<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

El Mercado de Bazurto tiene su guardiana: la patrullera Nuria Mosquera

Nació en Marialabaja, Bolívar, hace 35 años y es patrullera de la Policía Nacional desde hace 8.

Todas las mañana la patrullera Nuria Patricia Mosquera Gutiérrez, de 35 años, recorre en moto y en ocasiones a pie los pequeños y apretados pasillos del concurrido Mercado de Bazurto de Cartagena.

La hija de Marialabaja, Bolívar, pertenece a la Policía Nacional desde hace ocho años y con mucho entusiasmo manifiesta lo orgullosa que se siente de trabajar en esta zona de la ciudad. “Todos me dicen ‘la Flaca’, como mi nombre es un poco difícil de pronunciar, los comerciantes me llaman así’, dice entre risas la uniformada.

Tanto fue el anhelo de pertenecer a esta hermosa institución, que nunca perdió la fe. “Para mí es muy gratificante ser policía, es lo que yo quería, tanto así que intenté ingresar a la institución en tres ocasiones y la tercera fue la vencida’, recalca la bolivarense.

Una berraca

Nuria es hija de un campesino y una ama de casa, quienes se sienten orgullosos ya que actualmente es ella quién provee los alimentos en su hogar. “Con mucho sacrificio le logré hacer una casita a mis padres en el corregimiento de Nueva Florida, jurisdicción de Marialabaja”, comenta con la voz entrecortada.

Esta valerosa mujer, que hace parte del CAI de Martínez Martelo, ha trabajado en otras zonas del país, una de ellas fue en la Metropolitana de Barranquilla, donde pudo ayudar a un niño con condición de discapacidad. “Algo que me causó mucha satisfacción fue gestionarle a un niño una silla de ruedas; me dijo que se sentía muy alegre ya que sus padres no tenían que llevarlo más cargado al colegio”, recuerda.

Para Nuria ser la guardiana del mercado de Bazurto, como así la ven muchos comerciantes, la llena de mucha satisfacción. “Hace tiempo conozco a Nuria, es una excelente persona, siempre está pendiente, preguntado cómo estamos y realmente para nosotros es un placer tenerla por aquí’, comenta Dina Gómez, comerciante en esta plaza de mercado.

La patrullera Nuria trabaja incansablemente todos los días, con 34 felicitaciones en su hoja de vida, deja en alto el nombre de esta institución. “Me siento una mujer realizada personal y profesionalmente; mi mamá no quería que yo fuera policía, decía que le daba miedo y yo le respondí ‘mami, si yo no soy policía no voy a ser feliz, y pues aquí estoy, realizando lo que me gusta”, finaliza.




Más noticias