<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Quieres mantenerte joven y saludable?, un experto te explica cómo

Un médico especialista y sobreviviente de cáncer nos da algunas recomendaciones para evitar enfermedades manteniendo un estilo de vida saludable.

Mantener hábitos saludables requiere de disciplina y mucha constancia, sobre todo cuando se es consciente de los beneficios que estos generan en nuestra calidad de vida y, aunque algunas personas saben que sus costumbres influyen en el tiempo de vida, se les hace difícil hacer de estas prácticas, una rutina.

Es por esto que el doctor Stephen Kopecky, especialista en cardiología preventiva en Mayo Clinic, nos da algunas recomendaciones para incorporar cambios en nuestras actividades diarias.

1. Alimentarse bien. Comer frutas y verduras que aporten los suficientes nutrientes a nuestro cuerpo, pues estas serán vitales para tener buena salud, y tal como afirma el doctor Kopecky: “Hay que prestar especial atención a los efectos insalubres y patrocinadores de inflamación de los alimentos sumamente procesados, que son los causantes de más de la mitad de las calorías diariamente consumidas”. (Lea aquí: Probióticos y prebióticos: así benefician la salud mental y gastrointestinal)

Lo que la gente come también ayuda a que las bacterias provechosas del intestino se comuniquen con el sistema inmunitario y los pulmones, lo que permite responder eficazmente ante invasores foráneos, como los virus respiratorios. Cualquier alteración a este delicado equilibrio bacteriano, tal como una alimentación insalubre o algunos medicamentos (antibióticos, por ejemplo), puede hacer a la persona más susceptible a infecciones y complicaciones.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

2. Hacer ejercicio. Realizar actividad física por lo menos 20 minutos al día es necesario para aumentar la actividad de las células que eliminan los virus. El ejercicio moderado, hecho de manera regular, aumenta la actividad de las células inmunitarias que eliminan a los virus. “Se ha comprobado que el ejercicio favorece al sistema inmunitario porque, entre otras cosas, maximiza la capacidad corporal de inhalar oxígeno y de usarlo eficazmente” afirma el Dr. Kopecky.

3. Dormir bien. La relación entre el sistema inmunitario y el sueño es recíproca, por lo que se debe tener un descanso adecuado y por una cantidad de tiempo razonable. “Cuando la respuesta del sistema inmunitario entra en escena, cambia el sueño. Por ejemplo, una persona puede dormir más tiempo, a medida que el sistema inmunitario prepara el ataque contra un virus. Cuando alguien no duerme bien, quizás se observe que esa persona enferma con más facilidad. Dormir lo suficiente sirve para respaldar el funcionamiento del sistema inmunitario porque aumenta la cantidad de células inmunitarias que circulan por el cuerpo”, afirma el Dr. Kopecky. (Le puede interesar: ¿No puede dormir en las noches?, siga estos consejos)




Más noticias