<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

No le pagó a arrendataria, la mató y le robó: lo condenan a 18 años de cárcel

La Fiscalía aseguró que la golpeó y la ahorcó y una vez cometió el homicidio le robó, dinero, varios electrodomésticos y un celular. Cayó en Magangué.

El 9 de agosto de 2022, Everton José Martínez Martínez, asesinó a la señora Nohemí Ortega Montes, de 52 años, quien vivía en la casa de la mujer tras arrendarle una de las habitaciones. Este hecho ocurrió en Sincelejo (Sucre).

Las labores de investigación de la Fiscalía permitieron que la Policía lo capturara el pasado 25 de junio de este año, en Magangué, donde se escondía. Realizadas las audiencias y tras el acervo probatorio presentado por el ente investigador, en la últimas horas, un juez condenó a Martínez Martínez a 18 años y 8 meses de prisión por el delito de homicidio agravado. Lea aquí: Desde la cárcel: presunto cabecilla de ‘los Espartanos’ coordinaba asesinatos y extorsiones

De acuerdo con el ente investigador, el 9 de agosto el indiciado se quedó solo son Nohemí Ortega Montes, y aprovechó que el esposo de ésta se encontraba hospitalizado para agredirla, asfixiarla con una blusa y luego huir con un bolso en el que llevaría objetos que le hurtó a la mujer.

Entre los objetos robados se encontraban pertenencias de la víctima como dinero en efectivo, un televisor, una plancha, una licuadora y un celular. Además, se pudo establecer, que días atrás de cometer el crimen, Everton José había discutido con su arrendataria porque no le había cancelado el primer mes de inquilinato.

Los hechos

La mujer, según algunos testigos, le había pedido que se fuera de la vivienda, pero esto siempre se negó a hacerlo por lo que entre ellos hubo varias discusiones ante el incumplimiento del hoy asesino. Lea aquí: A prisión van 9 hombres que vendían drogas cerca a colegios de Turbaco

El 10 de agosto, una vecina que había escuchado los gritos y una discusión, fue quien alertó a las autoridades, quienes ingresaron a la fuerza a la residencia de la víctima, en el barrio Simón Bolívar, de Sincelejo, la mañana después a los hechos.

“El victimario habría llegado a la residencia de la víctima como inquilino ya que conocía a un hijastro de ésta. Según la investigación se quedó viviendo allí un mes antes de cometer el crimen”, dice el ente investigador.

Tras aceptar cargos en la imputación realizada por la Fiscalía, un juez penal del circuito sentenció al procesado.

Más noticias