<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Otro año sin cumplir los propósitos? Que no le pase en 2024

No aterrizar las intenciones, la ambición excesiva o la falta de coherencia son algunas de las causas por las que no se logran los propósitos que se plantean para el año nuevo.

Cada año durante la llamada nochevieja o bienvenida del año nuevo, en varias regiones del mundo incluida Colombia, se celebra la tradición de las 12 uvas, con un propósito o deseo por cada uva. Algunos van escogiendo sus deseos en el momento, pero otros alinean previamente esta oportunidad con las cosas que esperan materializar en el año que comienza.

Hacer propósitos ayuda al logro de objetivos, así lo mostró en estudio de la Universidad de Scraton donde halló que del grupo de personas que hizo propósitos prácticos y los visualizó, el 46% mantenía acciones relacionadas tres meses después; mientras quienes no los habían visualizado o cuyos sueños eran muy generales o no estaban atados a acciones concretas, en la segunda semana de enero ya los habían “olvidado”. (Lea aquí: ¿Ya planeó sus vacaciones de fin de año? Conozca algunos destinos)

Un estudio realizado por la Universidad de Scranton, en Estados Unidos concluyó que el 23% de los participantes había “olvidado” sus intenciones de año nuevo apenas en la segunda semana de enero.

En este sentido, es fundamental construir propósitos correctamente y ser conscientes de que si bien existen herramientas, es nuestra responsabilidad el trabajo y las acciones cotidianas que nos van a llevar a alcanzarlos. Según Ángela Parra Quintero, sicóloga, psicoterapeuta y coach, “la responsabilidad de superación, motivación y bienestar que usualmente incluimos en nuestros propósitos, dependen de un ejercicio personal de conciencia y voluntad, es decir, por un lado, enchufar la intención con la acción, y por otro, estar dispuesto a sacrificar el ‘obtener’ en el presente por la abundancia del futuro”.

Cada vez es más común que las personas usen herramientas como los mapas de sueños para diseñar la vida que quieren vivir. Las redes sociales nos inundan de herramientas y tableros de ensueño con imágenes de una vida extraordinaria, pero ¿realmente sirve la visualización?. Ángela refuerza que “un mapa de sueños es más una cuestión de acción que de magia. Visualizar es un regalo que tenemos todos para poder pasar del “Me tocó” al “Yo elijo”. Pero el universo no es adivino. Hay que hablar concreto, específico y claro”.

Para lograr esa concreción y coherencia, es necesario partir del autoconocimiento. La psicóloga Parra afirma que hay ejercicios muy importantes que permiten identificar sueños logrables: reconocer los súperpoderes, la autenticidad, practicar la gratitud, soltar todo aquello que no nos deja avanzar y finalmente construir los propósitos en coherencia con lo anterior y con acciones ejecutables, como se contemplan en el Kit de Mapa de Sueños de Sé, su marca de herramientas psicoterapeúticas.

Una vez establecido ese propósito el reto más común es conectar la intención con la acción, para esto Ángela recomienda identificar esos elementos que nos pueden hacer perder el rumbo o mantener nuestra motivación, a través de preguntas como:

● ¿Mis objetivos son claros? ¿Tengo un plan?

● ¿Mi exposición es progresiva? ¿Tengo el ojo más en la meta que en el camino?

● ¿Estoy contemplando obstáculos y renuncias?

● ¿Soy consciente de cómo se reciben mis “buenas intenciones” en los demás?

● ¿Me falta fortalecer mi autoestima?

● ¿Estoy queriendo hacer todo solo?

● ¿Lo que digo y hago es incoherente con lo que quiero?

El Mapa de Sueños nos permite visualizar nuestros propósitos y recordar cada una de las acciones dependen de nuestra conciencia, acción y voluntad. El fin y comienzo de año, son sin duda las mejores épocas para aprovechar la energía colectiva de renovación y sueños para hacer de nuestro 2024 un año lleno de metas cumplidas.

Más noticias