<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Solo debes poner de tu parte”, uno de los mitos sobre el trastorno bipolar

Hoy 30 de marzo, Día Mundial del Trastorno Bipolar, una psicóloga clínica aclaró los seis principales mitos sobre este trastorno mental.

Cambios extremos y fluctuantes en el estado de ánimo, la energía y la concentración, en los que en cuestión de instantes una persona puede pasar de sentirse eufórica a deprimida son característicos del trastorno bipolar (TB), antes denominado como depresión maníaca.

Con motivo del Día Mundial del Trastorno Bipolar, que se conmemora cada 30 de marzo; El Universal conversó con la psicóloga clínica y especialista en psicología clínica cognitivo-conductual, Diana Cecilia Gómez Miranda, quien enumeró y aclaró los seis principales mitos sobre este trastorno mental, que puede ser crónico o episódico.

1. Tener un TB es solo tener cambios de humor.

DGM: No. No son “cambios de humor” como los conocemos. Son episodios de depresión mayor, de manía o hipomanía. Es algo mucho más complejo. Lea: Esto es lo que significa “manía” en psicología

2. El estado maníaco en el TB significa que la persona está muy alegre, feliz.

DGM: No. La persona puede sentirse en exceso “animada”, eufórica o irritable, lo cual puede hacer que no pueda conciliar el sueño y que sea propensa a conductas de riesgo, en algunos casos al grado de requerir hospitalización.

3. Depende de la voluntad de la persona “controlar su estado de ánimo”, solo “debe poner de su parte”.

DGM: No. Los trastornos mentales no se eligen, la persona no elige su estado de ánimo, no es tan sencillo, no es cuestión de “poner buena actitud o echarle ganas”, hay una química cerebral que no se puede desconocer. Lea: Selena Gómez aborda su lucha contra problemas mentales en nuevo filme

4. No hay ningún tratamiento para el TB.

DGM: Falso. Claro que sí lo hay. La combinación del tratamiento psicológico y psiquiátrico ha demostrado excelentes resultados. La psicoeducación a la familia también es fundamental para el éxito del tratamiento.

Este último punto para mí es muy importante, particularmente tengo varios pacientes con este diagnóstico clínico, y gracias al trabajo en equipo y a la adecuada adherencia al tratamiento médico, los resultados han sido realmente sorprendentes”.

Diana Cecilia Gómez Miranda, magíster en psicología.

5. Las personas con TB no pueden ocupar altos cargos que impliquen responsabilidad, o llevar una vida “normal”, deben renunciar a sus sueños o proyecto de vida.

DGM: Falso. Con una adecuada adherencia al tratamiento, un paciente con trastorno bipolar estabilizado -que lleva años sin recaídas-, puede llegar a tener una vida normal “tal como un enfermo de diabetes”. Acompañando el tratamiento farmacológico del psicológico, y al involucrar a sus principales vínculos en el tratamiento, se logran excelentes resultados. Cada caso es único, no obstante, en términos generales con la medicación adecuada, la puesta en práctica de todas las herramientas clínicas necesarias, y en lo posible con ese apoyo del núcleo familiar, se logra.

6. Los fármacos son malos, son totalmente adictivos, no se recomiendan.

DGM: Falso. Esto tal vez va a sonar fuerte, pero la satanización de los fármacos considero que ha hecho mucho daño en general, no solo para el caso del TB. Psicoeducar en este sentido y dejar de satanizarlos, pienso que incluso sería un gran paso en prevención de suicidio.

“A desestigmatizar”

La especialista reiteró que “desestigmatizar el medicamento psiquiátrico es prevención de suicidio”. Lea: Trastorno bipolar: “Aumenta por 15 el riesgo de suicidio”

Indicó que “una dificultad importante e histórica para la estabilización de los pacientes con este diagnóstico es la estigmatización social y para derrumbarlo, desde mi perspectiva, el mejor antídoto es la educación. Conocer sobre el trastorno de la mano de un experto, psicoeducarse, desarrollar empatía, trabajar en la propia asertividad, evitará reforzar mitos como los que acabo de mencionar”.

Síntomas y tipos

Según la psicóloga, “los síntomas son variados, de hecho, existe el Trastorno Afectivo Bipolar (TAB) I y el TAB II”. En el primero, “ha habido al menos una fase maníaca que ha durado como mínimo una semana. Algunas personas con Bipolar I tendrán solamente fases maníacas, aunque otros pueden tener antes o después del episodio maníaco episodios hipomaníacos o episodios de depresión mayor”. En el segundo, “se tiene más de una fase depresiva severa pero solamente fases maníacas moderadas (llamadas hipomaníacas)”.

Explicó que “el episodio maníaco hace referencia a un estado de ánimo anormal, persistentemente elevado, aumento también anormal y persistente de la actividad o energía, que dura mínimo una semana, y se debe estar presente la mayor parte del día, casi todos los días (o cualquier duración si se requiere hospitalización)”.

Más noticias