<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Hay quienes quieren que fracasemos para que todo siga igual”: Gustavo Petro

La frase la dijo durante el Primer Diálogo Regional del Caribe hacia el Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026, que se cumplió en Santa Marta.

“Hay gentes que quisieran que fracasáramos en nuestro empeño para que todas las cosas siguieran iguales". Fue una de las frases que dijo el presidente electo Gustavo Petro Urrego, luego de escuchar las conclusiones que surgieron del Primer Diálogo Regional del Caribe hacia el Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026, que se cumplió en la ciudad de Santa Marta.

“Este es un trabajo que ha sido arduo y finaliza, por ahora, porque así tendrá que continuar en los próximos años que están por venir”, sostuvo el nuevo mandatario de los colombianos, quien estuvo presente en las diferentes mesas de trabajo de los congresistas del Pacto Histórico y los ministros designados para empezar labores a partir de este 7 de agosto.

Petro dijo sobre la reunión realizada en Santa Marta que “esta, quizás con la invitación que se me hizo en la Universidad Externado, que es mi universidad, es realmente el primer contacto, después de ganar las elecciones, que tengo con la sociedad colombiana, de forma directa, presencial y creo que es importante, porque después de siete meses de campaña, tratar de desconectarse un poco se vuelve indispensable para tomar el aire, para recuperar la fuerzas, pero indudablemente no nos podemos quedar tanto tiempo desconectados porque al final todo va a depender de la capacidad de movilización y de acción de la sociedad colombiana”.

“No va a ser un gobierno con una sociedad muerta o aniquilada por allí arrinconada, atemorizada. Hemos hablado de una democracia multicolor. Una democracia multicolor es un pueblo vivo, que recupere sus espacios, sus capacidades, su potencialidad para transformar la historia de Colombia”, dijo ante miembros del Pacto Histórico y de la sociedad civil que asistió.

“Se nos eligió para ser un gobierno del cambio y el cambio depende del pueblo. Se pueden hacer y en las salas de cine hay un trabajo alrededor con la bancada, etcétera, los cálculos, la construcción del bloque de mayorías, lo que significa eso desde el punto de vista del gobierno, pero al final realmente lo que determina la transformación es el pueblo mismo”, afirmó. Le puede interesar: Pacto Histórico adelanta el Primer Diálogo Regional del Caribe

Añadió que “hemos querido una oportunidad en 100 días hacia adelante para que el pueblo pueda tener una capacidad de incidencia real en la ley. No simplemente para que se convoque con en las manifestaciones, entonces se oiga un discurso o se planteen unas consignas o se haga una protesta, etcétera, como ha pasado en los meses anteriores, sino para que tenga una capacidad de decisión. Que es en realidad el concepto central en una democracia. Es que la sociedad puede decidir porque es la propietaria del Estado y es la propietaria del territorio, del fondo compartido con las fuerzas más ancestrales de la naturaleza y es la propietaria de la historia. Si se avanza, si se retrocede, si se estanca”.

“Esos 100 días tienen que ver con el Plan de Desarrollo. Que es una ley. Que determina las inversiones, las prioridades de acción de un Gobierno en los próximos cuatro años. Es una ley importante desde esa perspectiva, quizás se coloca como la más importante después de la Constitución que ya tenemos. Esa ley queremos que no sea discutida exclusivamente en las comisiones, tal cual determina la Ley V del reglamento del Congreso, sino que sea discutida, además, por la sociedad. Y que esa sociedad tenga la capacidad de incidir en los artículos de la Ley y de incidir en la distribución de los dineros públicos en los próximos cuatro años”, argumentó.

Los diálogos regionales

“Por eso hemos convocado a los diálogos regionales. Todavía la metodología, y esta es una primera experiencia, está por hacerse, por perfeccionarse, etcétera. Un diálogo regional no es la convocatoria a nuestras militancias políticas, no es un foro simple, no es una audiencia donde escuchan los gobernantes y ellos toman nota, es un proceso para incidir en lo que va ser este país en los próximos años. Y en eso tienen que ser convocadas toda la diversidad misma, de una sociedad popular, el bloque popular en es la mayoría de la sociedad, aquejado de numerosos problemas, de deficiencias en la garantía de sus derechos, pero también quienes se han privilegiados hasta este momento de lo que ha sido Colombia. Toda la sociedad encontrándose para dialogar y en muchos casos para encontrar caminos que antes se veían polarizados, antagónicos, pero que, en muchos casos, lo sabemos, simplemente ponerse de acuerdo, permite una viabilidad y una solución concertar, pactar”.

Agregó que “cuando se pacta no todo lo que uno quiere se logra, pero tampoco lo que el otro quiere se logra, sino que se construyen razones comunes. A veces, incluso, soluciones que no estaban de un lado ni del otro y que se encuentran simplemente dialogando. Estos son diálogos sociales. Colombia necesita dialogar mucho. De lo que venimos, de la violencia, de la masacre, del terror. El diálogo en cierta forma reconstruye las posibilidades de la convivencia. Es en sí mismo una convivencia, es en sí mismo un ya de la construcción de la paz”.

“Esos diálogos, obviamente, no son hablar por hablar. Son diálogos sociales con un fin. Por eso les hemos llamado, como dicen los abogados, vinculantes. Diálogos sociales vinculantes. ¿Qué significa esa palabra? Que tiene incidencia en las normas, en las leyes. El diálogo social que se está desatando ya, antes, incluso, de tomar posesión, como esta reunión y este proceso aquí lo refleja. El diálogo social no solamente tiene una incidencia en una norma que se llama Plan de Desarrollo, en una distribución de los recursos, que no queremos hacer sólo con el designio de un tecnócrata, sino que se pueda hacer bajo los designios de la población, sabiendo que los recursos son limitados, sabiendo que no alcanza para todos, sabiendo que hay que hacer una priorización, precisamente porque los recursos son limitados, tiene que tener una expresión no solamente hacia la ley, son que el diálogo social debe ser parte de un proceso de paz”, insistió.

