<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¡Horror en Palestina!: mató a su vecina y el papá lo entregó a la Policía

Detalles del escabroso crimen ocurrido en la mañana de este lunes y que conmociona a la ciudad. La víctima tenía 47 años.

El error de Alba Luz De Arco Catalán fue darle hospedaje, alimentación y confianza a un joven vecino que, aparentemente, la quería y respetaba.

La mujer, de 47 años, conocida como Erika y quien desde hace más de dos décadas decidió ser parte de una iglesia cristiana, le abrió las puertas de su vivienda y su familia a Samir José Urango Pérez, de 27 años.

Desde hace dos semanas el joven vivía con la mujer y el marido de ella en la calle principal del barrio Palestina, en las Faldas de la Popa.

Le puede interesar: Sigue racha criminal en Cartagena: sicarios matan a Pipe en San Francisco

Terrible amanecer

“Samir estaba viviendo en esa casa y hasta donde todos sabemos no habían peleado o discutido nunca. Se llevaban bien, ella quiso ayudarlo porque donde su familia no lo querían y ella lo conocía desde niño”, dijo un vecino.

Otro contó que “Erika vivía solamente con su esposo, que era mototaxista y también asistía a la iglesia. Ella tenía dos hijos mayores de edad que viven en otros barrios”.

Todos esos vecinos, amigos y conocidos de Erika están sorprendidos y tristes porque la solidaria mujer fue asesinada en la mañana de este lunes 5 de diciembre por Samir en uno de los cuartos de la casa.

Cuando el sol apenas se asomaba, dos personas que viven al lado de la casa de Erika gritaron despavoridos y violentaron la puerta de la casa de la víctima. Al entrar la hallaron en el suelo, con sangre en la boca, los ojos abiertos y una expresión de terror en su rostro. Ya no se movía.

En el pecho y cuello tenía marcas, rasguños y moretones; además, seguía usando la pijama con la que la vieron cerrar la puerta en la noche del domingo.

“Lo que sabemos es que ella se levantó a las 5 de la mañana para abrir la puerta y ayudar a su marido a sacar la moto. Cuando él se fue, Samir aprovechó para matarla. Los gritos de ella alertaron a los vecinos de al lado”, añadió el morador de la zona.

¡Horror en Palestina!: mató a su vecina y el papá lo entregó a la Policía

En el barrio describen a la mujer como noble, callada, entregada a su hogar y a la iglesia. De estatura mediana y con una textura muy delgada ante Samir, un joven corpulento, quedó indefensa.

“Él la agarró por el cuello y la ahorcó, también la golpeó y luego intentó huir, pero su mismo papá lo entregó a la Policía”, añadió un testigo de los hechos.

Dinero y drogas

Dos hipótesis se manejan por este homicidio: la primero es que la víctima guardaba un dinero que por meses ahorró para comprar unos elementos del hogar junto con su marido.

La segunda es que Samir era adicto a las sustancias alucinógenas y ayer en la mañana estaba bajo sus efectos. Sobre esto, otro testigo asegura que la noche anterior lo vio “muy drogado y parecía como loco”.

Lo cierto es que tras conocerse el crimen de Alba, el padre del presunto homicida lo sostuvo contra una pared y esperó que la Policía llegara y lo capturara.

¡Horror en Palestina!: mató a su vecina y el papá lo entregó a la Policía

“El papá fue el que le agarró las manos y evitó que escapara. La verdad, ese muchacho no era malo, no se metía con nadie. No podemos creer que hiciera esto, él se crió toda la vida en el barrio, era callado”, expresó una vecina.

Antes de llegar las autoridades, la comunidad intentó lincharlo, pero fue detenida a tiempo. El joven, quien se dedicaba a oficios varios, se encuentra a esperas de las audiencias preliminares.

En la casa de Alba, por su parte, hay dolor porque para todos era una mujer ejemplar y buena. Se dedicaba a las labores de la casa y tenía más de 30 años viviendo en Palestina.




Más noticias