<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Cáncer de piel, enfermedad para ponerle el lente en vacaciones

Según la OMS, en 2020 se diagnosticaron en el mundo más de 1,5 millones de casos de cáncer de piel, que suele encontrarse en las partes más expuestas al sol, pero con menor frecuencia en otros lugares como ojos, mucosas y genitales.

La mayoría de las personas son conscientes de que la protección de la piel es algo que requiere atención, cuando se está en climas cálidos o en época de vacaciones. Sin embargo, proteger la piel debe ser una constante de todos los días, pues las pantallas, las cámaras de sol y toda luz que produzca radiación ultraviolenta son de potencial peligro.

También hay que tener en cuenta que en climas fríos hay mayor riesgo de quemaduras por exposición solar, ya que por la altitud los rayos ultravioleta tipo A y tipo B –no se perciben– siempre están penetrando las capas superficiales de la piel, y con el tiempo es que se dan los cambios visibles de afectación. De allí la importancia de siempre usar protección solar sin importar el clima, nubosidad o lluvia; los pacientes deben tener en cuenta que, por cada 1000 metros de incremento de la altitud, la radiación UV aumenta entre un 10% a un 12%: a mayor altura, mayor exposición UV.

El melanoma es el tipo de cáncer de piel menos común pero más agresivo, presentándose en las palmas de las manos, las plantas de los pies y las uñas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2020, se diagnosticaron en el mundo más de 1,5 millones de casos de cáncer de piel. Éste suele encontrarse en las partes más expuestas al sol, pero con menor frecuencia en otros lugares como ojos, mucosas y genitales. (Lea aquí: Los destinos nacionales son protagonistas)

Por su parte, el melanoma, que es un tipo de cáncer de piel que tan solo representa el 1% de los casos, pero que provoca el mayor número de muertes, se origina por alteraciones genéticas que afectan el desarrollo de las células encargadas de producir el pigmento de la piel. Según la doctora María Cristina López, cirujana plástica oncóloga de la Clínica del Country, estas mutaciones pueden ser heredadas o pueden ser resultado de modificaciones que ocurren a lo largo de la vida de una persona. A su vez opina: “mucha exposición al sol, por ejemplo, puede causar quemaduras solares, lo cual genera un daño en el ADN y una alteración en los genes, aumentando así el riesgo de desencadenar un cáncer de piel”.

Igualmente, también en vacaciones hay que tener especial cuidado con los niños, dado que las quemaduras solares sufridas en los primeros 10 años de vida predisponen a la aparición en la vida adulta, de un tumor llamado melanoma maligno; las quemaduras solares sufridas en los primeros 19 años de vida predisponen al tumor más frecuente de la humanidad, que se llama el carcinoma basocelular; el carcinoma escamocelular, que se da por el daño solar de manera continua, genera un daño acumulativo.

A pesar de que comúnmente se cree que el cáncer de piel siempre es una consecuencia directa de la exposición prolongada a los rayos ultravioleta, en Colombia uno de los melanomas más frecuentes depende de una predisposición genética, por lo que las personas que han tomado precauciones frente al sol también deben estar atentas a cualquier cambio en su piel. “En latinoamericanos, afrodescendientes y asiáticos, es más frecuente aquel producido en zonas como las palmas de las manos, las plantas de los pies y uñas, llamado melanoma lentiginoso acral”, afirma la doctora López.

Los tumores relacionados a las células cutáneas no son exclusivos de las áreas del cuerpo que reciben exposición solar. El melanoma puede llegar a aparecer en las mucosas o zonas húmedas del cuerpo, como la úvea del ojo, las retinas o los genitales, lo cual hace que uno de los principales problemas a la hora para una detección temprana.

Regla ABCDE para identificar el melanoma

La regla del ABCDE establece cinco señales básicas que toda persona debe tener en cuenta, a la hora de sospechar si una mancha o un lunar en la piel podría ser maligna:

Asimétrica

Bordes irregulares

Cambia de color o presenta diferentes pigmentos (tonalidades)

Diámetro mayor a los 6mm

Evoluciona de manera diferente al resto de lunares o marcas en el cuerpo

De igual forma, ya que el melanoma se puede manifestar en todos los órganos, no siempre se debe esperar que tenga la apariencia de un lunar. Lesiones similares a moretones, especialmente en las uñas, pueden indicar un melanoma.

¿Cómo prevenir?

El sol es necesario para que el cuerpo metabolice la Vitamina D por lo que no se recomienda eliminar completamente la exposición al sol. Sin embargo, hay que hacerlo con precauciones pues las quemaduras solares son las que desencadenan el cáncer de piel en el largo plazo. Algunas medidas de prevención son:

Evitar o reducir el tiempo de exposición al sol en las horas que más hay radiación, es decir, entre 10:00 a.m. y 3:00 p.m.

Usar protector solar, donde se debe verificar que trae pantalla solar, aplicar más de 2 veces al día con un factor de protección mínimo de 30 o 35 en adelante.

Reforzar la protección con medidas como sombreros, gorras, gafas, ropa oscura y de manga larga.




Más noticias