El tema de la paz

“Es que la paz no es simplemente el encuentro entre grupos armados para ver si dejan de estar armados. Estatales y no estatales. No es una cúpula de guerreros, decíamos en los discursos de la campaña; la paz no es simplemente un espacio de los guerreros, la inmensa mayoría hombres, sino que la paz es el encuentro de la sociedad. La gran paz, la paz grande es el pacto de la sociedad desarmada, que puede permitir, obviamente, el pacto de quienes están armados. Pero el eje central de la paz está en la sociedad misma. Es el diálogo de esa sociedad la construcción real de la paz, de la paz grande, porque ahí van las reformas”, dijo Petro.

Seguidamente manifestó: “que el pueblo hable, que el pueblo pueda participar realmente, con garantías; que el pueblo se exprese en su diversidad. Con eso que podríamos llamar las incoherencias, porque al final se encuentran retazos de necesidades y de propuestas, que juntas, van adquiriendo una coherencia de lo que se quiere para la sociedad colombiana. Que el pueblo pueda ser escuchado y no solamente escuchado, sino hacer la historia, es la base de la paz, de la construcción de una democracia y, con seguridad, de la construcción de una justicia social”. Lea aquí: Bancada del Pacto Histórico se reunirá para determinar primeras reformas

“Desde la perspectiva de la paz y desde la perspectiva de una ley central, que es el Plan de Desarrollo, posibilita un espacio en los próximos 100 días, que creemos es un espacio para la construcción de una Colombia diferente. De una potencia mundial de la vida”, indicó.

Aquí va a crecer, por tanto, una sociedad que se va a organizar más. Eso a algunas personas les puede asustar, siempre habrá contradictores a lo que estamos proponiendo de la sociedad colombiana y nosotros vamos a respetar esa contradicción”.

Gustavo Petro

El Caribe colombiano

Sobre el encuentro en Santa Marta sostuvo que “aquí se han expresado algunas propuestas, van en proceso, lo estamos comenzando; hay una serie de pretensiones, genuinas y legítimas de la sociedad del Magdalena, de la Sociedad Caribe, en general, acerca de qué países se quisiera tener. Los últimos años ha existido una competencia terrible entre cuál es la región más pobre de Colombia. Si el Pacífico o el Caribe. Las estadísticas sociales que da el Dane han sido y se ven cada vez más lamentables. A pesar de un crecimiento económico, que los economistas deberían valorar, sobre qué significa crecimiento económico. Porque a veces se cree que medir las transferencias de riquezas de una parte de la sociedad hacia otra es crecimiento si estas transferencias aumentan, como sucede con las utilidades bancarias, cuando ahí no hay crecimiento real de la producción y por tanto de la riqueza”.

Le aquí: “Escogimos al Caribe porque fue determinante en el triunfo de Petro”

Dijo que “uno de los planteamientos centrales que va a surgir dentro de estos procesos, incluido el debate, es cómo la sociedad colombiana produce. No simplemente cómo distribuir unos recursos, sino cómo crecen los recursos a través de la producción y el Caribe indudablemente está planteando la necesidad de tener una economía productiva, que cuando se toque el terreno del Caribe tiene que ver con el agua, con la tierra, con el sol, con la educación, indudablemente con el cerebro humano; que tiene que ver con la agricultura y su industrialización, pero también con el turismo”.

Las estadísticas sociales que da el Dane han sido y se ven cada vez más lamentables. A pesar de un crecimiento económico, que los economistas deberían valorar, sobre qué significa crecimiento económico”.

Gustavo Petro.

“El tema de la producción se vuelve central. No vamos a superar la pobreza sin producción. La pobreza no es una transferencia de dinero del Estado al pobre, como usualmente hemos visto, sino que es fundamentalmente cómo una sociedad construye riqueza. Es de perogrullo: se es menos pobre si se es más rico. Pero cómo se hace más rica una sociedad. Produciendo, trabajando. Y aquí en el Caribe se abre toda una discusión sobre si la capacidad de producir que hay en el territorio en la sociedad se puede ejercer. Indudablemente aparecerá el cómo ser más ricos como sociedad, que no es simplemente tener más dinero, sino tener más conocimiento, más cultura, más sabiduría, más capacidad de entendernos. Todo eso hace parte del crecimiento como sociedad. El desarrollo no es simplemente de cosas, sino de sentimientos, de sensibilidades, de capacidades culturales de una sociedad. Dentro de la cultura van las matemáticas, así como también la sensibilidad de la sociedad”, indicó.

“Hay gentes que quisieran que fracasáramos en ese empeño para que todas las cosas siguieran iguales. La tierra, el agua, el sol, el cerebro humano, el corazón humano puesto aquí en el terreno, dentro de una gran conversación social para que podamos construir una sociedad mejor. He ahí el tamaño y el reto que comienzan con estos diálogos sociales que deben expandirse a toda la nación. No confundirlos con las entidades territoriales departamentales, sino con las regiones de Colombia para que precisamente se desaten los movimientos sociales concretos en el territorio y para que se pueda desatar también la movilización social en pos de una Colombia potencia mundial de la vida en paz”, terminó diciendo Gustavo Petro.




Más noticias