<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¡Repulsiva! Esta enfermedad hace que el cuerpo huela a pescado o a basura

Se trata de una patología metabólica generada por un defecto de una enzima hepática, la flavinmonooxigenasa 3 (FMO3).

La trimetilaminuria consiste en un déficit metabólico por el que la persona libera una sustancia, la trimetilamina (TMAU), a través de su piel, el sudor y, en general, de todos sus fluidos orgánicos que tiene un olor desagradable y que recuerda, entre otros, al pescado. En consecuencia, los pacientes que la padecen viven con un estigma difícil de superar.

El conocido como síndrome de olor a pescado es una enfermedad poco frecuente. Lo que sí parece un hecho es el infradiagnóstico que existe, tal y como explica la pediatra del servicio de Gastronterología, Hepatología y Nutrición del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, Beatriz Mínguez. Lea: Este es el mejor alimento para bajar el colesterol

Se trata de una patología metabólica generada por un defecto de una enzima hepática, la flavinmonooxigenasa 3 (FMO3). La consecuencia es que no se puedan descomponer compuestos como la trimetilamina, que se produce en el intestino al ingerir determinados alimentos como pescado, marisco, legumbres o huevos.

El cuerpo libera ese exceso en las secreciones corporales como el sudor, la orina o el aliento con un característico olor a pescado, aunque no solo es ese olor, tal y como explica la pediatra, quien asegura que, hasta el momento, no hay otras consecuencias físicas descritas y no pone en riesgo la vida de los pacientes.

El síndrome de olor a pescado suele aparecer en los bebés que tienen ese defecto en la enzima cuando se introduce el pescado en la alimentación complementaria .

“Normalmente lo que te cuentan los padres es que al bebé, al comer pescado, les huele el pelo a pescado ese día”, afirma Mínguez.

Lea: ¡Ojo! El olfato no siempre garantiza el buen estado de los alimentos

El problema es que al ser un defecto de una enzima se tiene durante toda la vida, no desaparece, salvo en algunos casos en bebés dónde se presenta de forma transitoria.

Sin tratamiento

No existe tratamiento. La única solución hasta el momento para atenuar este síndrome es eliminar de la dieta los alimentos que son ricos en colina, que es un precursor, y en trimetilamina. Se tratan del pescado, los mariscos, las legumbres, el huevo y algunas verduras, prosigue la pediatra del Sant Joan de Déu.

¡Repulsiva! Esta enfermedad hace que el cuerpo huela a pescado o a basura

“Lo que haces es evitar que produzcan tanta trimetilamina. Hay pacientes que no requieren dieta, otros solo retirar el pescado pero, a veces, hay gente que aunque haga la dieta estricta, huele bastante, ya que hay distintos grados de esta patología”, afirma la doctora.

Lea: ¿Conoce la famosa dieta mediterránea? Esto dicen los expertos

Los pacientes, desesperados

El síndrome de olor a pescado provoca un fuerte impacto psicológico en los pacientes, quienes están “realmente desesperados”. “Lo que cuentan es que les han echado del trabajo o que les han dicho cosas por la calle. No quieren salir de casa. Padecen mucho aislamiento social y rechazo por parte de la población”, asegura Mínguez.

En el caso de los menores, los padres también tiene mucho temor a que sus hijos sean rechazados socialmente. En este punto, la pediatra subraya que si desde que son más pequeños siguen de forma estricta la dieta, suelen llegar a la pubertad con el síndrome “bastante controlado”.

De hecho, los pacientes piden que en lugar de denominarse como el síndrome de olor a pescado, se llame Tmau (trimetilaminuria) ya que no es solo olor a pescado, son muchos otros.

Una fragancia, la esperanza

No hay muchas investigaciones al respecto y aunque no hay tratamiento, el Hospital Sant Joan de Déu ha colaborado junto a Eurofragance para la elaboración de fragancias que neutralizan el olor a pescado de los pacientes.

Hasta ahora, han logrado crear agua de colonia, sérum y crema, que ha funcionado con varios pacientes y, actualmente, está en ensayo clínico para valorar su efectividad.

La rutina diaria, explica Eurofragance, consiste en la aplicación de sérum y loción después de la ducha, que puede reforzarse con el agua de colonia. Tanto el sérum como la loción pueden ser reaplicadas también en caso necesario.

Más noticias