<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Así adiestran palomas mensajeras para llevar objetos a la cárcel

Las aves son entrenadas desde pichones, usando como referencia y orientación a su palomar.

Parece insólito, pero no lo es. Desde hace varios años se conoce el uso de palomas mensajeras para ingresar o sacar elementos en las cárceles del país. El caso más reciente ocurrió en la Cárcel de Ternera de Cartagena.

La Policía, en la tarde del viernes, logró rescatar a una paloma con una Sim card adherida a una de sus alas y con signo de agotamiento físico. El ave llevaba dos días tratando de ingresar a la cárcel y, al percatarse de que ya no podía volar y era asechada por gatos, moradores decidieron dar aviso a la Policía.

Lea aquí: Video: Rescatan paloma usada para ingresar sim card a la cárcel de Ternera

Al parecer, no es la primera vez que la paloma vuela por la zona, por lo que se presume que antes ingresó objetos a la penitenciaría. Se desconoce quién la envió y para quién era la Sim card. Las autoridades investigan.

Esta modalidad es muy usada por la delincuencia común. Es de recordar que el uso de aves para enviar mensajes data desde Antes de Cristo pues vemos en diferentes pasajes bíblicos momentos en que se usaron aves para enviar mensajes.

Adiestradas

Para adiestrarlas, los expertos toman las aves cuando apenas son pichones, las sacan del palomar y les enseñan a volar y a regresar a comer y dormir en su casa: el palomar. Es un ejercicio que reúne disciplina y compromiso pues los entrenamientos son diarios.

Los palomares se convierten en puntos de referencia para las palomas, es por eso que vuelan y siempre llegan a dichos sitios. El entrenador se encarga de mostrarles los espacios -palomares- en los que debe aterrizar.

Es posible que alguien antes entró a la Cárcel de Ternera y preparó el sitio para que la paloma identificara el lugar a donde debía llegar o por dónde debía pasar. También es posible que la paloma fuera adiestrada dentro de la prisión, como sucedió en una cárcel de Brasil en 2009.

Las palomas tienen un excelente sentido de orientación, es así como los adiestradores lo perfeccionan y moldean dependiendo de sus necesidades. En este caso enseñan a las palomas a llevar o traer elementos a la cárcel. Con un entrenamiento adecuado, las palomas mensajeras pueden volar hasta 800 kilómetros en un día, además, son veloces y resistentes a la fatiga.

En marzo del 2021 fue rescatada una paloma, en similares condiciones, cerca a la cárcel de Cómbita, en Boyacá. En Bogotá también encontraron una hace pocos meses. Llevaba entre sus alas estupefacientes y un elemento cortopunzantes.

Reciba noticias de El Universal desde Google News



Más noticias