<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Ordenan captura de abusadora sexual de niños en Paraguay

El Tribunal Superior de Cartagena le ratificó la condena de 24 años de prisión a Lilibeth Camargo Álvarez por el delito de acto sexual con menor de 14 años. El hecho ocurrió en abril del 2011.

La orden de captura contra Lilibeth Camargo Álvarez es un hecho y por eso las autoridades comenzaron a buscarla no solo en esta ciudad sino en el resto del país.

El Tribunal Superior de Cartagena le ratificó la condena a 24 años y 3 meses de prisión por el delito de acto sexual con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo sucesivo. De la mujer no se tiene información de su paradero desde que le concedieron detención domiciliaria.

En agosto de 2011, mientras comenzaba el proceso, Lilibeth fue recluida en la Cárcel El Buen Pastor, en Bogotá, pero tiempo después fue cobijada con el beneficio de casa por cárcel. La mujer debía permanecer en su vivienda, en el barrio Paraguay.

Según las pruebas y la denuncia de la madre de un niño, de 6 años, la condenada sometía al menor a vejámenes y a ver películas pornográficas.

“Las investigaciones indicaron que cuatro niños más, todos entre los 5 y los 13 años, eran abusados sexualmente por Camargo Álvarez. Se demostró que ella los convencía y se ganaba la confianza de los menores, ofreciéndoles comida, dulces, películas, nintendo con videojuegos y regalos. Así lograba que ellos continuaran frecuentando su casa.

Todos los niños coincidieron en las descripciones que hicieron individualmente de lo que la mujer les ofrecía y de todos los vejámenes a los que los sometía”, dice la Fiscalía al dar a conocer el nuevo fallo contra la mujer.

La historia

En marzo de este año, el Juez Quinto Penal del Circuito de Cartagena con funciones de Conocimiento condenó a Lilibeth Camargo Álvarez en un fallo de primera instancia.

La madre de una de las víctimas le contó al juez que en abril de 2011 fue a buscar a su hijo a la casa de la mujer y le llamó la atención que se demoraron para abrir la puerta. Cuando al fin la abrieron, la mujer no le dio la cara y le respondió en tono extraño.

Una vez salieron de la vivienda, la denunciante le preguntó varias veces al niño si había sucedido algo extraño con Lilibeth, pero el menor respondió que no.

Unos días después, la madre del niño no le dio permiso para ir a una fiesta, a lo que el infante respondió que ahora sí iba a confesar lo que había pasado en casa de Lilibeth. Reveló que la joven, de 23 años en ese entonces, le tocaba los genitales, se los ponía en la boca y en la vulva, abría las piernas y se dejaba ver desnuda, o con tangas diminutas cuando salía del baño.

Seguidamente, la madre del menor interrogó a otros niños del barrio, quienes acostumbraban a ir a la casa de la joven, y estos confirmaron que, en efecto, también habían sido manoseados por la mujer, quien les prestaba el nintendo, les cocinaba, les brindaba jugos y golosinas, pero también les ponía películas pornográficas, los besaba y les hablaba con palabras subidas de tono.

Por tales razones, el Juez Quinto resolvió condenar a Lilibeth a 292 meses de prisión como autora responsable del delito de acto sexual con menor de 14 años, agravado en concurso homogéneo sucesivo, negándole la suspensión condicional y la prisión domiciliaria.

El abogado defensor de la mujer dijo que apelaría al fallo tras alegar que a Lilibeth Camargo nunca le demostraron que es responsable de lo que la acusaban y que toda la trama en su contra fue producto de una riña que sostuvo con una de las vecinas que la denunciaron.

El Tribunal, sin embargo, no le creyó y confirmó la condena en un segundo fallo.




Más noticias