<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Devolver la tersura de la piel es posible

El ácido hialurónico tiene uso estético y médico, toda vez que se trata de una sustancia presente en el cuerpo humano de forma natural.

Desde cuando empezó el uso de sustancias que recuperan la lozanía de la piel, los dermatólogos y médicos estéticos han encontrado una herramienta que intenta detener de la mejor manera el tiempo en el rostro y otras zonas del cuerpo.

Una de esas sustancias, y tal vez la de mayor uso, es el ácido hialurónico, la cual se encuentra de forma natural en el cuerpo, sin embargo, con el inexorable paso de los años va menguando y su ausencia se traduce en laxitud de los tejidos.

La capacidad de retener agua del ácido hialurónico, es el punto de partida para que su aplicación en el rostro sea apetecida en el aporte de tersura y volumen, por lo que el contorno y la comisura de los labios, los pómulos, las arrugas labiales o peribucales, los surcos nasogenianos y las arrugas perioculares externas, caigan rendidas mientras desaparece su efecto.

Dos tipos de hialurónico cumplen funciones iguales, aunque el más reciente ofrece resultados más naturales.

El producto se ofrece cosméticamente en dos tipos, el reticulado, de amplio uso y el no reticulado, de aplicación más reciente y aceptación igual o mayor, por cuanto sus resultados son más naturales, indica el médico dermatólogo Sergio Martínez Lecompte. (Lea aquí: ¿Cuál es la mejor forma de cuidar la piel?)

El primero está formado por una serie de moléculas que se unen entre sí creando una estructura en forma de malla. Esa red tridimensional de cadenas se puede manipular. En función de si el ácido es más o menos reticulado, tendrá mayor densidad y durabilidad, o bien será más fluido y volátil.

Habitualmente se usa tanto en tratamientos de relleno y volumen, por medio de inyecciones, sin embargo, la medicina también lo emplea para paliar los dolores articulares; en este caso a través de infiltraciones.

Ahora, la ciencia sigue su avance y el ácido hialurónico no reticulado, contrario al anterior, posee moléculas que circulan libres, y esa “independencia” es la que hace que el resultado sea menos drástico, por consiguiente el rostro lucirá hidratado pero sin tanto volumen, afirma el experto.

Este producto igualmente funciona para el relleno de arrugas, toda vez que crea una estructura bajo la piel que aumenta el volumen de forma muy natural. Además de su aplicación mediante inyecciones, también se utiliza como ingrediente en cremas y productos cosméticos que tienen una finalidad básicamente hidratante.

En la medicina de rehabilitación, el ácido hialurónico es una de las sustancias más populares que existen. Se aplica especialmente en casos de osteoartritis y problemas de movilidad en las articulaciones; asimismo, también da buenos resultados en el tratamiento de enfermedades reumáticas.

Si esta sustancia es usada con fines médicos o estéticos, siempre dará excelentes resultados, pero lo realmente importante es hacerlo con manos de profesionales. Es imprescindible que el producto sea aplicado por personas que tengan experiencia en su aplicación.

Más noticias