<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Así cambió la alimentación en Colombia después de la pandemia

¿El confinamiento y teletrabajo mejoró la dieta de las personas que ahora regresan a la presencialidad o al trabajo híbrido? Expertos le explican.

Aunque en plena reactivación económica una importante población continúa trabajando en casa, muchos otros ya están de regreso en sus lugares de trabajo, lo que los ha llevado a retomar sus hábitos pre pandemia, incluidos, levantarse a la madrugada, vestirse de manera más formal, tomar el transporte público y preocuparse de nuevo por su alimentación fuera de la comodidad de su hogar.

Pero, ¿realmente para los colombianos, la pandemia cambió la manera de pensar, en cuanto a sus hábitos alimenticios? ¿Los confinamientos y el trabajo en casa, mejoró la dieta de las personas que ahora regresan a la presencialidad o al trabajo híbrido? Lea aquí: El desayuno: parte fundamental de una dieta saludable

Para averiguarlo, Sodexo Colombia decidió hacer un sondeo nacional para el que consultó aleatoriamente la opinión de 313 personas de diferentes regiones del país, diferentes oficios y diferentes estratos sociales, en el halló que, casi la mitad de los encuestados (45,8%) afirma haber aumentado de peso durante la pandemia, aunque el 24.8% de ellos considera que es muy importante hacer seguimiento a su alimentación.

Para este sondeo, que contestaron en su mayoría personas de la generación X (nacidas entre 1965 y 1982), y la generación Y (nacidas entre 1981 y 1996), entre los cuales el 63,9% fueron hombres, y el 36,1%, mujeres, se encontró que el principal alimento que las personas han dejado de consumir son las gaseosas (35,5%), seguido del azúcar (28,1%).

Según Juan Pablo Castillo, Director de Asuntos Corporativos de Sodexo On-site, “indagando a estos grupos poblacionales, encontramos que su tendencia de alimentación es principalmente omnívora (85,5%), es decir que come de todo, mientras que el 5,8% sigue una dieta de paleo, es decir que consume carnes magras, pescado, frutas, verduras, frutos secos y semillas, alimentos que en el pasado se podían obtener mediante la caza y la recolección, y el 4,8% de ellos son flexitarianos, o sea que dan prioridad a los vegetales pero no excluyen los huevos o los lácteos, e incluso las carnes de manera muy controlada”.

Así mismo, el estudio encontró que estas tendencias se han adquirido en un 27,4% por salud y bienestar, en un 35,2% por estilo de vida, y en un 32,9% por ningún motivo en especial, aunque no son directamente proporcionales con sus resultados en cuanto al peso, pues entre los consultados, el 45,8% llegó a aumentar entre 3 y 6 kilos con respecto a su peso anterior a los primeros confinamientos. Le puede interesar: Mejorar la alimentación ayudaría a vencer la depresión en hombres jóvenes

Para quienes han regresado a trabajar a las oficinas, a las fábricas o a los oficios informales, en un 95.8% es muy importante comprar sus alimentos de manera presencial, mientras que el restante 4,2% prefiere comprarlo de manera online. Para ellos, quienes ya están de nuevo en la calle, en un 67,7% la calidad de los restaurantes es lo que más interesa, seguido por los que más se interesan en la innovación del menú (11,6%) y los que se fijan prioritariamente en el precio (11%).

Finalmente, el sondeo estableció que entre este grupo poblacional, el 30,3% de las personas suelen consumir alimentos en lugares diferentes a los preparados en casa una vez a la semana, mientras que el 2,9%, lo hacen dos veces a la semana y el 28.7% una vez al mes.




Más noticias