<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Trescientos destechados ya tienen casa, pero no como amueblarlas

Trescientas familias de escasos recursos económicos en el municipio de Sincé cumplieron el sueño de millones de colombianos: tener casa propia, pero su felicidad no es completa.

Y es que gran parte de los beneficiarios del programa adelantado por el Gobierno nacional y la Administración local, que lidera la alcaldesa Mara Merlano, no tienen ni siquiera como amueblarlas.

Algunas de las afortunadas familias expresaron que no tienen ni una silla para llevar a su nuevo lugar de residencia, porque son desplazadas por la violencia y al salir de sus localidades de origen dejaron todo para salvar sus vidas.

Otras dijeron que trabajan en labores del campo y lo más valioso que tienen son criaderos de gallinas localizados en terrenos distantes a dichas casas y que no pueden llevárselos para sus nuevas viviendas, las que no se les permite dar en arriendo.

A los trescientos beneficiarios del programa de vivienda de interés prioritario les fueron entregadas las llaves y escrituras de sus casas en un acto protocolario realizado el pasado lunes, en donde se mostraron contentos, pero al mismo tiempo, preocupados.

Por todo esto, los nuevos propietarios dijeron que solicitarían a la Alcaldesa del municipio de Sincé, ayuda para solventar tal problemática, al tiempo que agradecieron a la mandataria la cristalización del programa viviendista, que en esta situación le quita a más de 900 personas la condición de destechados. 

El acto de entrega de las casas, presidido por Merlano, se realizó en el polideportivo Luis Gabriel Meza ubicado en el Barrio el Trébol, con la presencia del  Párroco Gabriel Palencia, secretarios de despacho y funcionarios de la Red Unidos.

Estas viviendas cuentan con todos los servicios básicos domiciliario, como son agua, luz, alcantarillado y gas natural. 




Más noticias