<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Es roja, azul o verde?: esto dice el color de la orina sobre tu salud

El color normal de la orina es amarillo. Sin embargo, algunos alimentos, fármacos y enfermedades pueden provocar que su color varíe. Descubre qué significa cada uno.

Por lo general se habla del color de la orina en relación con el agua: entre más agua bebas la orina será más clara, pues sus pigmentos amarillos serán diluidos por el líquido. Lea aquí: Bruce Lee se murió por tomar mucha agua: ¿cómo esto puede ser mortal?

Esto lo afirma la Clínica Mayo, pero también agrega que esta no es la única coloración que puede adquirir la orina. Consumir alimentos como remolachas, bayas y frijoles también pueden provocar una alteración (no grave) en el color de este líquido almacenado en la vejiga.

Asimismo, “muchos medicamentos de venta libre y recetados le dan a la orina tonos vívidos, como rojo, amarillo o azul verdoso”, señalan expertos del centro de salud mencionado.

Sin embargo, en ocasiones, tener un color diferente al amarillo en la orina también puede indicar la presencia de una patología. Rojo, azul, verde, marrón oscuro y blanco turbio son algunas de las coloraciones que puede presentar cuando es producto de alguna enfermedad. Lea también: ¿Cuántas veces debe orinar una persona sana durante el día?

A continuación te explicamos a qué enfermedades se asocia cada color, de acuerdo con lo explicado por la Clínica Mayo.

Orina de color rojo o rosa

Su aspecto puede resultar alarmante, sin embargo no siempre se trata de algo grave. Estas son algunas de las causas más comunes:

- Alimentos: como la remolacha, las zarzamoras y el ruibarbo pueden tornar la orina de color rojo o rosa por sus pigmentos.

Alimentos como la remolacha y habas (o judías) pueden alterar el color de la orina.
Alimentos como la remolacha y habas (o judías) pueden alterar el color de la orina.

- Medicamentos: la rifampicina (Rifadin, Rimactane) y la fenazopiridina (Pyridium) son fármacos que podrían tornar color naranja rojizo la orina. El primero es un antibiótico que se usa con frecuencia para tratar la tuberculosis, mientras que el segundo calma el malestar en las vías urinarias. Asimismo, los laxantes que contienen sena pueden tener este efecto secundario. Le puede interesar: 5 razones por las que las mujeres deben ir al urólogo

- Sangre: la presencia de sangre en la orina puede deberse a infecciones urinarias, agrandamiento de la próstata, tumores cancerosos y no cancerosos, quistes renales, carreras de larga distancia y cálculos en los riñones o en la vejiga.

Orina color naranja

- Medicamentos: el antiinflamatorio sulfasalazina (Azulfidine), la fenazopiridina (Pyridium), algunos laxantes y ciertos medicamentos de quimioterapia pueden provocar una coloración naranja en la orina.

La deshidratación grave puede producir orina color ámbar.

- Afecciones: en ciertos casos, este color en el líquido que expulsamos por la uretra puede indicar un problema en el hígado o las vías biliares, sobre todo si también tienes heces de color claro. De igual forma, la deshidratación puede ser una de las explicaciones ante este color de la orina, pues provoca que esta se concentre y tenga un color mucho más intenso.

Orina color azul o verde

- Colorantes y tintes: ciertos colorantes alimentarios de colores brillantes pueden ocasionar que la orina sea de color verde. Por su parte, los tintes usados en algunas pruebas de la función renal y de la vejiga pueden hacer que la orina se torne azul. Siga leyendo: Las bebidas que debes evitar para prevenir el cálculo renal

- Medicamentos: la amitriptilina, la indometacina (Indocin, Tivorbex) y el propofol (Diprivan) son algunos medicamentos que producen un color azul o verde en la orina.

La orina lechosa o turbia es un signo de una infección urinaria que también puede causar un olor desagradable”.

Medline Plus, servicio en línea de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

- Afecciones: “La hipercalcemia benigna hereditaria es un trastorno hereditario poco frecuente, que a veces se denomina ‘síndrome del pañal azul’ porque los niños con este trastorno tienen la orina de color azul”, informan profesionales en la salud de la Clínica Mayo. Asimismo, señalaron que la orina de color verde a veces se manifiesta durante las infecciones urinarias provocadas por bacterias pseudomonas.

Orina de color marrón oscuro o amarronado

- Alimentos: comer una gran cantidad de habas (o habichuelas), ruibarbo o aloe puede ser una de las causas de la orina de color marrón oscuro.

- Medicamentos: los antipalúdicos cloroquina y primaquina, los antibióticos metronidazol (Flagyl) y nitrofurantoína (Furadantin), los laxantes que contienen cáscara sagrada o sena, y el relajante muscular metocarbamol pueden oscurecer la orina, de acuerdo con la clínica. Le recomendamos leer: Esto es lo que pasa cuando aguantas las ganas de orinar

- Afecciones: trastornos del hígado y los riñones y algunas infecciones urinarias pueden provocar que la orina pase de ser amarilla a amarronada o de color marrón oscuro.

Según los CDC, el dolor o ardor al orinar y la sangre en la orina son algunos síntomas de las infecciones urinarias.
Según los CDC, el dolor o ardor al orinar y la sangre en la orina son algunos síntomas de las infecciones urinarias.

- Ejercicio extremo: no solo la orina color marrón, también la orina color rosa puede ser producto de lesiones musculares causadas por ejercicios extremos, los cuales pueden ocasionar, adicionalmente, daños renales.

¿Qué hacer?

Si recientemente consumiste algunos de los alimentos mencionados (o de la misma familia de estos) y presentas un color diferente al amarillo en la orina, no habría por qué alarmarse, siempre y cuando este vaya desapareciendo cada vez más las próximas veces que vayas al baño.

De igual forma, si estás llevando un tratamiento y entre los efectos secundarios del fármaco recetado el médico mencionó la alteración del color de la orina, no sería necesario acudir nuevamente al especialista.

Por otro lado, si ninguno de los anteriores es tu caso, expertos recomiendan acudir a un profesional que determine si es necesario realizar un examen de orina y, dependiendo de los resultados, estipular un tratamiento.

Más noticias