<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Video caso Chochó: Uno de los cadáveres fue ingresado casi desnudo a clínica

El materia visual igualmente involucra a otros policías, entre ellos al Capitán Rafael Antonio Cordero Álvarez.

Un video de cámara de seguridad de la clínica a donde fueron llevados los cadáveres de los jóvenes del corregimiento de Chochó, asesinados al parecer a manos de la Policía Nacional, genera nuevas preguntas, aún sin respuestas.

La prueba videográfica en poder de la Fiscalía, muestra que uno de los cuerpos fue ingresado a la Clínica María Reina, ubicada frente al Comando de Policía Sucre, prácticamente desnudo, pues solo tenía puesto un bóxer.

Cabe anotar que cuarenta minutos antes, los jóvenes habrían sido vistos por última vez, vivos y totalmente vestidos, justo cuando supuestamente la Policía Nacional los condujo al centro asistencial para brindarles atención médica.

Esto, aunado al hecho de que las prendas de vestir de las tres víctimas fueron entregadas por la clínica en mención al ente investigador y acusador, totalmente rotas y cortadas, incluyendo las ropas de Jesús David Díaz, cuyo cadáver fue el que llegó semidesnudo.

“Cómo les dio tiempo en una patrulla que va a alta velocidad, de amarrarlos, torturarlos, quitarle la ropa a uno y de dispararles en varias oportunidades”, se pregunta el abogado Aníbal Garay, defensor de víctimas.

Lea aquí: Video del caso Chochó: “Solo se detuvo a preguntar y por eso lo mataron”

Garay, quien al mismo tiempo es apoderado de una de las tres familias víctimas, plantea la hipótesis de que los muchachos no fueron asesinados en el platón de la patrulla policial, sino en un lugar enmontado de la vía Chochó-Sincelejo.

Cabe anotar que de acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, dos de los jóvenes fueron amarrados con cáñamos y no se utilizaron esposas, habiendo participado en el “operativo” una gran cantidad de policías.

El materia visual que nuestra el ingreso de los tres cadáveres desde la parte interna de la Clínica María Reina, igualmente involucra a otros policías, entre ellos al Capitán Rafael Antonio Cordero Álvarez.

Cordero Álvarez, quien al parecer entra en la escena durante la llegada de los cuerpos al centro asistencial vestido de civil, supuestamente verificó que los jóvenes estaban muertos y luego salió sin ninguna restricción.

Como se recuerda, el oficial declaró que no había estado en el centro asistencial, pero las investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, demuestran lo contrario, además que la Subteniente María Camila Buriticá, habría hecho lo mimos que el capitán: verificar el triple crimen.




Más noticias