<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Video: ¡Desgarrador! Así quedó el boxeador cartagenero noqueado en México

Esta es la enésima vez que publicamos sobre la tragedia de José Carmona, y lo seguiremos haciendo mientras nos necesite y te necesite.

Los gritos y el chiflido de centenares de espectadores celebrando el triunfo del mexicano Jorge “Travieso” Arce, retumbaban en el recinto cubierto ‘El Domo’, en la ciudad de San Luis Potosí (México). Arce, el cinco veces campeón del mundo en el ring de boxeo, ignoraba en su momento la tragedia que recién había ocurrido: su contrincante, el cartagenero José Carmona, quedó un trance tras el fuerte golpe que afectó su cerebro, a tal punto de terminar en un coma. Lea aquí: El boxeador cartagenero José Carmona está en cuidados intensivos

Era el 16 de noviembre del 2013 cuando aquel nocaut en el octavo asalto apagó los sueños de José de Jesús Carmona Núñez, nada más que el pugilista cartagenero de apenas 23 años y quien, para ese entonces, viajó hasta el lejano país con la esperanza de conseguir el triunfo y regresar con los bolsillos llenos de dólares para suplir el hambre que padecían él y su familia en el sector San Bernardo de Asís del barrio La María, en Cartagena, donde todavía viven.

Con nostalgia e impotencia, su papá, Elimene Carmona, recuerda aquella fecha -que casi cumple 8 años- y se lamenta de no haber convencido a su hijo de no viajar.. De todas formas, no hubiera podido persuadirlo porque el joven boxeador había decidido ir sin decirle a nadie, sin pensar que aquella determinación le cambiaría la vida en menos de un segundo.

Hoy, a sus 32 años, José vive aferrado al amor de su padre tras asumir sus problemas cerebrales por la fuerte lesión, producto del golpe en el lado derecho de su cabeza.

Esta no es la primera vez que nuestro medio expone el caso de José Carmona, un pupilo del boxeo desde que tenía 9 años, cuando repartía puños en el colegio para entretenerse, sin embargo, el llamado que hacen sus padres ahora es a que no lo olviden: además de suplir las necesidades de Jose también les toca responder por los tres hijos de 9, 12 y 13 años que él tiene. Lea además: José Carmona aún vive el drama, pero su familia no pierde la fe

Reciba noticias de El Universal desde Google News

El día en que el mundo dio vueltas

En aquel noviembre del 2013, los periodistas invadieron la casa de José para abordar a sus papás y hacerles preguntas sobre el estado de salud de su hijo, pero, para sorpresa de muchos, don Elimene se acababa de enterar por boca de sus colegas vendedores de pescado, quienes no dejaban de vociferar por los rincones del mercado de Bazurto lo que habían escuchado en las noticias: José Carmona había quedado en coma y fue remitido a una clínica de México. “Ni sé qué se hicieron los pescados que vendía ese día, porque yo salí corriendo a ver qué pasaba”, dijo, y reiteró que desde que su hijo regresó se dedicó a cuidarlo junto a su esposa.

“Esto que le pasó a él... (respira) estamos aferrados a Dios”, dijo Elimene. “Jorge ‘Travieso’ Arce no ha dejado de ayudarlo nunca, pero tanto la liga de boxeo como la Alcaldía de Cartagena se han olvidado de mi muchacho. El Ider sí nos ayudó, pero por cuatro meses, y ni hablar del presidente de la Liga de Boxeo de Bolívar, quien dijo que iba a venir y todavía lo estamos esperando”, agregó.

Según Elimene, el único personaje que no olvidó a su hijo fue Manuel “Manolo” Vicente Duque (exalcalde de Cartagena), pero “del resto ni más”.

Cabe anotar que Jorge “Travieso” confirmó en el 2019 una donación de $489 dólares, que se traduce en 1’642.713 pesos colombianos, todo para la recuperación, terapias y salud cerebral del exboxeador José Carmona, pero desde aquella donación han pasado ya dos años y Jose sigue necesitando ayuda, principalmente sus terapias que son escasas.

Es triste, porque ‘Jose’ necesita sus terapias para retomar su vida, pero los terapeutas no quieren entrar hasta acá”,

Elimele Carmona.

Una visita de aliento

Las calles polvorientas del sector San Bernardo de Asís, del barrio La María, se convierten en lodo cada vez que llueve. Sus calles enlomadas dan la apariencia de un pantano en el que a moradores y visitantes les toca ponerse bolsas plásticas en los zapatos por el barro. Justo en esa zona vive José de Jesús Carmona Núñez con sus padres, quienes recibieron al equipo de El Universal.

Ahí estaba José de Jesús, simulando con sus manos algunos pasos de puños como si estuviera boxeando, mientras figuraba una pequeña sonrisa de recibimiento. Se reía. Conectaba la mano con el periodista. Sus papás intentaban levantarlo de aquella mecedora en la que suele permanecer todos sus días. Se abrazaron. Lo besó en la frente, y allí, precisamente allí, fue casi que imposible no llorar.

José parece un niño cada vez que levanta la mirada: no habla (balbucea), no camina solo, no es consciente de algunas cosas y depende completamente de sus padres para sobrevivir.

“Es triste, porque ‘Jose’ necesita sus terapias para retomar su vida -así sea para que camine un poquito- pero por la zona en la que vivimos los terapeutas no quieren entrar hasta acá”, dijo su mamá, Justina Núñez Correa.

A pesar de su estado, José Carmona sabe perfectamente que sus dotes de boxeador aún recorren por sus venas, pero de lo que no se acuerda es de aquel incidente. Es como estar atrapado en el cuerpo de un niño. Lea también: La pelea estelar del boxeador José Carmona y su familia




Más noticias