<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Es incierto el futuro de la Coalición de la Esperanza”: Analistas

Las discrepancias internas en este colectivo de fuerzas políticas de centro no han permito construir un mensaje de unidad.

Lejos de hacerle honor a su nombre, Coalición de la Centro Esperanza, el futuro de este colectivo de fuerzas políticas es cada vez más incierto y no se le ve en el horizonte cercano posibilidad alguna de que, a menos de dos meses de la consulta interna del 13 de marzo, puedan superarse las diferencias cada vez más agudas entre sus integrantes.

A las diferencias internas de cada una de las casas políticas que forman parte de esta coalición se han sumado discrepancias propias de las vanidades personales de sus precandidatos presidenciales, lo que no ha permitido que el mensaje de unidad sea transmitido a la opinión pública.

Así, al menos, lo consideran expertos consultados por Colprensa para quienes “es muy difícil” construir un mensaje único y de impacto cuando no hay ni siquiera reglas de juego definidas.

“Lo que debería ser su gran fortaleza se convirtió en su gran debilidad” dice el analista John Mario González para explicar que la diáspora de candidatos de diferentes vertientes de centro y centro izquierda no ha permitido “una verdadera articulación política”.

En ese sentido, González sostiene que la posibilidad que le da a esa coalición estar en el centro de los dos extremos -la derecha representada por el Centro Democrático y la coalición Equipo por Colombia, y la izquierda que encarna el Pacto Histórico- “no ha sabido ser aprovechada”.

“La Coalición de la Esperanza está pecando de timorata y poco seria al enfrascarse en discusiones personales sobre los candidatos, pero han descuidado lo más importante: el elector. En vez de salir a las calles a hablar con la gente y plantear soluciones de fondo a los grandes problemas nacionales, solo hacen propuestas ‘chimbas’ como reducir el Congreso”, dice el analista.

Justamente esa diferencia de criterios sin planteamientos de fondo es lo que lleva al catedrático de la Escuela Superior de Guerra, Vicente Torrijos, a definir la Coalición de la Centro Esperanza como una “una coalición dispersa y diversa, de aguas tibias”, que no logra un mensaje homogéneo.

“Es lo que en ciencias políticas se llama la disonancia cognoscitiva, que lo único que hace es confundir al votante porque no hay posiciones concretas ni propuestas que emocionen al ciudadano. Mejor dicho, es una colcha de retazos”.

Lo peor, agrega Torrijos, es que en esa dispersión y diversidad quienes aprovechan son los extremos del espectro político: “La gente está tan desesperada con la situación del país que busca propuestas coherentes claras, audaces, entonces opta por las opciones decisivas, no por las propuestas tibias”.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Por su parte, el profesor Ancízar Marroquín, del Centro de Altos Estudios para la Gestión Pública, no duda de que en este colectivo de fuerzas políticas “hay mucha Coalición y muy poca Esperanza”.

En su criterio, las “vanidades personales”, los “cacicazgos”, las aspiraciones particulares, “están frustrando la posibilidad de aprovechar mejor su posición en el centro del espectro político”.

“Es una muy buena idea recoger todas las aspiraciones del centro político, pero no se ve que esta coalición tenga la fuerza para poner un candidato que le compita a Gustavo Petro. Escasamente logrará acompañarlo con una Vicepresidenta”, concluye el observador.




Más noticias