<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Aleshka Busji, de 11 años, ya es empresaria

Creó su emprendimiento en la pandemia para ayudar económicamente a sus padres, quienes quedaron sin empleo, y a mujeres cabezas de hogar que son sus proveedoras.

Aleshka Bustamante Jiménez es la prueba de que venir a este mundo es un verdadero milagro. Nació gracias al tratamiento de fertilidad, luego de que los médicos declararon a su madre impedida de quedar embarazada, pero, dice la mamá: “Dios tiene la última palabra de todo”, y tiempo después recibieron la gran noticia:“¡Es una niña!”, cumpliendo, además, el deseo de bautizar a su primer y único retoño con aquel distinguido nombre, Aleshka, que es la unión de los nombres de sus padres: Alex y Katherine, y así lo planearon desde que eran novios. Lea también: Así es el Ñami Chips, el nuevo mecato de los Montes de María.

Hoy la menor tiene 11 años, y su forma de hablar tan precisa y sofisticada es el reflejo de una crianza llena de esfuerzos. Aleshka, además de ser estudiante del colegio Comfenalco, es una de las pocas “mini empresarias” de Cartagena y así lo demostró en la feria de la Fundación Tu Cultura al crear su propio negocio en pandemia: comercializa productos 100% naturales a precios asequibles; los ofrece en un perfil de Instagram donde se da a conocer con su nombre artístico Aleshka Busji, que significa bendecidos, únicos, sociales, jobiales, invencible e imparables.

Mis papás me apoyan en todas mis ideas y cuando no contamos con todos los recursos suficientes para invertir empezamos a ahorrar y después compramos los productos”

Aleshka Busji.

Con su emprendimiento vende aceite de coco, productos personalizados para el cabello y para la piel, accesorios y juguetería. La niña y sus padres descubrieron la efectividad de estos productos a raíz de la enfermedad de Párkinson que padece su abuela. El aceite de coco, por ejemplo, ayuda a la lucidez y a la memoria, aseguran que al consumir el aceite la señora tuvo más momentos de lucidez, pero también el aceite de coco hace parte de un emprendimiento con fines sociales, porque en medio de la pandemia hay muchas personas que no tienen trabajo para seguir sustentando a sus familias, entonces este suplemento es adquirido por la niña con ayuda de su mamá y lo compran a mujeres cabezas de hogar para ayudarse.

La pequeña emprendedora contó que conoció a estas mujeres cabezas de hogar a través de algunas páginas de Instagram por Cartagena, además que su mamá tenía contactos de ciertos proveedores al dedicarse a las ventas como parte de su trabajo.

“Mis papás me apoyan en todas mis ideas y cuando no contamos con los recursos suficientes para invertir, empezamos a ahorrar y después compramos los productos. Luego los ofrecemos en las publicaciones de Instagram y ellos me ayudan a grabar los videos para promocionarlos”, mencionó Aleshka.

En redes sociales la talentosa niña ya tiene su clientela, aunque reconoce que en ciertos meses las ventas se detienen, pero aun así insiste en seguir publicando hasta ver resultados positivos.

Con esta iniciativa, Aleshka vio una oportunidad de ayudar a su familia en los gastos del hogar, luego de que tanto su mamá como su papá se quedaran desempleados aunque se ganan la vida trabajando pero de forma independiente sin nada fijo.

“Mi mamá y yo nos quedamos con las ganancias para ayudar a pagar los recibos de la casa y para comprar más productos y ayudar otras cosas del hogar”, puntualizó la menor.

Su proyecto a largo plazo es materializar este emprendimiento en una tienda física que se llame Aleshka Busji Store, al igual que su página en redes sociales.

Cuando crezca, Aleshka quiere ser empresaria, estudiar psicología y ser cantante. En su día a día se levanta para ir al colegio, al regresar trabaja en su negocio publicando los productos y luego hace sus tareas.

Los productos que vende son: aceite de coco, sérum para cejas y pestañas, labial de coco, kit de shampoo para el crecimiento y cuidado del cabello: contiene shampoo, cpctel reparador, tónico de cebolla y jengibre y tónico capilar; jabones artesanales para todo tipo de piel: de limón, aclarante, de carbón, sábila, café, avena, y rosa de mosqueta; shampoo en barra de romero, sales del Himalaya, arcilla verde, arcilla de carbón, bálsamo labial, accesorios artesanales y mucho más.

Página de música

Cantar es otro de los potenciales de Aleshka, y dice haberlo heredado de su padre, que es cantante empírico. En su colegio recibe clases de técnica vocal debido a que su próxima meta es presentarse en ‘La Voz Kids’, y anteriormente ha cantando en algunos eventos públicos como en el Centro Comercial Nao y en su colegio.

“Mi mamá me cuenta que desde que estaba en la barriga me ponían música y eso hacía que me moviera mucho... a medida que crecía cantaba con mi papá y así me fui enamorando de ese arte que es la música”, dijo, y añadió que pretende abrir otro perfil en Instagram como artista musical.

Aleshka se define como una niña emprendedora, cariñosa, amigable, que le encanta ayudar y servir a los demás, además apasionada en todo lo que hace.

Su materia favorita es inglés y entre sus sueños está especializarse en idiomas.

“Invito a otros niños a poner a volar su imaginación y sean innovadores, que propongan ideas a sus familias, a sus papás, que por una cosa muy pequeña se pueden lograr cosas grandes”.

Katherine, madre de la niña, reconoce que siempre supo que su hija era muy talentosa, pero no dimensionaba que todo esto iba a suceder, por eso agradece a la pandemia que la obligó a quedarse en casa para ver el potencial de su hijo a quien, sin dudarlo, decidió ayudarla.

Aleshka insiste en llevar este mensaje a otros niños y adultos también, convenciéndolos de que para emprender no existe una edad. “Si se tiene constancia para realizar las cosas con disciplina, se puede alcanzar. Si en verdad eso es lo que quieres y te dedicas a eso, en algún momento tendrás frutos”, dijo la pequeña emprendedora.




Más noticias