<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Cachetada de Will Smith a Chris Rock: claves para manejar la ira

Todos hemos sentido ira, ¿pero cómo evitar salirnos de nuestras casillas y terminar equivocándonos hasta el límite?

De repente el corazón se te quiere salir por la boca y, aunque no lo notes, tu presión arterial se ha ido a las nubes en un minuto. Te has vuelto un caldo con mucha de esa adrenalina que te tiene a mil; otro tanto de norepinefrina —sí, amigo, es que todavía tienes que estimular la producción de adrenalina— y el cortisol que pretende echarte una manito para lidiar con el estrés. ¡Ah!, y la glucosa que te pondrá full de energía. No lo sientes, pero buena parte de tu sangre corre al corazón, a los pulmones y a los músculos. Respiras a millón y tus pupilas no podrían estar más dilatadas.

Los médicos le llaman respuesta fisiológica: es tu cuerpo dándola toda a nombre de una palabra tan cortita, un sentimiento tan poderoso... ira. Eres tú, disponiendo de los recursos que llevas bajo la piel para luchar y enfrentar a eso que percibes como una amenaza, no sé, un chiste pésimo sobre la calvicie que tanto dolor le ha causado a tu esposa, por ejemplo. Lee aquí: Video: Will Smith golpea a Chris Rock por chiste sobre su esposa

Cachetada de Will Smith a Chris Rock: claves para manejar la ira

Will Smith.//Foto: Efe.

Tú, Will

Digamos que tu nombre es Willard Carroll Smith Junior, pero todo el mundo te dice Will Smith y el domingo pasado, durante ceremonia de los Premios Óscar que veían 15,5 millones de terrícolas, te levantaste de la silla y caminaste al escenario para asestarle la cachetada más viral de la historia a tu colega Chris Rock. “Mantén el nombre de mi esposa fuera de tu puta boca”, le gritaste articulando cada sílaba.

Es que, mientras presentaba el premio al Mejor documental, Rock se dirigió a tu mujer: “Jada, te amo, ‘G.I. Jane 2’, no puedo esperar para verla”. Se refería a la popular película ‘La teniente O’Neil’ (G.I. Jane), en la que la protagonista, la actriz Demi Moore, aparece rapada. Pero para Jada no ha sido fácil lidiar con una alopecia que parece culpa de una predisposición genética que ocasiona una reacción autoinmune y cuyo desencadenante puede estar, entre otros, en alteraciones emocionales.

Cachetada de Will Smith a Chris Rock: claves para manejar la ira

Jada Pinkett Smith.//Foto: Efe.

¿El humor tiene el derecho de burlarse del dolor del otro? ¿El amor justifica la violencia? ¿Qué diferencia hay entre un cómico que se burla -y hace que todo el mundo se burle- de la condición de otro ser humano y el bullying que tanto rechazamos? ¿Hay algo de machismo en eso de salir a pelearse con otro hombre a nombre de una mujer? No podríamos contar las preguntas tras la viral bofetada, ¿verdad, Will?, pero sí comenzar por una certeza: los humanos somos la especie de primate más abundante y extendida, caracterizada por bipedalismo y cerebros grandes y complejos: pensamos, razonamos y sentimos... ¿pero cómo manejar los sentimientos?, ¿hay alguna cosa que nos ayude a contener la ira que esta vez terminó en una bofetada y muchas reproducciones en las redes sociales, pero que tantas veces ha llegado a la tragedia? Lee aquí: ¿Romance entre Jada Smith y Chris Rock?, antecedentes de una bofetada

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Aprender a manejar la ira

La psicóloga clínica Diana C. Gómez Miranda explica que, para tener una dimensión diferente de la ira y gestionarla de forma asertiva es clave identificar la emoción (ponerle nombre), valorar de forma racional de la situación, “realizar el ejercicio de contemplarla desde otra perceptiva, cuestionando y poniendo a prueba las suposiciones o pensamientos distorsionados que hay detrás de la ira, y plantear alternativas de respuesta asertiva”. Diana también menciona ejercicios físicos para aprender a gestionar esta emoción:

- Sacude todo tu cuerpo con energía de forma rápida.

- Realiza ejercicios de tensión- distensión con tu cuerpo. Por ejemplo, aprieta los puños fuerte y luego relaja, o si es mucha tu rabia da puñetazos al aire, o a un cojín, pero descarga.

- Saca la lengua y con la yema de tus dedos masajea la zona de tu mandíbula.

“Intenta visualizar la intensidad de tu ira desde un semáforo, y si tu ira está en rojo, evita actuar, ten en tu mente una palabra clave: stop, para, ahora no, después respondes. Cualquier señal que lleve implícita la orden de parar y evitar actuar bajo esta emoción. Date tiempo para analizar si quizás otras posibilidades de respuesta te harán sentir mejor, mucho más cómodo, y con mejores posibilidades de obtener el resultado deseado. Ten en cuenta que la ira no es una emoción eficaz para comunicarnos, y que la emoción que casi siempre sigue después de haber actuado con ira es la vergüenza”.

Probar con el humor, “la risa “relaja” al sistema nervioso. Entrénate en Habilidades sociales- asertividad, gestión emocional y no descartes la posibilidad de aprender mucho más desde la terapia”.

Y sí, como recalca la experta: la ira “es una respuesta emocional natural, que, como todas las emociones, es importante experimentarla, y tiene objetivos claros de supervivencia, pero puede resultar letal”... A Will, por ejemplo, podría significarle que le quiten un Premio Óscar por el que ha trabajado los últimos 36 años. Lee además: La Academia de Hollywood acepta la “renuncia inmediata” de Will Smith

Cuándo pedir ayuda
De acuerdo con Gómez, las señales de alerta que nos indican que necesitamos ayuda para afrontar el problema “son cuando la ira surge sin que exista un antecedente claro, es decir, aparece sin un motivo aparente; cuando mi respuesta es totalmente desproporcional al estímulo; cuando se mantiene por un periodo de tiempo prolongado; cuando actúo por impulso desde ella, anulo mi lógica y/o los pensamientos asociados interfieren con el ejercicio de mis actividades diarias”, menciona. Es clave tener en cuenta la intensidad, frecuencia y duración de esa ira. “Lo que se conoce como ira patológica se puede observar, por ejemplo, en el Trastorno Explosivo intermitente, el cual hace parte de los Trastornos disruptivos, del control de impulsos y de la conducta”.



Más noticias