<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Policía busca al responsable de la muerte de Leirys Zúñiga, en Olaya

La víctima festejaba con sus familiares el comienzo de año, en el sector Ricaurte, cuando un sujeto llegó e hizo varios disparos al aire.

“Ella estaba feliz, bailando, compartiendo con su familia, y ese tipo le arrebató la vida”, esas son las palabras de los familiares de Leirys Zúñiga.

Ellos estaban hoy en las instalaciones de Medicina Legal, en el barrio Zaragocilla, reclamando el cuerpo de la joven y contaron cómo sucedió el hecho que les cambió la vida. Lea aquí: A balazos asesinan a tres hombres en El Líbano y Nuevo Paraíso

Leirys estaba festejando el comienzo del año con sus seres queridos en el sector Ricaurte, de Olaya Herrera, cuando un sujeto, a quien la comunidad conoce como ‘Hans’, llegó haciendo tiros al aire. “A él nadie lo invitó, llegó como loco y comenzó a hacer tiros al aire”, cuenta un allegado.

La víctima, de 23 años, cayó inconsciente al piso. Inicialmente nadie se percató que una de las balas la había alcanzado, pero la sangre alertó a todos los asistentes, por lo que rápidamente la trasladaron al centro de salud más cercano.

Leirys recibió un balazo en la cabeza. A los pocos minutos de ser atendida, los galenos confirmaron que tenía muerte cerebral pero luego su corazón dejó de latir. “Esto nos tiene destrozados, no debió ocurrir, ojalá encuentren a ese tipo”, asegura uno de sus allegados.

Está huyendo

‘Hans’ una vez se percató lo que había provocado, huyó del lugar, a pesar que la comunidad trató de detenerlo. “No es la primera vez que él hace tiros al aire; él se cree el dueño del barrio, queremos justicia”, asegura un familiar. Le puede interesar: Interviene en riña de mujeres en Torices y lo matan de un balazo

La Policía Metropolitana de Cartagena confirmó que el presunto homicida ya está individualizado y es buscado. Leirys, quien trabajaba en la empresa Atunes de Colombia y vivía en la calle Las Delicias, deja un niño de tres años.

“Leirys no merecía morir así, ella era el alma de la fiesta, siempre estaba dispuesta a ayudar a las personas. Cuando podía participaba en eventos sociales en toda la ciudad”, agrega un ser querido.




Más noticias