<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La revolución del ácido hialurónico en los jóvenes

¿Nos estamos volviendo locos con la belleza? La dermatóloga Ana Molina nos ayuda a comprender mejor las tendencias actuales y los cuidados de la piel.

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo. Pesa unos cinco kilos y tiene una superficie de unos dos metros cuadrados, por tanto, no es solo una capa externa, es todo un órgano lleno de vida y en continua regeneración.

En los últimos años, las tendencias ‘beauty’ no han parado de crecer, especialmente entre el público más joven. Desde el relleno de labios hasta la rinomodelación cada vez más mujeres deciden realizarse intervenciones estéticas para cambiar su apariencia.

Según los últimos datos publicados por Statista, el mercado mundial de la medicina estética y la cirugía estética ha superado los 12.580 millones de dólares y se prevé que siga aumentando.

Entre lo más demandado, se encuentran las mamoplastias de aumento y las liposucciones en cirugía, y las inyecciones de bótox y ácido hialurónico dentro de las intervenciones no invasivas.

Además, destaca el perfil joven del paciente, ya que un 50 % de las pacientes operadas tenían entre 19 y 34 años.

EFEsalud entrevista a la dermatóloga y divulgadora Ana Molina sobre algunas de las modas y mitos en belleza a raíz de la publicación de su libro “Piel sana, piel bonita” (Ed. Paidós).

Esta guía aclaran cuestiones sobre las “locuras beauty” y ofrece consejos para cuidar la piel a cualquier edad. Lea aquí: Tips de maquillaje: ¿cómo elegir la base correcta?

¿A qué se debe el crecimiento del interés por la medicina estética?

Creo que el crecimiento es porque hemos comenzado a entender que la medicina estética y la cirugía no son lo mismo. La primera son procedimientos mínimamente invasivos con los que se obtienen resultados muy rápidos.

Con la dermocosmética pasa igual. La gente tiene ganas de cuidarse y entender ese mundo. Al surgir perfiles que te cuenten sobre las cremas y los activos, ha empoderado mucho a la gente.

Algunas personas controlan muchísimo y llegan a la consulta sabiendo lo que es un antioxidante, lo que son los retinoides....

Esas chicas están más envejecidas que lo que son. Hay que encontrar el equilibrio, pero de momento está siendo difícil.

Muchas niñas llegan a los 18 años y piden como regalo de cumpleaños inyectarse ácido hialurónico en los labios, ¿cómo podemos equilibrar las presiones a la belleza?

Es la pregunta del millón y llevo mucho tiempo dándole vueltas. A veces llegan niñas a la consulta o menores de edad que les han regalado ese tratamiento. Antes cuando cumplías 18 como acto de rebeldía te hacías un tatuaje y ahora es el relleno de labios.

Además, muchas veces vienen con su madre que se lo ha regalado ella. Entonces es muy difícil frenarlo. Yo creo que esto va a seguir creciendo inevitablemente.

En el futuro vamos a ver muy poquitas caras con arrugas y más rellenos. Y sobre todo, creo que lo importante es que se vaya entendiendo mejor porque la parte mala, especialmente en gente joven, es que se pasan en exceso.

Esas chicas están más envejecidas que lo que son. Hay que encontrar el equilibrio, pero de momento está siendo difícil.

Ese equilibrio es el conocimiento como trato de aportar en en el libro y seguir divulgando en redes sociales para que la gente siga a perfiles más técnicos y no se deje llevar por las “influencers” que vienen de hacerse cuarenta retoques en un acuerdo con una clínica estética.

La revolución del ácido hialurónico en los jóvenes

Ana Molina es dermatóloga y divulgadora científica. // Foto: EFE

¿Hay riesgos para las uñas?

Las manicuras si se hacen correctamente, no hay problema. Lo peor de las manicuras es empujar la cutícula o quitar la cutícula que es una salvajada para la uña porque dañamos la matriz ungueal.

Las luces ultravioleta para el secado sí que son dañinas, pero ahora la mayoría de centros usan ya luces LED.

Aunque esto pasa en una manicura temporal, si es semipermanente o permanente, yo mínimo esperaría a los 18 años porque antes la piel es más inmadura.

¿Existe algún método más seguro para la depilación?

Habría que diferenciar entre las no permanentes y las permanentes. En las no permanentes, la mejor sería la cuchilla o la depilación con hilo para arrancar el pelo de raíz y que no se lleva por delante toda la piel como la cera, ya que es súper agresiva para la piel. Lea: ¿Qué sirve para los labios resecos?

Dentro de las permanentes, la depilación láser es lo mejor para la piel comparado con una electrodepiladora. Bien hecho es una gloria bendita porque consigue depilar de forma permanente y con muy pocos riesgos.

¿Qué ocurre si nos dejamos de depilar el vello corporal?

