<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Expolicías señalados por crimen del menor Harold Morales están libres

El deportista, de 17 años, fue asesinado de un balazo en la espalda en el barrio San Francisco.

Hace dos años la tragedia golpeó con todas sus fuerzas a la familia Morales Payares en el barrio San Francisco, de Cartagena.

Harold, un chico de 17 años, promesa del fútbol local, soñador y cariñoso, murió tras recibir un balazo en la espalda en el sector Casas Caídas, en la tarde del 24 de agosto del 2020, en plena cuarentena por la pandemia del Covid-19. La bala provenía del arma de dotación de un policía.

Lea aquí: Distrito pide a la Fiscalía abrir investigación por caso de Harold Morales

Liseth Payares, su madre, no descansó ni tuvo tranquilidad desde esa tarde, cuando le avisaron que su hijo había llegado muerto al CAP de Canapote. Pidió esclarecimiento de los hechos y justicia porque para ella todo había sido un vil crimen y no un procedimiento policial o una balacera tras una pelea de pandillas, como informó la Policía ese día.

Esta madre, que organizó plantones, velatones, caminatas y jornadas de oraciones exigiendo la verdad, solo tuvo algo de consuelo en diciembre de ese mismo año, cuando tres policías fueron involucrados en el caso y posteriormente enviados a la cárcel de Sabanalarga, en Atlántico, pero ahora vuelve a sentir esa impotencia porque han pasado 24 meses y la justicia nada que llega.

Lea también: A la cárcel fueron enviados policías implicados en muerte de Harold Morales

Expolicías señalados por crimen del menor Harold Morales están libres

En libertad

Según los familiares de Harold, los expolicías Octavio Darío Porras, Juan Esteban Gómez e Iván Olivo están en sus casas desde hace un mes porque un juez los dejó en libertad por vencimiento de términos.

“Es muy triste, nosotros ahora nos sentimos intranquilos e inseguros porque no sabemos qué están pensando -los señalados- y cómo puedan actuar en contra de nosotros. La justicia aquí solo es para los que tienen dinero”, dijo la madre.

Lea aquí: Así recuerdan a Harold un año después de su asesinato en San Francisco

Orlando Escorcia, abogado de la familia, añadió que “los señalados están fuera de la cárcel, pero siguen vinculados al proceso. La Policía Nacional, en un fallo, reconoció que los expatrulleros fueron responsables del crimen por lo que están inhabilitados por 10 años. En este momento estamos en el juicio oral y definiendo la competencia en cuanto a qué juez llevará el caso, si de conocimiento o justicia penal militar”, dijo.

Expolicías señalados por crimen del menor Harold Morales están libres

“Tristes recuerdos”

Para Liseth lo más triste es que “pasa el tiempo y no hay condena. Pasan los días y sigo con mi dolor, con mi sed de justicia”. La madre envió un mensaje al general Henry Sanabria, nuevo Director de la Policía, quien para el 2020 era el comandante de la Metropolitana de Cartagena y estuvo al tanto del caso de Harold.

“Yo de él no tengo buenos recuerdos y creo que ese puesto no lo merecía porque en Cartagena, no hizo un buen trabajo. En el caso de mi hijo nunca dio disculpas personales ni públicas, por el contrario, trató de disfrazar el caso diciendo que mi hijo era un joven en riesgo y que lo habían herido en una riña. Yo creo que ahora que tiene ese cargo debería dar una disculpa pública a todas las personas que sus patrulleros maltrataron durante ese año en Cartagena”, dijo la ama de casa.

Ayer, la familia organizó en su vivienda una misa cristiana y un evento simbólico para recordar a Harold con fe, esperanza y amor.

Lea también: Embajador de Francia visita a la familia de Harold en San Francisco

En detalles

Harold era una promesa del fútbol. Tenía varios meses viviendo en Cali, donde se preparaba en una escuela para entrar a un equipo profesional. Debido a la pandemia regresó a la casa de sus padres y como estos estaban sin empleo, decidió ganarse unos pesos en un lavadero de motos a unas cuadras de su casa para ayudarlos.

El día de su muerte estaba laborando cuando llegaron los patrulleros, quienes le solicitaron de manera agresiva que les lavara la moto. Harold no aceptó aquel trato y pidió respeto, pero los policías sacaron su arma, por lo que Harold se asustó y salió corriendo hacia una zona enmontada pero los expolicías lo persiguieron y balearon. Luego lo subieron a una patrulla para llevarlo al CAP de Canapote, donde llegó sin signos vitales.




Más noticias