Aulas inclusivas, la educación en Bolívar sin límites ni barreras

Con este programa, la Secretaría de Educación Departamental atiende a los estudiantes con discapacidad matriculados en instituciones educativas oficiales de los 44 municipios que tiene a cargo.

La Secretaría de Educación de Bolívar, a través de la Dirección de Cobertura Educativa acompaña a las instituciones educativas oficiales para fortalecer procesos de autogestión en una agenda comprometida con la inclusión.

El compromiso misional es propender hacia una cultura inclusiva, que pueda permear los procesos pedagógicos del aula, las apuestas institucionales de gestión de alianzas, la provisión de oportunidades de desarrollo con la participación de todos los actores del sistema escolar, que sustenta su accionar en la formulación de una estrategia denominada: AULAS INCLUSIVAS.

Esas metas claras permitieron que en 2021 se desarrollara por primera vez la iniciativa de atender de manera directa y sin operadores, a los estudiantes con discapacidad, para lo cual se conformó un equipo interdisciplinario que cuenta con docentes y profesionales de apoyo, formados como educadores especiales, modelos lingüísticos, interpretes de lengua de señas, tiflólogos, fonoaudiólogos, psicólogos, trabajadores sociales, entre otras áreas.

La estrategia se ha desplegado a lo largo y ancho del Departamento, a través de diversas líneas de acción tales como un programa de cualificación docente, jornadas de sensibilización, caracterización institucional, jornadas de conceptualización, caracterización de la población con discapacidad, rutas itinerantes de acompañamiento pedagógico, y la disposición de una línea telefónica “Edu-Inclusiva. Lo anterior se cumple de manera directa en los 35 municipios que concentran mayor cantidad de estudiantes con discapacidad, pero recibe y atiende casos de los 44 municipios, y vincula a los espacios de formación a docentes de todo el Departamento.

LOGROS
Aulas inclusivas, la educación en Bolívar sin límites ni barreras

Gracias al trabajo que viene desarrollando se ha logrado:

1. Gestionar la valoración pedagógica del estudiante con discapacidad, de acuerdo con las orientaciones del Ministerio de Educación Nacional.

2. Asesorar a las familias de los estudiantes con discapacidad, en referencia con los derechos, programas y servicios, que legitiman el derecho a la educación.

3. Acompañar la formulación e implementación de DUA y PIAR, en el marco de un proceso pedagógico flexible, innovador e inclusivo.

4. Gestionar los recursos tecnológicos, logísticos, pedagógicos, didácticos, y técnicos necesarios para promover una educación de calidad y sin barreras.

5. Establecer canales de comunicación que posibiliten la detección y atención oportuna de alertas de deserción escolar, como premisa de valor, frente a la importancia de asegurar el reconocimiento a la diversidad de la población.

6. Conformar instancias como los Comités de Inclusión, que representan escenarios en los que la familia y la escuela se integran alrededor de prácticas inclusivas que favorecen el proceso de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes con discapacidad.

7. Sensibilizar frente a la importancia de generar entornos inclusivos en la escuela, pero también en entidades públicas, a fin de lograr la consolidación de la cultura inclusiva en el departamento de Bolívar.

DISCAPACIDAD EN BOLÍVAR

De acuerdo con los datos del mes de septiembre, reportados en el Sistema Integrado de Matrículas, en los 44 municipios del departamento de Bolívar hay 2,915 estudiantes con discapacidad, distribuidos en 202 instituciones educativas.

Dentro de las discapacidades más recurrentes están: la intelectual, con 1,861 estudiantes; seguido de la discapacidad psicosocial con 380 estudiantes; discapacidad múltiple, con 221 estudiantes; y por último la visual, con 197 estudiantes.

Los municipios con mayor número de estudiantes con discapacidad son: Turbaco, El Carmen de Bolívar, y María La Baja, con 686, 320 y 291, respectivamente.

COMITES DE EQUIDAD, PARTICIPACIÓN Y DIVERSIDAD

Una experiencia para compartir está en la Institución Educativa de Ballestas (IEB), única de la zona rural del municipio de Turbana. Allí, directivos, docentes, acudientes de familia y estudiantes, establecieron el reconocimiento y valoración a la diversidad humana.

Con acciones de sensibilización, se constituyó un Comité de Inclusión que se compromete con la promoción y acompañamiento de estudiantes y sus familias, además de promover los mensajes de respeto por las diferencias. “La escuela inclusiva es aquella en la que sus integrantes respetan todas las formas de ser y estar en el mundo”, indica la docente orientadora Luz Angélica Hernández.

El logro es que estudiantes interactúan de manera afectiva y efectiva con la población con discapacidad, disminuyendo conflictos en la convivencia e incluyéndolos además en los diferentes eventos lúdico-pedagógicos abiertos y cerrados, en los que la satisfacción por ser “tenido en cuenta” se traduce en bienestar general.

En el proceso, los acudientes de familia son animados a abandonar posiciones autocompasivas y en su lugar a generar altas expectativas frente a los avances de sus hijos e hijas, instruyéndolos en el manejo de estrategias psicopedagógicas y socioemocionales.

UNA LUZ DE ESPERANZA
Aulas inclusivas, la educación en Bolívar sin límites ni barreras

Un testimonio está en Cindy Castilla, madre de la estudiante Yaileth Castro Castilla, de 10 años de edad, quien manifiesta que el acompañamiento ofrecido en la I.E. Técnico Industrial de Turbana, le ha permitido a su hija con Discapacidad Múltiple (Intelectual y Visual), recibir orientaciones de parte del equipo de tiflólogos de Aulas Inclusivas para el desarrollo de competencias en el manejo de ábaco y braille.

La niña también está siendo orientada para manejar actividades de la vida diaria, en materia de movilización y desplazamiento en la escuela, en la casa y en su entorno, un ejercicio que fomenta su autonomía y funcionalidad.

Yaileth disfruta de las sesiones con los tiflólogos Vanesa Zapata y Frank Villanueva, de quiénes aprende a utilizar distintas herramientas. Aunque fue diagnosticada con la enfermedad huérfana Lipofucsinosis neuronal ceroidea tipo 8 (genera cuadros de epilepsia y ceguera), tiene deseos de superación y la madre confía en avanzará y su futuro va a ser muy diferente, aunque tenga una discapacidad.

Texto elaborado por El Universal con la colaboración de la Gobernación de Bolívar




Más noticias