<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Río Sinú registra el más alto caudal de los últimos 60 años

La zona rural de Montería empezó a sufrir el rigor de las inundaciones por la temporada de lluvias que atraviesa el país.

El río Sinú está registrando los más altos niveles de los últimos 60 años. Según la empresa hidroeléctrica de Urrá, desde el año de 1960 no subía tanto y pese al control que ejercen con la presa, se están registrando inundaciones.

De acuerdo con lo señalado por los funcionarios de Urrá S.A, el embalse continúa su función de amortiguar las crecientes que llegan desde la cuenca alta del río Sinú, sin embargo, advierten que están en condiciones atípicas con un fenómeno de La Niña en desarrollo, lo cual ha ocasionado que en los meses de verano acumulados hasta la fecha (febrero, marzo, abril y lo corrido de mayo), se presenten los más altos caudales desde que se tienen registros a partir de 1960.

Sostienen además que el embalse presenta, por el momento, un volumen adecuado para seguir controlando las crecientes, no obstante, que están en el inicio de la temporada de lluvias. "Los actuales niveles que presenta el Sinú aguas abajo del embalse de Urrá, además de las descargas desde el embalse, son producto de los caudales adicionales que le aportan las quebradas, agua abajo, al río", precisan los directivos de la empresa.

Advierten que si se tiene en cuenta que el caudal máximo descargado por la hidroeléctrica es menor a los 700 metros cúbicos por segundo, caudal límite establecido por la Licencia Ambiental para esta época del año.

Pidieron a los habitantes que viven en las poblaciones localizadas a orillas del Sinú y que hacen uso de las aguas para diferentes fines, para que sigan tomando las precauciones pertinentes dado los altos niveles del río Sinú.

Debido a esos altos niveles, ya se empezaron a evidenciar inundaciones en la zona rural de Montería, concretamente en el corregimiento de Las Palomas.

En esa localidad hay decenas de viviendas inundadas y los habitantes han ubicado costales de arena para impedir que el agua siga entrando a sus hogares.

Ocurre una situación similar en la vereda Costa de Oro, perteneciente al corregimiento Tres Piedras, también zona rural de Montería, donde habitan familias beneficiarias del proyecto de restitución de tierras.

Reciba noticias de El Universal desde Google News



Más noticias