<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Prometieron que tendríamos agua todos los días y no es así”: en San Juan Nepomuceno

Habitantes del municipio y sus corregimientos aseguran que ahora son más los días que pasan sin agua potable, que cuando el acueducto no funcionaba. La empresa encargada explica la situación.

Con la inauguración del sistema de acueducto regional de San Juan Nepomuceno en julio de 2020, los habitantes de la cabecera municipal y los corregimientos creían que la problemática de no tener agua potable había llegado a su fin. Sin embargo, un mes después de la entrega, los pobladores comenzaron a denunciar la falta del preciado líquido, recurriendo nuevamente a la compra de pimpinas o tanques de agua para abastecerse y tener para sus necesidades diarias. (Lea: Se iniciaron bombeos del acueducto en San Juan Nepomuceno)

“Nos dijeron que tendríamos agua potable todos los días, todo el día, pero no ha sido así. El agua viene una o dos veces a la semana y nos toca llenar hasta las cucharas. Pero son más los días que no tenemos agua”, comentó Policarpa Bastista, residente del barrio Barranquillita.

Lo mismo piensa Fanny Osorio, quien explicó que un tanque de agua de 20 litros les cuesta 500 pesos, pero deben comprar entre 5 o 6 para que les dure todo el día. “Diariamente me gasto 3 mil pesos comprando seis pimpinas de agua que son solo para bañarnos y hacer aseo, porque para tomar toca comprar las bolsas de agua que cuestan 400 pesos. Si voy a lavar debo comprar hasta 11 pimpinas”, contó Osorio.

“Al mes, solo en pimpinas de agua me gasto más de 200 mil pesos”

Fanny Osorio, habitante de San Juan

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Cuando el agua potable sale por los grifos de su casa, ocurre en horas de la noche, por lo general después de diez p.m. Esta situación que se repite en más barrios del municipio, también la padecen los pobladores del corregimiento de San Pedro Consolado, quienes aseguran que les ha tocado caminar hasta 12 kilómetros para recoger agua. (Lea: Contralor visitó acueducto de San Juan y San Jacinto)

“Cuando instalaron el acueducto, el suministro de agua potable comenzó a funcionar bien, pero al pasar los días comenzaron las fallas. Ya el agua no venía todos los días, sino uno sí y otro no. Ahora, el agua se va y duramos hasta dos semanas sin este liquido”, aseguró Josefa Vergara.

El Universal conoció que la idea inicial era que el agua llegara a los tanques grandes y luego bajara hasta las piletas comunitarias, y así la gente pudiera abastecerse. (También le puede interesar: Habitantes de San Juan Nepomuceno bloquean Troncal de Occidente)

En su momento, la Alcaldía explicó que el sistema constaba de nueve piletas comunitarias instaladas en diferentes sectores. Además, cuenta con dos tanques de diez mil litros, que habían sido instalados por la Alcaldía anterior; y otros cuatro tanques de dos mil litros entregados por la administración actual.

¿Qué pasa?

Carlos Castillo, director de ServiMaría Acueducto San Juan Nepomuceno, comentó que el acueducto siempre está en funcionamiento y que, los días en que no ocurre, es porque ha pasado alguna situación inusual.

“El acueducto siempre está funcionando a menos que una situación muy particular lo afecte. Obviamente en épocas de verano los consumos se disparan y la necesidad aumenta, por eso en estos periodos tenemos mayor exigencia de la comunidad en cuanto al servicio, sectores que una vez por semana son abastecidos sin inconvenientes en esta época eso no les es suficiente, estamos atentos a atender hasta donde sea posible a toda la población sanjuanera”, aseguró.

Castillo explicó que en los barrios Barranquillita y Silencio les colocan el agua al menos una vez por semana, y si no tienen inconvenientes hasta dos veces.

“En la bocatoma se han presentado tres situaciones esta semana que nos han obligado a apagar los motores en las noches, lo cual alarga los periodos de abastecimiento. Una de las causas ha sido las fuertes brisas, tipo vendaval, que afectaron la cubierta de la barcaza. Deben recordar que también surtimos de agua potable a San Jacinto”, expresó Castillo.

Con relación a San Pedro Consolado, el director indicó que han estado realizando inspecciones y mantenimientos en las tuberías para prestar un servicio óptimo.

“Este acueducto tenía un tramo inicial con baja resistencia de presión, por eso se han hecho algunos cambios. El año pasado se cambiaron más de 800 metros y seguimos optimizando esta línea, pero siempre estamos bombeando agua a San Pedro Consolado”, aseveró Castillo.

ServiMaría tiene a cargo esta línea de acueducto desde el 1 de enero de este año y esperan terminar la optimización de las redes de tubería en abril.




Más noticias