<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Información que salva vidas: signos de un ataque cerebrovascular

Se utiliza el acrónimo FAST para recordar fácilmente los principales síntomas de un ataque cerebrovascular, y así poder actuar rápidamente.

El cerebro es el órgano regulador del cuerpo, se encarga de controlar desde las funciones vitales como respirar o el ritmo cardíaco, pasando por funciones más básicas como dormir, tener hambre, el instinto sexual o hasta las funciones superiores como pensar, recordar o hablar; gracias a la interconexión de 87 mil millones de células nerviosas, las neuronas. Al ser un órgano vital para el funcionamiento del cuerpo, es necesario cuidar de él.

Por esta razón, cuando una persona presenta pérdida de visión por un ojo de manera súbita, pérdida de fuerza en medio lado del cuerpo, dificultad para hablar, perdida del equilibrio al caminar, un fuerte dolor de cabeza de manera súbita, o la cara está diferente un lado del otro (cara o boca torcida), puede estar presentando síntomas de un posible ataque cerebrovascular (ACV) que requiere de atención inmediata.

4 signos para reconocerlo

Según información de la Red Colombiana Contra el Ataque Cerebrovascular, el mundo entero utiliza el acrónimo FAST para recordar fácilmente los principales síntomas de un ataque cerebrovascular, y así poder actuar rápidamente. Tome nota y memorícelos:

F (Face): Rostro o cara torcida.

A (Arm): Brazo débil y dificultad para alzar las manos.

S (Speech): Dificultad para hablar o expresión de incoherencias.

T (Time): Si ve o presenta alguno de estos síntomas, llame al 123 o diríjase a emergencias.

Cada año, alrededor de 5 millones de personas a nivel mundial mueren de un ACV que no se trata de forma correcta, mientras que alrededor de 80 millones de personas en el mundo han sobrevivido un ataque cerebrovascular y más de la mitad de este porcentaje se ha enfrentado a consecuencias severas, ya que, si el paciente no recibe atención especializada en un lapso de 4 horas y 30 minutos, puede quedar con secuelas para hablar, comer, bañarse o vestirse de manera independiente.

El doctor Pablo Amaya, neurólogo de la fundación Valle del Lili, señaló que “el servicio de urgencias es el mejor sitio para tratar un ACV incluso durante esta contingencia, no se quede en casa y acuda de manera inmediata para recibir una atención especializada”.

Sin embargo, a partir de la situación actual se espera que los casos aumenten, debido a que aparte de los pacientes que sufren de ataques cerebrovasculares, entre un 2,5% y un 5% de los pacientes que padecen COVID-19 también pueden tener un ACV.




Más noticias