<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Marialabaja salió a marchar en rechazo por el atroz asesinato de Yolimar

El Universal habló en exclusiva con una hermana, quien contó qué fue lo que hizo la adolescente antes de desaparecer.

Marialabaja salió a marchar pacíficamente en rechazo por el atroz asesinato de una de sus habitantes, la adolescente Yolimar Beatriz Díaz Guerra, cuyo cuerpo con visibles signos de violencia y de abuso sexual lo hallaron el sábado en la mañana en una casa abandonada del barrio Buenos Aires, en las afueras de esa población.

La manifestación partió a las 8 de la mañana de hoy de la Institución Etnoeducativa Técnica Agropecuaria de Desarrollo Rural, donde Yolimar, de 17 años, cursaba décimo grado. Poco después se cumplieron las honras fúnebres. La marcha estuvo encabezada por la alcaldesa Raquel Victoria Sierra Cassiani y el rector de ese colegio, Teilor Puello Castro; y en ella participaron estudiantes, vecinos, amigos y miembros de diferentes organizaciones que representan a las mujeres. Le puede interesar: Atroz crimen de una joven de 17 años tiene en conmoción a Marialabaja

“Es una marcha pacífica, no hay odio, pero si dolor. Estamos averiguando casa a casa, puerta a puerta, para saber quién fue el que tomó la decisión de cortarle la vida a esta niña, una menor de edad que estaba empezando la vida”, dijo la alcaldesa durante el recorrido, ratificando la recompensa de 15 millones de pesos a quien entregue información del o los asesinos.

15 millones
de pesos ofrecen como recompensa por información que entreguen del o los asesinos de Yolimar Díaz Guerra.

El rector del colegio donde estudiaba Yolimar también mostró su rechazo ante este vil crimen. “Ante la nefasta noticia de la muerte de Yolimar solo puedo decir que esto tiene a nuestra institución consternada. Toda la comunidad rechaza este hecho horrendo”.

Habla su hermana

Yolimar era la menor de cuatro hermanos y en la actualidad residía con la mayor de ellos en el barrio Montecarlo. La mamá trabaja y vive en Sabanalarga (Atlántico) y el papá labora en Cartagena. Ellos no estaban en Marialabaja cuando ocurrió el hecho. Lea aquí: Marialabaja: encuentran muerta a una joven con una herida en el cuello

Desde hace unos cinco meses, cuenta Angie, en cuya casa vivía Yolimar, la joven estudiante trabajaba como vendedora en un punto frío en esa población. Por lo general laboraba los fines de semana. El viernes (27 de mayo), recuerda su hermana, la adolescente se fue al establecimiento a las cinco de la tarde. Ella dice que estaba normal y no le notó algo extraño. Volvió a verse con ella a las 8 p. m., cuando le llevó la cena.

“Le llevé la comida como de costumbre y lo único que me dijo es que no quería mucho. No volví a saber de ella hasta el sábado en la mañana, cuando un amigo en una moto me fue a avisar a la casa que la habían encontrado cerca de la casa de otra hermana mía”, cuenta Angie.

Las primeras hipótesis que se manejan en torno a este crimen dejan entrever que, al parecer, la joven recibió una llamada a las dos de la madrugada en su lugar de trabajo y salió sin decirle a sus compañeros a donde iba.

La familiar asegura que Yolimar era muy reservada en sus cosas y que no saben si andaba con alguien o tenía pareja, por esa razón desconocen quién o quiénes pudieron hacerle algo así a la adolescente. Angie dice que cuando trabajaba los fines de semana, su hermana regresaba a medianoche o en la madrugada, dependiendo del movimiento en el establecimiento de venta de cervezas.

Las primeras hipótesis que se manejan en torno a este crimen dejan entrever que, al parecer, la joven recibió una llamada a las dos de la madrugada en su lugar de trabajo y salió sin decirle a sus compañeros a donde iba. Tampoco le comunicó a sus familiares. Todo indica que habría sido víctima de abuso sexual y le causaron cinco heridas producidas con arma blanca en el cuello.




Más noticias