<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Cómo la tecnología ayuda en el cuidado del adulto mayor?

Con la tecnología, los adultos mayores podrían tener una saludable autonomía a la vez que tener conexión inmediata para solicitar ayuda.

La población de adultos mayores en Colombia va en aumento. A la fecha, hay 7.61 millones de adultos mayores; son el 14.6% de la población total del país. Y se prevé un crecimiento constante.

Para 2040, se proyecta que el 20% de la población será mayor a 65 años. Es una cifra que ha ido escalando exponencialmente, toda vez que en 30 años la población de adultos mayores se duplicó. Así lo reveló un estudio realizado entre la Pontificia Universidad Javeriana, la Universidad de Los Andes y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

De esto sale un panorama positivo que también genera preocupación: mientras la expectativa de vida es mayor, es posible que los esquemas de cuidado y atención para esta población no sean suficientes.

Con estos dispositivos se empodera a los adultos mayores para envejecer en su propio entorno y mantener su independencia.

La tecnología podría jugar un papel determinante en la solución a estos requerimientos. Así lo afirma Marcelo Shen, country manager en Colombia de EZVIZ. El experto nos cuenta que, desde su experiencia en el campo tecnológico, ha podido atestiguar cómo dispositivos para hogares inteligentes, especialmente las cámaras, se han convertido en herramientas para garantizar la seguridad, la salud y el bienestar de los adultos mayores. (Lea aquí: 5 nutrientes esenciales para corredores entusiastas)

“Esta tecnología es ya una solución innovadora y práctica para la atención de esta población. Es accesible, fácil de usar y de instalar, y permite monitorear y reaccionar a tiempo ante cualquier eventualidad, gracias a las características que poseen”, explica.

Soluciones a la mano

Seguridad: Las cámaras de hogar inteligente proporcionan vigilancia las 24 horas del día, lo que permite monitorear el bienestar de los ancianos y su entorno. Esto incluye la detección de posibles peligros, intrusos o emergencias, tanto en interiores como en exteriores. Incluso, si hay fallas eléctricas, varias cámaras funcionan con batería o paneles solares, almacenan todo en la nube, y algunas cuentan con su propia conexión 4G LTE por si no hay WiFi en la zona.

Monitoreo remoto: Los familiares y cuidadores pueden acceder a las transmisiones en vivo de las cámaras desde cualquier lugar con una conexión a Internet y a través de apps propias del dispositivo, lo que les permite verificar a sus seres queridos o pacientes y asegurarse de que estén seguros.

Detección de caídas: Cámaras inteligentes como las de varios modelos, están equipadas con tecnología avanzada de inteligencia artificial que puede identificar movimientos específicos, como salidas de alguna habitación o caídas. Para tales casos, la cámara puede enviar alertas inmediatas a los cuidadores o familiares a sus dispositivos móviles mediante la app oficial.

Monitoreo de rutina: El seguimiento de las rutinas diarias puede ayudar a identificar desviaciones o comportamientos inusuales, que podrían indicar problemas de salud o emergencias, o simplemente estar al tanto de hábitos como tomar una medicina, comer a ciertas horas o hacer alguna actividad física recomendada. La detección temprana es fundamental para una intervención oportuna.

Comunicación bidireccional: Con la inclusión de sistemas de comunicación bidireccional en estas cámaras, los cuidadores pueden comunicarse con sus seres queridos ancianos, brindando tranquilidad y asistencia cuando sea necesario. Asimismo, el paciente o familiar puede también comunicarse con la otra persona mediante la cámara.

Interacción social: Las cámaras inteligentes también pueden servir como medio para que los adultos mayores se mantengan conectados con sus familias, reduciendo sentimientos de aislamiento y soledad.

La tecnología brinda independencia

En el país, muchos adultos mayores prefieren vivir sus vidas de manera independiente, para sentirse autosuficientes. No obstante, hay que prestar atención a ellos. De ahí a que la tecnología sea el puente que permita una conexión y vínculo constante y oportuno, sin que represente una subestimación de la autonomía del adulto mayor.

“Con una cámara inteligente, la ayuda está a solo una llamada de distancia y es mucho más sencillo para un adulto mayor entablar comunicación a través de ella que aprender a manejar un teléfono celular para poder hacer una simple llamada en un momento crítico”, agrega Marcelo Shen.

Más noticias