<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Vitaminas liposolubles: en qué alimentos están y cómo nos afecta su déficit

Te presentamos las cuatro vitaminas que se almacenan en el hígado y en los tejidos grasos. Su déficit puede afectar tu salud.

En los alimentos, en pequeñas cantidades, se encuentran un total de 13 vitaminas. Estas son necesarias para el funcionamiento celular, el crecimiento y para un desarrollo normal.

Las liposolubles, que son la A, D, K y E, son aquellas que se disuelven en las grasas del organismo. Este tipo de vitaminas quedan almacenadas en el hígado y en los tejidos grasos, por lo que no es necesario tomarlas a diario.

No obstante, para evitar un déficit y conocer cómo afectan a la salud, te compartimos una guía elaborada por el grupo médico de Melio sobre ellas. Lea: Esta es la vitamina clave para reprogramar células y regenerar tejidos

Vitamina A o retinol

Fortalece el sistema inmune, protege la visión, el desarrollo adecuado de huesos y dientes, la salud de la piel y las mucosas. Tiene un alto poder antioxidante y es esencial para el crecimiento embrionario durante el embarazo.

Está presente en productos lácteos, yema de huevo, pescados azules y, en cantidades muy altas, en el hígado de animales. También se encuentra en forma de caroteno (un grupo de pigmentos rojos, anaranjados y amarillos) en zanahorias, tomates, espinacas, lechugas, etc.

Vitaminas liposolubles: en qué alimentos están y cómo nos afecta su déficit

¿Cómo afecta su déficit?: Puede generar ceguera, retraso del crecimiento, infertilidad, alteraciones de los ciclos menstruales, aumento de susceptibilidad a infecciones, y problemas de piel (hiperqueratosis).

Su exceso puede provocar dolor de cabeza, fatiga, irritabilidad, mareos, alteraciones gástricas, hidrocefalia, edemas, entre otros.

Vitamina D o calciferol

Es necesaria para la absorción de minerales como el calcio o el fósforo, íntimamente ligados con la salud ósea y otros procesos metabólicos. También es muy importante para el correcto funcionamiento del sistema inmune y la regulación de la respuesta inflamatoria. Lea: Las 9 vitaminas hidrosolubles: ¿qué aportan y cómo nos afecta su déficit?

El 20% de la vitamina D se obtiene a través de alimentos como los pescados grasos (salmón, atún o caballa), la yema de huevo o el queso. El 80% restante se obtiene mediante la síntesis cutánea gracias a la acción de los rayos UV.

Vitaminas liposolubles: en qué alimentos están y cómo nos afecta su déficit

¿Cómo afecta su déficit? Osteoporosis en adultos (sobre todo en edades postmenopáusicas), raquitismo en niños, obesidad, diabetes, riesgo cardiovascular, dolor crónico, síndrome del colon irritable, mayor riesgo de infección y complicaciones por infecciones respiratorias.

Vitamina K (K1, K2 y K3)

Influye en la salud ósea, ya que ayuda a movilizar el calcio a los huesos, pero también es importante para la coagulación de la sangre.

Está presente en alimentos vegetales, especialmente alta en el Kale (vegetal perteneciente a la familia de las coles), pero también en espinacas, brócoli, lechuga y repollo. También es producida en el conjunto de bacterias que viven en nuestro intestino. Lea: Estos son los beneficios de las vitaminas para la salud

Vitaminas liposolubles: en qué alimentos están y cómo nos afecta su déficit

¿Cómo afecta su déficit? Puede aumentar el riesgo de hemorragias, generar la formación de calcificaciones en distintos tejidos y malformación en los huesos.

Vitamina E (tocoferoles y tocotrienoles)

Protege frente al daño, mutación o muerte celular y frente al estrés oxidativo, manteniendo además el correcto funcionamiento del sistema nervioso y del sistema inmune.

Evita la oxidación de otras vitaminas y se encuentra en vegetales altos en aceites (oliva o girasol), frutos secos, semillas y aguacates.

Vitaminas liposolubles: en qué alimentos están y cómo nos afecta su déficit

¿Cómo afecta su déficit? Aunque no es muy común, puede aparecer hemólisis de eritrocitos (destrucción de los glóbulos rojos) y problemas neurológicos y musculares.

Más noticias