<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La moda es la ropa hecha con basura plástica

Desde Medellín, tres jóvenes crearon la marca de ropa atemporal Paréntesis, hecha a partir de botellas plásticas recicladas.

La palabra plástico viene del latín plasticus y este del griego plastikosin, que significaría “susceptible de ser moldeado o modelado”. El plástico se creó para facilitar los procesos de la vida humana; por higiene (como en el caso de las jeringas) y para abaratar costos, sin embargo, parece que todo lo que al principio vemos bueno termina volviéndose un problema a largo plazo.

Datos de Greenpeace arrojan que cada año los mares y océanos reciben hasta 12 millones de toneladas de esta basura. “La situación mundial es dramática, más aún teniendo en cuenta que la producción de plásticos se acercará en 2020 a los 350 millones de toneladas (un 900% más que en 1980). Estas cantidades, su fácil dispersión y su lento proceso de degradación convierten al plástico en uno de los peores enemigos para los mares y océanos”, refiere Greenpeace en el informe ‘Reciclar no es suficiente’.

Plásticos de un solo uso

Los plásticos de un solo uso representan el mayor reto para el cuidado del ambiente. Estos son aquellos fabricados a partir de Tereftalato de Polietileno (PET), Polietileno de Baja Densidad (LDPE), Polietileno de Alta Densidad (HDPE), Poliestireno (PS), Polipropileno (PP) y Poliestireno Expandido, y se les da este nombre porque son usados por una sola vez y su vida útil es muy corta, de minutos.

En Colombia, desde el año pasado, se trabaja en un proyecto de ley que “prohiba en el territorio nacional a partir del año 2030, la fabricación, importación, venta y distribución de plásticos de un solo uso y se dictan otras disposiciones que permitan su sustitución y cierre de ciclos, para controlar la contaminación y proteger el medio ambiente y la salud de los seres vivos”. Si la ley avanza, en Colombia no habría lugar para las bolsas y rollos de película extensible para el empaque de alimentos a granel; platos, bandejas, cuchillos, tenedores, cucharas ni vasos; mezcladores y pitillos para bebidas o botellas para agua y demás bebidas, incluyendo sus tapas, y otros productos plásticos. Esta iniciativa supondría un avance en materia ambiental, pero impactaría directamente sobre la industria del plástico, que representa el 15% del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero de nuestro país.

Frente al panorama, en Medellín, una empresa aprovecha la basura plástica para crear moda. Su marca, llamada Paréntesis, es una de las iniciativas amigables de Antioquia. Con el nombre, invitan a hacer una pausa, a cuestionarse para entender que existen formas más responsables de consumir. Las confecciones atemporales están hechas para desafiar las tendencias y lograr permanencia, lo cual es a su vez un incentivo para disminuir el consumismo. ‘Paréntesis’ es creada por tres emprendedores entre los que está Daniel Yepes, ingeniero de diseño de producto, quien en entrevista con El Universal, no cuenta:

¿Cómo es el proceso para convertir este tipo de plástico en ropa?

- El proceso se basa principalmente en reciclar el plástico, lo cual puede ser para diferentes cosas, en nuestro caso en la hilaza (crean hilos de polipropileno) con la que se fabrica la tela. Se reciclan las botellas, se separan de acuerdo a su composición y se pican para convertirlas en pellets, que es la materia prima para convertir el plástico en otras formas. En nuestro caso la hilaza de la tela está compuesta por el PET reciclado.

¿Cómo se les ocurrió la idea y quiénes hacen parte?

- La idea surgió de las ganas de crear algo desde lo que sabíamos hacer, que tuviera un impacto positivo en el medioambiente. Somos una diseñadora de vestuario, un ingeniero de diseño de producto y un comunicador, alineados con entender la importancia y responsabilidad que tenemos todos, desde nuestro rol de creadores y consumidores. Buscamos ser parte de un cambio transcendental y que nos una a la transformación que se necesita a nivel ambiental.

¿Qué tan duraderas son las prendas, qué nos dices de la calidad?

- Las prendas que fabricamos tienen un cuidado normal, la durabilidad depende de ese cuidado. Muchas de las telas, al ser PET reciclado, son microfibras con tecnología de diseño ya sea para uso deportivo o del día a día. Al mismo tiempo con la confección y terminados de la prenda siempre buscamos calidad y durabilidad, para que todo sea coherente con el concepto de compra responsable, duradera y no con el llamado fast fashion implementado en muchas estrategias de venta en marcas de moda.

¿Qué tan versátil es la tela y qué tipo de prendas se pueden crear a partir de ella?

- La tela es muy versátil en su usabilidad, ya sea para prendas deportivas, de playa, del día a día, esto se da por su composición de microfibras.

La tela no tiene un nombre en específico y se define más por su composición: 100% PET reciclado, 52% algodón recuperado - 48 PET recuperado, o mezclas de PET y elastomero, dependiendo del tipo de prenda que se vaya a fabricar.

**

Vivir sin plásticos es para muchos una utopía, sin embargo, cada vez nacen más acciones que nos dicen que es posible un mundo más sostenible.




Más noticias