<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Habla la hija de la repostera fallecida en Barranquilla

Carolaine Torres Cantillo, hija de Marjorie Cantillo Romero, dijo que fueron dos hechos que marcaron el estado de salud de su madre.

Carolaine Torres Cantillo, hija de Marjorie Cantillo Romero, la repostera de Barranquilla que fue blanco de burlas por el aspecto de un pudín de Mickey Mouse que hizo, se pronunció sobre el fallecimiento de su progenitora.

Torres Cantillo considera que en parte el bullying que sufrió por parte de los cibernautas por la torta de Mickey Mouse y un mal procedimiento quirúrgico pudieron llevar a su madre a la muerte. Falleció la repostera de Barranquilla que recibió burlas por sus tortas

“Creo que pudo influir el bullying que le hicieron cuando hizo la entrega del pudín, cuando le atacaron la casa a piedra, porque fue cuando se cayó de las escaleras y se le rodó la malla que tenía en el estómago. Duró hospitalizada 20 días; hubo que operarla; salió de la cirugía, pero en dicha clínica le hicieron un mal procedimiento”, indicó.

Carolaine describe a Marjorie como “una mujer alegre, valiente, muy humilde, muy bonita, elegante, muy sensible y se preocupaba por el prójimo”.

Vivía en unión libre y dejó cuatro hijas, incluida Carolaine. “La pastelería le empezó a gustar desde niña. Nos contaba que ella se ponía a jugar y hacía pudines con la arena y allí empezó a su amor por la pastelería”.

“El problema del pudín de la imagen de Mickey Mouse se presentó porque mi mamá no pudo terminar la parte de arriba, porque le había salido un pedido días antes. Era una cliente que era fija desde hacía años y mi mamá fue a llevarle el pedido a la muchacha, pero ella no pensó que se iba a demorar y mi hermana, que no es repostera, decidió ponerse a ayudar a mi mamá, porque ella se estaba demorando y ya iban a venir por el pudín”, recordó.

Le puede interesar: Murió repostera viral de Barranquilla: así afecta el bullying a la salud mental

Afirmó que su madre no se lo quería entregar porque no tenía un buen acabado, pero que la persona insistió en llevárselo, con tal de perjudicarla. “La verdad es que sí. Nosotras pensamos y personalmente pienso que la persona que se llevó el pudín, a pesar de que se le dijo que no se lo llevara, porque a mi mamá no le gustó la forma como quedó, pero insistió en llevárselo. Se lo llevó para perjudicarla”, detalló.

“Esos días de bullying fueron muy tristes, porque a mi mamá la avergonzaron, las humillaron, su nombre lo pusieron por el suelo. En las redes sociales la atacaron muy duro”.

Carolaine Torres Cantillo.

Recordó que además de la familia, también hubo personas y amigos que le apoyaron para que mejorara la presentación de los pudines.

“Los amigos que la ayudaron están Rafael Caparroso, quien le pagó el curso en la escuela de repostería de su familia, hizo otros diplomados con otras personas; DJ Tata, un joven que se llama Angel Melody, también le colaboraron; le encargaban pudines y esos pudines los rifaban en las redes sociales, los regalaban; fueron muchos las que la ayudaron”, añadió.




Más noticias