<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La cura universal del cáncer de pulmón podría no llegar nunca: estudio

Los tumores tienen una capacidad “casi infinita” de evolucionar, de acuerdo con el proyecto británico TRACERx, que recopila casi una década de información y análisis.

El cáncer de pulmón es una enfermedad heterogénea, no hay dos tumores iguales, y entender esa variedad es clave para afinar en el pronóstico de los pacientes y en los tratamientos. Ahora, más de 300 científicos han logrado el análisis más exhaustivo sobre la evolución genómica de este cáncer. Lea: “El cáncer me enfermó el cuerpo, pero me sanó el alma”

En siete artículos publicados en las revistas Nature y Nature Medicine, los investigadores, agrupados en el proyecto británico TRACERx, publican los detalles de este mapa realizado gracias a la secuencia de 1.644 muestras de 421 pacientes, que confirma que la progresión del cáncer está mediada por la heterogeneidad intratumoral.

El programa, que comenzó en 2014, presenta hoy las conclusiones de la mitad de los pacientes reclutados, que ayudan a explicar por qué a veces los tratamientos dejan de funcionar o por qué el tumor provoca metástasis en algunos casos.

El objetivo final del proyecto es entender cómo se genera esa diversidad tumoral y cómo afecta esta a nivel clínico, además de cómo explotar ese conocimiento para la prevención o para generar terapias.

“Posibilidades casi infinitas en las que puede evolucionar un tumor”

Los resultados del seguimiento de los cánceres de pulmón durante nueve años han llevado al equipo de investigación a la conclusión de que necesitamos centrarnos más en la prevención, ya que es improbable que encontremos una cura “universal” a corto plazo. Lea: OPS: casos de cáncer en América pueden subir drásticamente para 2040

“Me ha sorprendido lo adaptables que pueden ser los tumores”, dijo a la BBC el lider del artículo principal Charles Swanton, del Instituto Francis Crick de Londres, quien firma también otros trabajos.

“No quiero sonar demasiado deprimente al respecto, pero creo que –dadas las posibilidades casi infinitas en las que puede evolucionar un tumor, y el número tan elevado de células en un tumor en fase avanzada, que podría ser de varios cientos de miles de millones de células– conseguir curar a todos los pacientes con la enfermedad en fase avanzada es una tarea formidable”, aseguró.

“No creo que seamos capaces de encontrar curas universales. Si queremos lograr el mayor impacto posible, tenemos que centrarnos en la prevención, la detección precoz y la detección precoz de recaídas”, agregó.

El cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo y, aunque su conocimiento ha avanzado mucho en los últimos años, aún falta una comprensión completa de los mecanismos biológicos que subyacen a la enfermedad.

De forma general se agrupa en dos tipos: cáncer de pulmón de células pequeñas o microcítico y cáncer no microcítico, el más frecuente y objeto –en tres estadios distintos– de este análisis. A su vez, este último se divide en varios tipos en función de las células afectadas.

Así, de los 421 pacientes (188 mujeres) incluidos, con una media de edad de 69 años y un total de 432 tumores, 248 desarrollaron el subtipo adenocarcinoma, 138 carcinoma escamoso y 46 otros subtipos.

De todos ellos se obtuvieron varias muestras después de la cirugía, extrayendo diferente material genético (tanto ADN como ARN), además de imágenes por tomografía computarizada o microscopía, y se hizo un seguimiento de los pacientes durante años. Los investigadores consiguieron información de varias regiones –fragmentos– del tumor.

La diversidad de cada tumor

En los diferentes artículos científicos, los autores identifican, entre otros, los patrones de heterogeneidad intratumoral asociados a la evolución de los pacientes.

El cáncer de pulmón es una enfermedad evolutiva, en la que poblaciones de células tumorales o clones pueden adaptarse al entorno y volverse resistentes a los fármacos; “el combustible” de esa adaptabilidad es la diversidad de cada tumor, explica a EFE Carlos Martínez-Ruiz, del Instituto del Cáncer de la University College de Londres, y otro de los firmantes.

Y es que, detalla, los tumores están compuestos por varias poblaciones de células que no son homogéneas, que se diferencian por cambios en su código genético: han visto que la diversidad a nivel de grandes cambios en el material genético intratumoral tiene un impacto muy fuerte en la prognosis (probabilidad de metástasis/recurrencia) del paciente.

El cáncer de pulmón es una enfermedad evolutiva, en la que poblaciones de células tumorales o clones pueden adaptarse al entorno y volverse resistentes a los fármacos.

Otro de los aprendizajes de este mapa es que hay pequeñas poblaciones de células que se expanden conforme el tumor va evolucionando, células con una gran cantidad de mutaciones que confieren ventaja al tumor, en cuanto a que se reproduce más rápido.

Hay pacientes que presentan desde el inicio de la evolución mutaciones en todas las células del tumor, que son relevantes para entender la biología y definir el tratamiento clínico. Sin embargo, hay casos en los que las mutaciones no están en todas las células.

Estos trabajos constatan que estas pueden surgir más tarde en poblaciones celulares específicas, lo que lleva a su expansión y a darles ventaja. Son estas poblaciones las que suelen generar metástasis, señala el biólogo y bioinformático español, quien añade que a nivel clínico esto tiene relevancia. “Si queremos terapias personalizadas estos estudios dicen que hay que centrarse en estas poblaciones celulares”, subraya.

Los siete artículos exponen novedades, pero también desarrollan y corroboran resultados previos. “Lo que hace muy bien este análisis es coger la información ya conocida, juntarla y asociarla”, apunta Martínez-Ruiz.

Este mapa avanzado del cáncer de pulmón, cuyos datos estarán disponibles para la comunidad científica, se podrá cruzar con otras bases de datos. “Muchas veces se tiene información molecular, clínica o de metástasis, pero ahora disponemos de todo junto y supervisado”, concluye el investigador español.

Más noticias