<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Los nexos entre los 6 sicariatos ocurridos en mayo en Cartagena

La Policía constató en dos de los casos que seis de los sicarios llegaron de Córdoba y Medellín para ejecutar a sus víctimas. En otros hechos la relación tendría que ver con el microtráfico.

De los seis sicariatos que han ocurrido en mayo, en Cartagena, la Policía Metropolitana ha capturado a cuatro de los presuntos responsables en dos de esos hechos. Como dato particular, esos sicarios llegaron a esta ciudad provenientes de Córdoba y Medellín para ejecutar los atentados

En el asesinato del mototaxista Nelson Rodríguez De la Hoz, atacado a bala en el barrio El Silencio el domingo (23) en la tarde, participaron dos hermanos que llegaron días antes de San Bernardo del Viento, Córdoba. Los dos sujetos, según la Policía, tienen antecedentes y ya fueron enviados a la cárcel de Ternera.

A Javier Enrique Insignares Toro, desmovilizado de las Auc y presunto miembro de ‘Los Rastrojos’, lo emboscaron el miércoles a la 1:40 de la tarde dentro de su auto, frente a un almacén de repuestos para vehículos en el sector de El Amparo. Los cuatro sicarios llegaron de Córdoba y Antioquia.

A alias ‘JJ’ o ‘el Gordo’, de 51 años y oriundo de Barranquilla, le habrían disparado doce veces con pistolas con silenciador.

El Comando de la Metropolitana confirmó que dos de los presuntos sicarios fueron capturados en un efectivo plan candado que se extendió a la Villa Olímpica y a la Vía Perimetral. Se conoció de fuente oficial que, tras ser retenidos, los sospechosos ofrecieron 25 millones de pesos a los policías para evitar el procedimiento de captura.

Yefri Yair Pitalúa Teherán, de 24 años, tiene antecedentes por porte de estupefacientes; y a Alexis Garzón Obregón, de 24, le figuran en su prontuario los delitos de tráfico de estupefacientes y hurto. Junto con ellos fue inmovilizado un auto Nissan, de color blanco, que portaba dos placas para eludir los controles policiales.

Aún no está claro si una mujer que resultó herida en el atentado era acompañante de ‘JJ’ o estaba casualmente por esa zona. Se trata de Katia Isabel Lares Silva, de 18 años, quien recibió un balazo en el pecho.

Lo que si es oficial es que alias ‘JJ’ o ‘el Gordo’ era “un pez gordo de la banda criminal ‘Los Rastrojos’ en Barranquilla, y quien habría escapado de un ataque sicarial en 2020 en esa ciudad. Se desmovilizó de las Autodefensas en el proceso de reinserción en 2006 en el corregimiento de la Mesa, zona rural de Valledupar, y tenía antecedentes por terrorismo, homicidio, rebelión y concierto para delinquir”, dice la Metropolitana de Cartagena.

No tienen relación

La Policía descartó que el asesinato de alias ‘JJ’ tenga relación con el sicariato que ocurrió horas después en el barrio La Consolata. En la cancha sintética fue baleado, a las 7 p. m., John Kennedy Díaz Pérez, de 27 años y quien residía a pocos metros.

Sus familiares dicen que John era el encargado de administrar esa cancha deportiva y aseguran desconocer el origen del atentado. Allí lo sorprendió un hombre que le disparó mientras conversaba con otras personas. El sicario huyó como parrillero en una moto.

Dos acompañantes de la víctima resultaron heridos: José Luis Cañate Mendoza, quien fue baleado en la cabeza y está grave; y Gabriel Ochoa Jiménez, quien sufrió una herida en el abdomen. La Policía confirmó la captura de un sospechoso y la inmovilización de la moto.

Seis sicariatos

En mayo son cinco los sicariatos en Cartagena y sus corregimientos, cuatro de ellos en cinco días. Los casos ocurrieron en los barrios El Carmelo, El Silencio, San Fernando, La Providencia y La Consolata; y en el sector de El Amparo. Por esos hechos hay cinco capturados, dos de ellos asegurados por un juez de Control de Garantías en la cárcel de Ternera.

En lo que va de este año son 24 los sicariatos.




Más noticias