<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Fiscalía entregó cuerpos de ciudadanos desaparecidos en Sucre y Bolívar

Después de más de dos décadas, los familiares de las víctimas recibieron sus restos para darles cristiana sepultura y avanzar en su duelo.

En una sencilla y sentida ceremonia realizada en Sincelejo, la Fiscalía General de la Nación entregó a sus familiares los cuerpos de dos víctimas de la violencia que hace más de dos décadas fueron objeto de desaparición forzada a manos de grupos al margen de la ley.

La diligencia contó con la presencia de un fiscal especializado, adscrito al Grupo Interno de Trabajo de Búsqueda y Entrega de Personas Desaparecidas de la dirección de Fiscalía Justicia Transicional, quien explicó el proceso realizado para identificar a las dos víctimas.

De esta manera, con el propósito de que se les de cristiana sepultura, la Fiscalía dejó en manos de sus familiares, los restos de William Rafael Rodríguez Vergara y Alexander Borré Moya, desaparecidos en 1997 y 2002, respectivamente.

El primero de ellos desapareció en Ovejas (Sucre), luego de que se lo llevaran hombres armados. Por su parte, Borré Moya fue desaparecido y hallado en una finca de San Juan Nepomuceno (Bolívar).

Fernando Salgado, director Seccional de la Fiscalía en Sucre, informó que el próximo viernes, igualmente, serán entregados los cuerpos de otras tres víctimas de la violencia desaparecidas por las Autodefensas del Bloque Montes de María.

¿Quiénes fueron las víctimas?

Los restos de William Rafael Rodríguez Vergara fueron hallados por un ciudadano el 17 de diciembre de 2012. William Rafael desapareció el 18 de enero de 1997, día en que la víctima se encontraba en su casa, ubicada en zona rural de Ovejas y de repente llegaron unos sujetos vestidos de civil y con armas cortas y largas.

Le dijeron a él y a otra persona que era conocida como “El Gordo” Olivera, que los acompañaran y que llevaran ropa, y desde ese momentos nunca más se supo de él, sino cuando sus huesos fueron encontrados en zona enmontada del corregimiento de Pijiguay.

Por su parte, Alexander Borré Moya, tenía 25 años de edad, cuando desapareció el 5 de septiembre de 2002 en zona rural del municipio de María La Baja (Bolívar).

Según las investigaciones de las autoridades fue asesinado por alias “Wady” (supuestamente con un hacha) en un establecimiento público en donde varías personas se encontraban departiendo.

Borré Moya era conductor de un vehículo transportador de alimentos y habría sido interceptado cuando se movilizaba por la carretera Troncal de Occidente.

Alexander y su hermano Rafael Antonio, quien también desapareció, hace parte de una familia de desplazados por la violencia de Codazzi (Cesar), la cual se radicó en Santa Marta, hasta donde los mencionados iban de visita en fechas especiales.

“En el 2002 mis tíos no asistieron al cumpleaños de mi abuela, tampoco fueron en Navidad, entonces empezamos a buscarlos y los reportamos como desaparecidos”, expresó Etelba Isabel Moya Borré, sobrina de Alexander.

Desde entonces, la madre de los desaparecidos empezó un intensa búsqueda por los pueblos de la Costa Caribe colombiana e iba a las desmovilizaciones para preguntar por sus hijos con la esperanza de hallarlos vivos, pero nunca tuvo suerte. Ella falleció hace varios años.

Sin embargo, la Fiscalía alcanzó a tomar a la madre de los desaparecidos, una muestra de ADN para ir cotejándola con los cuerpos encontrados en la región, hasta que las autoridades lograron ubicar en San Juan Nepomuceno el que sería el cadáver de Alexander.

Entonces, empezó un largo proceso que duró casi diez años y que acaba de concluir con la entrega de sus restos.

A Alexander le habrían propinado un golpe en la parte posterior de la cabeza y le fracturaron varias vértebras, así mismo, presentaba cortes con los cuales intentaron desmembrar su cuerpo.

Sobre los restos de su hermano Rafael Antonio, desaparecido en un un suceso distinto, pero en esa misma época, aún no se sabe absolutamente nada.




Más noticias