidas de protección se deben mantener, toda vez que el Covid-19 es una realidad presente en el mundo.

La vacunación ha frenado en buena medida el avance del virus, pero aun así, éste sigue propagándose por el mundo, con casi 220 millones de casos confirmados y 4,5 millones de muertos en cerca de 200 países. Estados Unidos, India y Brasil comandan con los mayores casos confirmados. “En Colombia a corte del 30 de noviembre teníamos un acumulado de 5.007.818 de casos confirmados y 128.437 pacientes lastimosamente fallecidos por causas directas de esta enfermedad”, afirma el doctor Rafael Navarro, médico-cirujano y Director de Prestación de Servicios Gestión Salud.

Hasta ahora, cuando se va a completar un año en ejercicio de la vacunación, los resultados son satisfactorios, aun cuando las variantes del virus siguen apareciendo.

La llegada de las vacunas supuso una luz de esperanza en la dura batalla contra la pandemia. La Organización Mundial de la Salud OMS, ha avalado 8 vacunas para inmunizar a la población, las mismas que en ensayos clínicos (no en la comunidad) han demostraron una alta eficacia para combatir la enfermedad sintomática, que oscila entre el 50 y el 95%. “En general, las condiciones en que se realizan los ensayos de eficacia de las vacunas no reflejan totalmente las condiciones del mundo real pero se asimilan de manera considerable”, indica el profesional.

¿Y las variantes?

Cuando el ritmo de vacunación avanza en el país, el panorama se ensombrece con la aparición de variantes genéticas del SARS-CoV-2, caracterizadas por elevados niveles de transmisión o letalidad, lo que ha originado interrogantes sobre la efectividad y la protección sostenida de los productos vacunales disponibles contra la enfermedad sintomática asociada con estas variantes de preocupación como las alfa, beta, gama y delta y la reciente ómicron.

Con los estudios realizados a nivel mundial, se concluye la eficacia de la función principal de las vacunas contra la Covid-19: evitar la muerte por el virus. En ellos se puede ver que las personas entre 60 a 80 años que no están vacunadas, tienen un riesgo 25 veces mayor de morir por esta enfermedad. De igual forma, tienen 18 veces más riesgo de ser hospitalizadas y 8 veces más probabilidades de infectarse.

En el ambiente médico, se recomienda que el programa de vacunación debe continuar e intensificarse. En Colombia, con la apertura de los grupos poblacionales a partir de los 3 años, se está generando un impacto positivo, aunado a los refuerzos autorizados para mayores de 40 años, los cuales muy probablemente serán cíclicos y permiten que la población esté protegida contra la enfermedad grave de la mayoría de las variantes de este virus.

Vacunarse es la mejor manera de desacelerar la propagación del Covid-19 y prevenir la infección por las variantes que han aparecido. Incluso cuando las personas totalmente vacunadas presentan síntomas, estos tienden a ser más leves que en las personas no vacunadas. Esto significa que tienen muchas menos probabilidades de morir o ser hospitalizadas que quienes no están vacunados.

“El impacto de las vacunas se nota en la ciudad. A corte del 29 de noviembre Cartagena tenía aplicadas 1.241.202 dosis de vacunas, con más de 526 mil esquemas completos. La ocupación de camas hospitalarias, bien sean de cuidados intensivos o no, están por debajo de un dígito porcentual, en números brutos, son menos de 15 camas ocupadas por pacientes con Covid-19, lo que habla bien de resultados de la inmunización en la población”, afirma el galeno.

De la misma forma el doctor Navarro recomienda que al margen de esta campaña de vacunación con biológicos, resulta conveniente continuar con la primera vacuna que se tuvo para Covid-19, es decir, el tapabocas. Las medidas físicas también continúan vigentes y son de vital importancia en esta terminación de año, donde se suman higiene de manos y distanciamiento físico, sobre todo en sitios cerrados, porque son maneras realmente probadas de efectividad contra la transmisión del virus.




Más noticias