<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La Diva se despidió con un concierto en Cali

Una experiencia inolvidable del concierto de Omara Portuondo en Cali. Se despidió de los escenarios internacionales con su gira ‘Vida’.

El clima de Cali estaba perfecto para disfrutar de un buen concierto. No hacía calor ni mucho menos frío, al menos así pintaba el panorama en la zona norte. Le puede interesar: Se consolida la tormenta tropical Bonnie en el Caribe.

Al caer la noche, aún las calles estaban húmedecidas tras las constantes lluvias que azotaban a la casa de la salsa en los últimos días de junio, pero la llovizna no impidió que la gente se apresurara para llegar antes de las ocho de la noche al Teatro Calima. Distintos gremios se reencontraban en los pasillos de aquel teatro con telas rojas. Saludándose y abrazándose, compartiendo el amor por la música. El aroma a crispetas recién hechas impregnaba el lugar y muchos aprovecharon para comprar. En resumidas cuentas, todo pintaba bien la noche del 23 de junio para ver en tarima a la gran Omara Portuondo. Lea aquí: La cantante Omara Portuondo se despide de escenarios internacionales.

Bajo los rayos de luz color neón que iluminaban el teatro, caleños, cubanos, bogotanos, paisas y, por supuesto, cartageneros participaron del espectáculo más esperado del mes en esa ciudad y, quizá, el último de la “Diva” del Buena Vista Social Club en Colombia.

No sé si te lo han dicho, pero muy en el fondo tus admiradores sufrimos en silencio de solo pensar que algún día tu voz se apagará y solo nos quedarán tus grabaciones.

Ahí entraba ella. Vestía un traje colorido que hacía juego con un turbante de esos que suele usar. Uno de sus hijos la sostenía del brazo hasta llevarla a una silla parecida a la de un trono y, aunque sentada por los evidentes achaques de su vejez, pudieron más sus ganas de bailar y amenizar al público.

Los aplausos -de esos que enrojecen las manos- no se hicieron esperar para hacerle saber a la cantante cubana-española que todavía con sus interpretaciones hace felices a los melómanos. Ella debería tener un doctorado en sonreír. Y les insistía a sus fanáticos que le pidieran canciones para complacerlos y así fue... Empezaron a sonar los instrumentos de su orquesta, encajando a la perfección con su voz de contralto retumbante y sollozante... hoy, a la misma Omara, le digo: ¡Valió la pena cada minuto de mi tiempo para verte!

...

Estimada y respetada artista, espero te hayas sentido especial con tu visita a Cali... Muchos contábamos los días para verte y escucharte, y te habrás dado cuenta de que dos ancianos enamorados bailaron al compás de tu música en pleno escenario... Yo solo pensaba: ¡qué afortunados son en arriesgarse a bailar junto a ti, que fuiste testigo del amor de toda una vida!

¡Ay, Omara!, si supieras lo mucho que te queremos. Los esfuerzos que muchos hicimos por viajar y escucharte cantar en vivo con ese vibrato que te caracteriza. Si te enteraras de que muchos practicábamos una y otra vez tus letras para cantarlas a todo pulmón ese día de junio sin errores. Y, no sé si te lo han dicho, pero muy en el fondo tus admiradores sufrimos en silencio de solo pensar que algún día tu voz se apagará y solo nos quedarán tus grabaciones. Es que no podíamos perdernos ese instante contigo y corear tus éxitos ‘20 años’, ‘Dos gardenias’, ‘Bésame mucho’, ‘Lágrimas negras’ y tantos más...

91
años de edad tiene la “Novia del Feeling”, Omara Portuondo.

Hoy, me atrevo a decirte, Omara, que tienes la misma e impecable voz de hace treinta años. No pertenezco a esa época, pero las grabaciones de tus conciertos cantando esos clásicos así lo confirman. En mi mente quedó guardada una frase tuya de hace pocos días: “Mientras tenga voz y alguien me quiera oír, permítanme cantar”, lo dijiste a propósito de esta, tu gira ‘Vida’, con la que te despides de los escenarios internacionales. Nos enorgullece saber que tuviste en cuenta a Colombia en tu agenda para dejarnos un pedacito de tu voz en nuestro recuerdo para siempre.

“¿La última vez?”

Omara, y cómo saber si cuando coreabas el estribillo “como si fuera esta noche la última vez”, de ‘Bésame mucho’, era un mensaje premonitorio hacia tus fans. ¿Acaso, era esa noche la última vez en Colombia? ¿La última vez en concierto? ¿La última vez de qué, estimada diva? Al menos esos interrogantes pasaron por la mente del periodista Gildardo Arango, quien se enderezó de su asiento y sintió una especie de suspiro melódico de tu voz... nos hizo comprender a varios de sus compañeros que, tarde o temprano, te iba a extrañar... y que te agradecía por haber sido el bálsamo para sus oídos desde su juventud.

Y él no fue el único. El también periodista Óscar Marino exclamó su emoción al tener la oportunidad de recibirte en el Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla, en Cali, junto a otros tres cubanos que te acompañaban, uno de ellos, tu hijo, al llegar por parte de la embajada de Cuba. “Ella es diferente en el escenario, cambia totalmente. Cada vez que habla de música le brillan los ojos, es muy alegre y vital conversando a todo momento”, nos contó sobre ti.

¡Omara Portuondo, si lees esto, queremos que no sea esa noche, ni ninguna otra, la última vez que regreses a Colombia!




Más noticias