No hay problema en no depilarse, ya que es un problema solo social. Quizás lo único es que haya un poco más de probabilidad de que haya más olor porque favorece el crecimiento de la humedad y de bacterias, por lo que hay un olor corporal diferente o más intenso.

Esa gran frase que se oye mucho de “yo me depilo por higiene” no es así porque lo más higiénico es tener el pelo porque nos protege.

La revolución del ácido hialurónico en los jóvenes

¿Son seguros los tatuajes?

A un dermatólogo no le gusta un tatuaje. Nos gusta desde un punto de vista artístico, pero no deja de ser una agresión para la piel en muchos niveles.

Además, lo que siempre digo es que para quitar un tatuaje hay que pagar el ‘peaje’. No es fácil y la gente cree que tenemos una varita mágica. Yo sí que leería esa parte del libro para las personas que se lo planteen.

Lo mejor es utilizar tintas negras u oscuras porque son las más fáciles de quitar. No hacer un tatuaje muy grande con muchos colores, nunca un tatuaje ‘blackout’ que van encima de todos los lunares y dejar siempre la misma distancia a todos los lunares.

Hay que entender que los tatuajes en la piel producen alergia, infecciones, interfiere en el diagnóstico de cáncer de piel y migran.

Yo no tengo ningún tatuaje ni se me ocurriría, pero entiendo que forma parte de la cultura de la sociedad.

¿Y los piercings?

Los piercings son más seguros porque lo puedes eliminar fácilmente, aunque a veces quede el agujero que hay que cerrar. Le puede interesar: ¿Sabe cómo identificar su tipo de piel?

Lo más peligroso son las modificaciones corporales extremas como las lenguas bífidas, dilataciones del lóbulo de la oreja, corsets con piercings, orejas de elfo...

¿Qué rutina de cuidado de la piel recomiendas para tener una piel sana?

En ciudades muy contaminadas habría que llevar primero un fotoprotector de spf 50+ (protección contra los rayos ultravioleta B). Luego protección solar frente a UVA que no todos lo ponen.

Y por último, que lleve protección frente a infrarrojos y luz visible (luz azul) que suelen venir en forma de antioxidantes y nos protegen frente a la contaminación y la polución.

Si el protector solar lleva un poco de color con óxido ferroso, es mejor porque protege sobre todo contra la luz visible.

Hay que entender que los tatuajes en la piel producen alergia, infecciones, interfiere en el diagnóstico de cáncer de piel y migran.

¿Cómo debe ser una limpieza del rostro adecuada?

Si vives en una ciudad muy contaminada o te has maquillado mucho, debes limpiarte bien. Siempre debes limpiar la cara por la mañana y por la noche.

Antes de meterte a la cama debes hacer una doble limpieza con un limpiador al aceite que son capaces de retirar restos de polución, metales pesados y maquillaje waterproof y luego una limpieza al agua con un jabón.

Una de las consecuencias del coronavirus han sido las lesiones en la piel, ¿qué se sabe sobre esto?

El coronavirus se ha asociado con muchísimas lesiones en la piel, pero lo más característico fue la “lengua covid” que produjo alteraciones como la lengua geográfica.

No sabíamos a qué se debía, pero luego se vio que probablemente era una alteración de las papilas de la lengua producida por el virus.

Vimos también muchas lesiones de manos y pies que fue de lo más comentado. Cuando uno se ponía a repasar todas las alteraciones que producía el covid en la piel eran muchísimas.

Muchas veces no teníamos al paciente en consulta y nos basábamos en fotos y teleconsultas. Efectivamente ahora estamos empezando a entender qué lesiones quedan y cuáles no.

¿Por qué existe tanto interés en los últimos años por buscar los productos “más naturales”?

Yo creo que hay una parte buena y otra mala. La buena es que todos estamos mucho más preocupados por la sostenibilidad en general y eso es muy bueno. Toda la sociedad habla mucho más de sostenibilidad.

Yo misma empecé a consumir cosmética natural por esa parte porque pensaba que era más sostenible. Luego investigas un poquito y te das cuenta de que no tiene por qué, ya que la sostenibilidad es un campo muy complejo.

La gente identifica cosmética natural con algo más orgánico y sostenible, un envase más ecológico y que se ha producido de forma más sostenible, pero luego no es la realidad.Y la razón mala es el márketing del miedo o la “quimiofobia”. Toda esa parte de gente que hace márketing del miedo con los parabenos, sulfatos y las siliconas.

Lo que empuja a la gente a consumir cosmética natural, pero de forma infundada y sin conocimiento porque cosmética natural no equivale a cosmética más saludable.

Esta cosmética también se sintetiza en el laboratorio, lleva productos químicos y está regulada por la misma agencia. Ahora mismo no hay tóxicos en cosmética ni en la “natural” ni en la “artificial”.

Reciba noticias de El Universal desde Google News



Más noticias