<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“En el lugar equivocado”: familia de uno de los asesinados en El Pozón

Familiares de Nelson Pérez Palomino dicen que él llegó a la tienda por casualidad. Momentos después de asesinar al tendero, sicarios lo balearon a él.

Nelson Enrique Pérez Palomino, según cuentan sus familiares, estaba feliz porque ya estaba a punto de culminar su curso de vigilancia privada y aspiraba a conseguir otro empleo, tal vez mejor que el que tenía en la actualidad. Lea aquí: El extenso prontuario de uno de los 3 asesinados en 11 horas en Cartagena

Pérez Palomino, de 34 años, laboraba como vigilante en un almacén de ropa en el barrio Pie de La Popa. Sin embargo, por alguna circunstancia salió de su casa, en el sector Nueva Cartagena, a la tienda que está en la calle Las Flores, del sector 19 de Febrero, ambos en El Pozón.

Fue en ese mismo lugar donde dos personas resultaron muertas producto de una acción sicarial en la tarde del jueves y que la Policía Metropolitana de Cartagena está investigando.

Camilo Andrés Cardozo Polo, de 21 años; y Nelson Enrique Pérez Palomino, de 37, fueron las víctimas fatales de ese lamentable suceso.

Familiares de Pérez Palomino indican que el vigilante estaba en el lugar equivocado. “Él llegó en el momento menos indicado. Lo que nos dicen es que, al parecer, una persona llegó disparando contra el muchacho de la tienda y él por estar allí también le dieron varios tiros”, explicó un allegado.

Expresaron que tienen la certeza de que Nelson Enrique no tenía problemas con nadie, sin líos, y, antes por el contrario, era una persona con muchas ganas de superarse.

“Él era muy querido, muy amigable. Todos sabían las ganas que él tenía de salir adelante. Lo querían mucho, sus amigos de barrio, en el lugar donde trabajaba. Ha sido un golpe muy duro para la familia”, precisó el familiar.

Le exigen a las autoridades que hagan las investigaciones correspondientes y capturen a los responsables, para que, además de que el crimen no quede impune, el nombre de Pérez Palomino quedé limpio. Uno de los sicarios fue capturado por la Policía.

De Camilo Andrés Cardozo Polo, de 23 años, se conoció que tenía 11 meses de haber llegado del municipio de San Andrés de Sotavento, en Córdoba, y vivía solo en Cartagena.




Más noticias