<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La tragedia de 2 hermanos torturados y asesinados por las Auc en Bolívar

Los restos de uno de ellos fueron encontrados en San Juan Nepomuceno y entregados esta semana a su familia. El otro sigue desaparecido.

“Una persona amable, alegre, solidaria, risueña. De esos tíos que uno recuerda para toda la vida. A cada cosa de la vida le ponía su sentido de humor, por cualquier cosa se reía”.

A Etelba Isabel Moya Borré se le quebraron las palabras y las lágrimas invadieron su rostro cuando recibió de manos de un funcionario de la Fiscalía los restos de su tío Alexánder Borré Moya.

Aquella batalla que comenzó hace 21 años por saber qué había pasado con Alexánder llegó a su final sin que la mamá de él, Etelba Moya, pudiera conocer la verdad. Esa mujer que arriesgó su vida para encontrar a su hijo desaparecido por las Auc, a pesar de las múltiples amenazas que recibió, murió en julio de 2019. Le puede interesar: Fiscalía entregó cuerpos de ciudadanos desaparecidos en Sucre y Bolívar

“Lamentamos que su madre no puede estar hoy acompañándonos. Ella, sin importar su vida, se arriesgó siempre para encontrarlo. No quería morir sin saber donde estaba su hijo”, dijo Etelba, quien en representación de la familia asistió a la ceremonia que la Fiscalía realizó para la entrega de los cuerpos de cinco víctimas de la violencia en Bolívar y Sucre, y que fueron objeto de desaparición forzada por parte de las Auc.

Tenemos los corazones destruidos, pero ya sabemos que está en esa cajita y que a partir de hoy lo vamos a llorar en algún lugar del cementerio”.

Etelba Moya, sobrina de Alexánder.

Alexánder Borré tenía 25 años cuando desapareció el 5 de septiembre de 2001 en zona rural del municipio de Marialabaja. Las investigaciones indican que habría sido asesinado por un paramilitar conocido como ‘Wady’ en un establecimiento público en donde varías personas departían.

Borré Moya era conductor de un vehículo que transportaba alimentos por las carreteras del Caribe y habría sido interceptado cuando se desplazaba por la Troncal de Occidente. Su sobrina asegura que lo golpearon con un hacha en la parte posterior de la cabeza y le fracturaron varias vértebras. Los forenses dictaminaron que le causaron varios cortes en su intento por desmembrarlo. Lea también: Entregan cuerpo de primo de alias “Cadena”, asesinado por el paramilitar

Hermanos desaparecidos

Alexánder no es el único desaparecido de su familia. Los restos de su hermano Rafael Antonio aún son buscados. Ellos y su mamá fueron desplazados por la violencia en su natal Codazzi (Cesar) y se trasladaron a Santa Marta, donde quedó viviendo Etelba Moya y otros parientes.

Rafael Antonio también era conductor y solo se sabe que lo habrían asesinado en la región de los Montes de María y que sus restos están en una zona entre Marialabaja y San Onofre (Sucre). Cada vez que podían, los dos hermanos iban a Santa Marta a visitar a su mamá.

“En el 2002 mis tíos no asistieron al cumpleaños de mi abuela ni tampoco fueron en Navidad; entonces empezamos a buscarlos y los reportamos como desaparecidos”, relata Etelba. Desde entonces, la madre de los desaparecidos empezó un intensa búsqueda por los pueblos de la Costa Caribe e iba a las desmovilizaciones para preguntar por sus hijos con la esperanza de hallarlos vivos, pero nunca tuvo suerte. Ella falleció en julio de 2019. Lea aquí: Marina Isabel Ferrer: 30 años velaron restos equivocados; hoy entregaron sus pies

La Fiscalía, sin embargo, alcanzó a tomar a la madre de los desaparecidos una muestra de ADN para ir cotejándola con los cuerpos encontrados en la región, hasta que los funcionarios del CTI lograron hallar en San Juan Nepomuceno el que sería el cadáver de Alexander.

A partir de allí comenzó un largo proceso de identificación que tardó casi 10 años y finalizó esta semana con la entrega de los restos de Moya Borré.




Más noticias