<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Qué son las dislipidemias y por qué debería importarte?

Si tienes los niveles de colesterol o grasas en la sangre elevados, aquí te damos recomendaciones para regularlos

Niveles excesivamente elevados de colesterol o grasas (lípidos) en la sangre, eso son las dislipidemias y debería importarte porque pueden desencadenar enfermedades graves del corazón.

La obesidad se ha convertido en una verdadera pandemia del mundo moderno, que trae consigo una serie de enfermedades que preocupan a la comunidad médica y que deben ser tenidas en cuenta por los pacientes que conviven con esta condición, por supuesto, aquí encontramos las dislipidemias, que se generan, principalmente, por una dieta inadecuada y por la falta de ejercicio. Lee aquí: El colesterol malo desmorona tu erección

“Una persona con obesidad o sobrepeso es más vulnerable a padecer otras enfermedades crónicas en su futuro, como las dislipidemias, que afectan gravemente su calidad de vida y pueden comprometer todo el sistema cardiovascular. Por esta razón, es importante que las personas retomen el control de su peso, realicen sus exámenes y vuelvan a sus consultas, siempre acompañados por profesionales expertos en el manejo de la obesidad y sus complicaciones”, explica la doctora Sandra Núñez, vocera de La verdad de su peso, una plataforma que desde la cotidianidad propone temáticas enfocadas alrededor del ejercicio, la alimentación, la mente y el equipo multidisciplinario médico, como las claves para abordar las patologías del sobrepeso y la obesidad.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

¿Pero cómo hacer frente a una dislipidemia?

Es importante entender que el diagnóstico de las dislipidemias está enmarcado en las medidas preventivas para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, pues en este punto se facilita el manejo clínico y metabólico del paciente. Sin embargo, como en diversas oportunidades de este tipo, la visita al especialista es fundamental para entender el estado y condición del paciente y verificar, ante todo el estado en el que se encuentra la enfermedad y el compromiso cardiovascular al que se encuentra expuesto el paciente.

La primera recomendación de los expertos siempre será modificar los hábitos de vida: alimentación balanceada y ejercicio físico regular son claves.

Algunos de los puntos que recomiendan los especialistas tienen que ver con: consumir de grasas saturadas y colesterol, bajar de peso, no fumar, consumir moderadamente el alcohol y moderar el consumo de proteínas, las cuales deben constituir el 15% de la ingesta total diaria.

Claves en cuanto a la alimentación:

-Mantener una dieta variada, con abundancia de cereales, verduras y frutas.

-Reducir el sobrepeso con una dieta baja en calorías.

-Disminuir el consumo de carnes rojas, huevos (máximo 2 o 3 por semana), leche entera y sus derivados (helados, nata, mantequilla, yogures enteros, quesos grasos).

-Consumir preferentemente aceite de oliva y evitar aceites altos en grasas como el aceite de coco y palma, presentes frecuentemente en productos fritos y precocidos.

-Incluir en la dieta pescados como la sardina, trucha, atún y salmón.

-Evitar el consumo de alcohol. Lee además: 5 prácticos consejos para bajar el colesterol

Más noticias