<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“En el campo está la vida de la sociedad”: campesinos de los Montes de María

El Gobierno, con apoyo de Corea del Sur, presentó en San Juan Nepomuceno un programa que busca beneficiar a 2.400 familias que viven de las labores del campo.

Aunque Óscar Armando y Carmen Julia no se conocen entre sí, tienen algo en común, haber lidiado con la violencia y hoy hacer parte de una cadena productiva campesina en los Montes de María.

Lea: ¿Quién o qué autoridad le mete al diente a este problema en Bazurto?

Él lidera en El Carmen de Bolívar el proyecto de comercialización de cultivos de yuca, maíz y ñame, con el acompañamiento del PNUD, mientras que ella, oriunda de San Jacinto, presentó ante la misma ONG una propuesta de tecnificación del cultivo de ñame, donde espera tener el respaldo que le garantice el mejoramiento de los ingresos, tanto para ella como para mas de 20 mujeres organizadas.

Óscar Armando Ochoa Arrieta, un hombre 58 años de edad, quien no logró graduarse como bachiller, relata su experiencia para sacar ventaja de cómo comercializar sus productos agrícolas a un mejor precio.

Ese paso se lo debe al trabajo que lleva de la mano con el PNUD que lo orientó y ayudó para que junto con varios de sus amigos fundaran una asociación y así lograr que las cadenas comerciales les abrieran las puertas para que suministren productos de la canasta familiar en forma directa, evitando a los intermediarios que regularmente sacan provecho poniéndole sobreprecios a sus cultivos.

Óscar vive junto con sus 6 hijos y su esposa en la vereda Bonito, ubicada a cinco kilómetros de la cabecera, de El Carmen de Bolívar, vía a La Cansona, en una parcela de 20 hectáreas donde tiene sembrado yuca, maíz, ñame y plátano, la misma tierra que dejó abandonada a principios de este siglo por temas de violencia.

“En ese entonces era difícil sobrevivir, fueron dos años que no podía ver mis terrenos. Al volver, me tocó empezar de cero, no tuve apoyo por parte del Estado, pero junto a mis hijos logramos adelantar las labores cotidianas de siembra y fue así como las cosas fueron creciendo. Es importante que las autoridades nacionales y departamentales miren hacia el campo. Nosotros somos valiosos, ya que de la tierra es donde nace el seguro alimentario de la sociedad”.

Experiencia con el PNUD

Entre los procesos que relata Óscar, las relaciones con el PNUD son las mejores, porque hoy tienen un centro de acopio construido con apoyo internacional de Corea, donde mas de 20 socios llevan sus productos. Afirma que las buenas relaciones que tienen con las cadenas de almacenes les han dado resultados comerciales positivos. “Los campesinos hemos entrado en los procesos, estamos organizados y ofrecemos calidad. Es por ello que hoy damos las gracias a la ONG, pues le están aportando desarrollo al agro y valor a lo que producimos”.

A pesar de las bondades del proyecto, al que entró en la primera fase en 2022, siguen teniendo problemas relacionados con la movilidad. “Las vías terciarias no están acordes para satisfacer las necesidades de la población de la zona media de La Cansona, en la que los 5 km que la separan de la cabecera municipal no están en buenas condiciones, lo que dificulta el transporte de los productos. Si los carreteables están buenos, hay salud, desarrollo y educación”, concluyó

Carmen busca una oportunidad

Mientras que Óscar goza de los beneficios del proyecto en la primera fase en El Carmen de Bolívar, por los lados de San Jacinto, Carmen Julia Rodríguez Correa, también víctima de la violencia tiene la esperanza de poner en marcha el proyecto que postuló para acceder a los beneficios que ofrece el Gobierno a través del PNUD, en la convocatoria que se cierra el 10 de diciembre.

La idea de la sanjacintera de 47 años está centrada en implementar un Laboratorio de Biotecnología que mejorará la calidad de la semilla del ñame, teniendo en cuenta que al producto lo agobia una plaga llamada la roya. “Hay otras enfermedades que no se reflejan a simple vista, una de ellas se manifiesta cuando el ñame se parte y se le nota un color oxidado, por eso pretendemos poner en marcha un sistema de parcelas demostrativas para que los campesinos no tengan necesidad de partir la semilla sino que la siembren como se hace con la papa”.

Carmen señaló que ella hace parte de la Asociación Municipal para el Desarrollo Sostenible de Productores de San Jacinto, creada en 1999.

Sostiene que hace varios años con apoyo de la Universidad de Córdoba realizaron un experimento con 32 variedades de ñame y que al final solo cuatro de ellas registraron resistencia a las plagas. Se trata de dos tipos de ñame espino y dos tipo de ñame criollo.

Con este proyecto, Carmen Julia espera beneficiar a 166 productores de forma directa, mientras que la región de los PDET sería la mas exitosa porque se lograría evitar perdidas millonarias.

Por su parte, Óscar aguarda con fe que sus hijos sigan la ruta de la agricultura para que prevalezca la yuca, el maíz, el ñame y todo lo que pueda producir la tierra.

Más noticias