<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La fortaleza de los libros en una generación digital

Incentivar la lectura desde temprana edad representa una ventana de oportunidades para quienes encuentran en los libros una herramienta para su desarrollo y la estimulación de su creatividad.

Estamos ante una generación que se niega a leer, ¿cuál sería la causa de este fenómeno? Ese interrogante surge cada vez más y los expertos llegan a la conclusión de que los avances tecnológicos han influido en esta actitud, pero aun así, no es determinante.

“Claramente las nuevas generaciones son nativas digitales, lo que hace que las pantallas sean muy atractivas para ellos, dejando a los libros en una posición de ‘desventaja’ en cuanto a entretenimiento. Sin embargo, cuando se inició la pandemia nos percatamos que el comportamiento de lectura fue incentivado, ya que al estar tanto tiempo en casa las personas prefirieron cautivarse con un libro físico que con dispositivos tecnológicos. Estamos convencidos de que los libros siempre van a ser una excelente forma de entretenimiento, al mismo tiempo que se descansa de la sobrecarga de los aparatos electrónicos”, indica Juan José Daza, director regional de Buscalibre.

Con los libros, además de entretenerse y aprender, se conoce un mundo que no tiene fronteras.

La literatura impacta positivamente en el desarrollo de las personas, es una necesidad que se intenta cubrir desde algunos estamentos del orden educativo y toma como referente el concepto de especialistas al indicar que cuando una persona no tiene un desarrollo lector, puede ver afectada su comprensión lectora y poseer menos estímulos en cuanto a creatividad.

El experto aclara que las grandes obras seguirán siendo leídas por las nuevas generaciones y que son y serán siempre un referente importante, ya que hacen parte de la historia de la humanidad e igualmente, contribuyen a fomentar el conocimiento y la creatividad de las personas. “Lo más importante no es a través de qué formato los jóvenes lean sino que se sigan interesando por la lectura, en cualquiera de sus formas”, advierte.

¿Qué leer?

Datos de la Encuesta Nacional de Lectura realizada por el DANE en 2017, indican que al 60,4% de los niños menores de 5 años les gusta que les lean, siendo fundamental impulsar este hábito desde el hogar. Además, expertos aseguran que es primordial darle importancia a la lectura desde temprana edad para crear y desarrollar aprendizajes y habilidades diferentes a las que normalmente le dan los padres a sus hijos.

“Lo principal para incentivar la lectura de los niños y jóvenes es identificar cuáles son sus temas de interés y qué les atrae en la lectura”, advierte Juan José Daza. Todos los libros dejan alguna enseñanza, por lo que como padres es positivo destinar un tiempo a analizar sobre lo leído y disfrutar de compartir la lectura. A través de los libros se crean nuevos escenarios y experiencias que invitan al niño o adolescente a imaginar, soñar y aprender, y es mejor dedicar tiempo de calidad alrededor de la lectura, dejando de lado los dispositivos electrónicos y las pantallas.

Los libros son muy enriquecedores para los más pequeños de la casa, actualmente el interés por las grandes historias que ofrece la literatura, están en las categorías de: Bienestar, Autoayuda, Infantil y Juvenil. La lectura se convierte en una alternativa para imaginar mundos fantásticos, historias inspiradoras y grandes enseñanzas. Estos son algunos de los títulos favoritos para este grupo:

Encanto, La Novela. Planeta Junior

Los Compas y la Entidad. Exe, de Mikecrack, El Trollino y Timba Vk

A través de Ti, de Ariana Godoy

Mi Amor de Wattpad de Ariana Godoy

Still with Me, de Lily del Pilar

Las Crónicas de Narnia, de C.S. Lewis

Animales Fantásticos y dónde encontrarlos de J.K. Rowling

Harry Potter de J.K. Rowling

Todos somos genios, de Andrew Maltés y Arturo Torres M

¿Libros o e-book?, las ventajas de cada uno

Este comparativo también se presenta actualmente. El libro físico se ha vuelto un refugio, brinda descanso, entretenimiento y conocimiento, pero, de paso, da un alivio físico. La pandemia ha potenciado eso. Y, definitivamente, el lector entiende que la experiencia de lectura es distinta con un libro físico que con uno virtual. En un mundo tan digital, tener un objeto tangible es un valor agregado, que brinda muchos beneficios, por ejemplo, descansar del exceso de herramientas tecnológicas que nos rodean, crecer en conocimiento y cultura, hacer volar nuestra imaginación, cultivar ideas y hasta generar nuevos espacios de innovación, entre muchas otras ventajas.

En cuanto a los e-books, las principales ventajas es que no ocupan el espacio de un libro físico, por lo que son útiles por ejemplo al momento de viajar, y tampoco se deterioran. Los e-books son de fácil adquisición y son más económicos, por lo que se hace una menor inversión al momento de comprarlos, y para quienes prefieren el uso de dispositivos, tienen la ventaja de ajustar la luz, el tamaño de la letra entre otros aspectos que se hacen más “customizables”, según las preferencias del lector.




Más noticias