<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Orinas de pie en los baños públicos? Ojo, puede ser contraproducente

La sugerencia de los profesionales de la salud es siempre hacerlo sentadas. Te explicamos la razón.

¿A quién no le da asco entrar a un baño público y que esté sucio? Ese es uno de los momentos más incómodos que atravesamos las mujeres, al no tener la facilidad que tienen los hombres de orinar de pie... Sin embargo, ¡la gran mayoría lo hacemos! Nos ingeniamos la forma de hacer esa necesidad de pie, con tal de no sentarnos en un inodoro público. Lea: Esto es lo que pasa cuando aguantas las ganas de orinar

Lo que no todas sabemos es que orinar de pie es contraproducente para las mujeres en muchos aspectos y que la sugerencia de los profesionales de la salud es siempre hacerlo sentadas.

Pilas con los meniscos

No solo nuestro piso pélvico sufre cuando hacemos mil maniobras en un baño público para orinar en cuclillas, sino que también hay otras partes para las que no es tan positivo. Por ejemplo, se tiene un alto riesgo de romper los meniscos, que son ese “cartílago gomoso y duro en forma de C que actúa como amortiguador entre la tibia y el fémur”, según explica Mayo Clinic.

Y si usted es muy terca y lo hace eventualmente, por lo menos cuide sus meniscos haciendo la cuclilla con los talones hacia adentro, los dedos de los pies hacia afuera y la rodilla alineada con el pie. Lea: ¿Por qué debes orinar después del sexo o de cualquier estimulación genital?

¿Y las bacterias?

No se trata de aguantarnos las ganas de ir al baño en caso de estar por fuera de casa, porque eso también es contraproducente, pero el principal motivo por el que las mujeres orinan de pie es tratando de huir de las bacterias... La buena noticia es que por sentarnos unos segundos, no hay niveles de riesgo altos.

“No te vas a infectar si te sientas. La vulva, uretra y ano quedan en el espacio libre y los muslos que tocan el sanitario no se infectarán si tu piel en esta zona está íntegra”, explicó la ginecóloga Catalina Agudelo (@gine-cologacatalina).

Y aunque pueda parecer una recomendación muy básica, lo mejor a la hora de entrar en baños públicos si están sucios es limpiarlos con papel y orinar sentadas.

¿Por qué no es bueno?

Según los ginecólogos, hay una parte del organismo de la mujer que es la que más sufre cuando orinamos de pie y es el piso pélvico, que es un conjunto de músculos que, como una especie de hamaca, sirven para sostener órganos como el útero y la vejiga. Lea: ¡No descuide su salud! Todo lo que debe saber sobre infecciones urinarias

¿Por qué sufre tanto esa parte cuando orinamos de pie? Lo que explican los expertos es que para una correcta micción el piso pélvico debe estar relajado, pero si estamos en cuclillas, eso no sucede. Además, hay que hacer una fuerza adicional para lograr evacuar la vejiga y esto puede generar problemas de salud. Quizás los efectos negativos no se vean de inmediato, pero cuando hacemos esto de seguido se pueden ocasionar problemas a largo plazo, como la incontinencia urinaria.

Lo bueno de orinar sentadas
Contrario a lo que se pensaría, orinar sentadas ayuda a evitar que tengamos problemas con bacterias, como lo explicó la ginecóloga María Isabel Sepúlveda (@gine-cologamaríaisa-belsepulveda), quien comentó lo siguiente: “Al orinar sentadas permitimos que la vejiga logre evacuarse por completo y evitamos que las bacterias se queden atrapadas en ella, evitando infecciones urinarias”.

Más noticias