<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

El arroz está de moda

Este cereal es de alto consumo, lo evidenciamos en las publicaciones que nos encontramos en redes sociales con el arroz como protagonista y en variedad de productos hechos a base del mismo.

Desde un arroz con huevo para un almuerzo rápido hasta un arroz con pollo para una cena, pasando por un calentado para un desayuno singular; el arroz hace parte de la tradición culinaria de los colombianos.

De acuerdo con las encuestas de calidad de vida del DANE, el consumo per cápita de arroz pasó de 42 Kg en 2019 a 46 Kg en 2020, evidenciando la preferencia de los hogares colombianos por este alimento.

Además, es interesante la cantidad de productos que se hacen a base de arroz y se han popularizado como: galletas, barras de cereal de arroz crocante, leche de arroz, harina de arroz, rosquillas, entre otros.

Es un alimento clave en el aporte de energía para el organismo y es apto para consumo incluso en planes alimenticios de pérdida de peso, sostiene Daniela Ovallos, nutricionista y dietista.

El arroz blanco cocido es de sabor neutro, textura suave y fácil de digerir, razones que lo convierten en protagonista de la mesa colombiana. Dentro de los componentes nutritivos del arroz se destaca su aporte de carbohidratos, principalmente en forma de almidón, un aporte medio de proteína de origen vegetal y un ligero aporte de zinc. (Lea aquí: La conexión entre el sistema digestivo y el desarrollo mental)

¿Se puede comer arroz todos los días?

La nutricionista Daniela Ovallos, egresada de la Universidad de Pamplona, con Máster en Nutrición Deportiva y Clínica de la Universidad Isabel I de Castilla España, asegura que sí se puede comer arroz todos los días, sólo hay que saberlo comer. “No hay que tenerle miedo a comer arroz. Es un alimento clave en el aporte de energía y hace parte de nuestra canasta básica, incluso, se puede consumir en un plan de pérdida de peso comiendo la cantidad correcta y acompañándolo de otros alimentos como verduras”.

Entre las propiedades culinarias del arroz se destaca el brillo, sabor, aroma y características de textura, que lo hacen ideal como base de una receta o como acompañamiento. En nuestro contexto, el arroz blanco se prepara con adición de cuatro ingredientes básicos: agua, aceite, sal, y cebolla. El agua se emplea para favorecer la hidratación, gelificación y ablandamiento del almidón del cereal; el aceite lubrica el grano, evita que se forme una masa o que los granos se apelmacen a la vez que aporta sabor junto a la sal.

Desde el punto de vista nutricional, el arroz, como cualquier alimento, no puede proporcionar todos los nutrientes necesarios para constituir una alimentación adecuada. Por tanto, su combinación con alimentos de origen animal y leguminosas mejora la calidad de la proteína ingerida y su combinación con frutas y vegetales complementa los aportes de vitaminas y minerales.(FAO, 2004)

Si estamos hablando de arroz como base de la receta, por ejemplo, un arroz atollado, la ración sugerida para una persona adulta, sana y con un desgaste energético normal, es de 100 gramos, es decir 4 cucharas bien colmadas. No obstante, es importante tener en cuenta que las indicaciones varían de acuerdo con las características de cada persona: su edad, su peso, preexistencias, etc, aclara la nutricionista Daniela Ovallos.

Donde hay arroz, comen uno, dos, tres y hasta más...

Es bien sabido que el arroz es un alimento rendidor que salva el almuerzo, como dicen las mamás: “si hay arroz, se arregla un almuerzo”, lo que no es muy conocido es la importancia nutricional que este cereal tiene. La especialista, Daniela Ovallos, nos compartió sus recomendaciones para sacarle el mejor provecho al consumo diario de arroz:

El arroz no contiene gluten por lo que es apto para el consumo de personas con enfermedad celiaca o intolerancia al gluten no celiaca.

Consumirlo en combinación con alimentos de origen animal y leguminosas, mejora la calidad de su aporte de proteínas y minerales.

Aunque depende de la región donde te encuentres y del tipo de grano que uses, se recomienda cocinarlo por 35 minutos máximo,), luego de esta cantidad de tiempo, el grano empieza a perder esponjosidad, textura y apariencia, características que ya no se pueden revertir.

Es preferible no comer el arroz tan caliente, cuando se ha enfriado un poco, mejora su digestibilidad. Se recomienda conservarlo cocido por un máximo de un día sobre todo en climas cálidos.

El arroz contribuye con el cubrimiento de las necesidades de energía y carbohidratos del organismo. Aporta carbohidratos complejos, tipo almidón que contribuyen de manera importante al cubrimiento tanto del aporte de este nutriente como de las calorías diarias, brindando además saciedad.

Finalmente se destaca que las proteínas del arroz son hipoalergénicas (libres de gluten) siendo de gran utilidad en el diseño de alimentos funcionales, alimentos libres de gluten, alimentos infantiles.




Más noticias