<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Decirle a la gente lo que quiere oír es cultivar su frustración”: Luis G. Murillo

La fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo estuvo en Cartagena de Indias y Negras, como la llama, para recalcar que su propuesta es la única que propicia el cambio.

En San Basilio de Palenque hubo emociones encontradas cuando Luis Gilberto Murillo se dirigió a un grupo de habitantes el pasado domingo. Los asistentes sintieron la ambigüedad residente entre la curiosidad y el orgullo de ver a un afro como ellos postulándose para ser vicepresidente de Colombia; y, minutos más tarde, testigos del evento contaron que hubo cierto éxtasis y emoción cuando habló de una propuesta de país construida desde las regiones apartadas.

“Decirle a la gente lo que quiere oír es cultivar su frustración”: Luis G. Murillo

Luis Gilberto Murillo junto a Mabel Lara, en Palenque.

Quien expuso eso nació en Andagoya, Chocó, en 1967, fue gobernador de ese departamento y ministro de Ambiente entre 2016 y 2018.

¿Cuál es el eje programático y estratégico que planean para esta última semana? Entendiendo que para muchas voces necesitan remontar en la contienda.

Estamos recorriendo el país intensamente como coalición. Por ejemplo, ayer estuvimos en San Basilio de Palenque e hicimos un cierre de campaña desde una perspectiva negra, raizal y palenquera en el marco de reivindicar su cultura. Allí planteamos nuestras propuestas para con esas poblaciones en el país, en materia de inversiones y mayor participación en el gobierno.

Cartagena de Indias y de negras, así nos gusta llamarla. Aquí hemos traído nuestra propuesta para aquellos que no votarán por encuestas sino por ideas. Nuestra fórmula con Sergio Fajardo es la más preparada, sensata y transparente. Somos los mejores candidatos y no vamos diciéndole a la gente lo que quiere oír como muchos aspirantes, sino que le apuntamos a lo que verdaderamente necesitan.

Por otro lado, nos distanciamos del continuismo. Esto está muy mal, la gente está pasando mucho trabajo y ciudades como Cartagena están ahogadas de inseguridad. Es difícil el acceso a las oportunidades, por ende, se necesita un cambio bajo principios responsables.

“Voten por ideas y no por lo que dicen las encuestas”. ¿En qué consiste?

Que la sensatez va de la mano de votar por ideas y propuestas concretas. Nosotros planteamos propuestas realizables que solucionan problemas concretos. Nuestro modelo de país se basa en la educación, la ciencia y la tecnología.

En el caso de Cartagena y Bolívar, para ampliar la oferta y la calidad educativa, buscamos impactar con la creación de una universidad pública digital. Adicionalmente, queremos agregarle valor a los productos con la fundación de centros de investigación o clusters que beneficien al país. Sin retórica y sin ilusiones, las cuales son fórmulas para frustraciones posteriores.

Por otro lado, este departamento tiene un riesgo abismal en materia de cambio climático para el 2100. Inundaciones, derrumbes y erosión costera. Debemos tomar medidas certeras y decisiones inmediatas, sin populismos.

Y, por último, queremos que en todos los territorios como los Montes de María haya un gran centro de ciencia y tecnología en agroindustria. Así fortaleceremos al campesinado para que pueda sacar sus productos a los mercados a través de la construcción de vías terciarias. Además, conectar esto con una política pública que organice las plazas de mercado en el sector urbano. ¿Se imaginan a un Bazurto sostenible con una oferta cultural, social y gastronómica?

¿Sigue con la convicción de que en las urnas habrá una sorpresa proveniente del voto de la Colombia profunda, como usted llama a las regiones?

En Colombia se toman decisiones desde Bogotá que desconoce lo que sucede o necesitan en las regiones. Se necesita interpretarlas y empoderarlas, y así convertirnos en una potencia en tantos temas como el medioambiental.

“Decirle a la gente lo que quiere oír es cultivar su frustración”: Luis G. Murillo

El candidato recorriendo el caño Juan Angola, en Cartagena.

Nuestra tarea es luchar por la inclusión social de todas las poblaciones y de las mujeres; por ende, tengo esa convicción al recorrer el país y denotar la simpatía y el apoyo que muchos expresan a nuestra candidatura. La gente quiere soluciones concretas y no peleas o destrucciones del país democrático. En las ciudades intermedias tienen pasiones que no miden las encuestas, las que quieren borrarnos y desvirtuar nuestro proyecto.

Por eso creemos que daremos una sorpresa, me siento confiado del impacto social que hemos provocado al hablar sin apelar al miedo o a la polarización.

En esas últimas encuestas también hay un factor importante: el gran porcentaje de indecisos. ¿Qué le diría a los que aún no definen su voto?

Queremos un cambio responsable y viable, por lo que llamamos a la unidad para esa transformación. Deben votar por fórmulas y no por miedo. Nuestra campaña luchará de manera frontal contra la corrupción y para eso toca apartarse de la polarización, el terror, el resentimiento y las deudas clientelistas.

¿Por qué considera que gusta tanto los extremos en la política?

Porque en gran medida ha habido mucha manipulación. ¿Usted ha visto cómo han atacado la buena imagen de Fajardo en esta contienda a punta de mentiras y falsedades? Le crean un miedo terrible y unos resentimientos a la gente para cerrarle la puerta al centro y acudir vendados a los extremos.

Esa división irresponsable que fomentan luego va a ser muy difícil acabarla, propiciando un clima de más violencia, brechas sociales y desconfianza.

¿Se refiere a Gustavo Petro y a Fico Gutiérrez?

Solo puedo decir algo que dice Fajardo: “Como haces campaña así gobernarás”. Una persona que polariza está provocando resentimientos que no unen; sin embargo, la que tiene que definir o hablar de ellos es la gente. No es mi estilo hablar de otros sino de mí o de Fajardo.

¿Es la propuesta de Rodolfo Hernández una propuesta de centro? En caso tal, pase a segunda vuelta, ¿se puede asegurar que se adherirían a su campaña?

Su propuesta es un popurrí que le falta de todo, y ya la gente la calificará. Sin embargo, frente a la nuestra le falta mucho. Y lo otro, está demostrado que no conoce el país a profundidad y no lo ha caminado como lo hemos hecho nosotros.

Nosotros estamos concentrados en trabajar para pasar a segunda vuelta. Mi convicción con la Centro Esperanza no es circunstancial y no se altera por lo que diga la gente o las encuestas. Si usted le pone coraje, entusiasmo y trabajo a la vida usted logrará los resultados que busco. Creemos en la esperanza, no buscamos puestos ni planes B.

Es muy popular en la política criticar y pedir la salida del registrador. En contraste, usted hace hincapié en que hay que mantener la confianza ciudadana en la organización electoral...

Me parece irresponsable que, a pesar de todos los problemas que pueda tener esa entidad, se haga un hueco a la confianza electoral. Recobrar esa confianza y en un país tan conflictivo eso es inconveniente. No es oportuno, faltando una semana para las elecciones, sacudir la organización electoral y golpear la democracia.

Como exministro de Ambiente y una de las personas que más sabe del tema en el país, ¿Qué le espera a la deforestación, reducción del carbono, fracking, energías limpias y fumigación con glifosato en su Gobierno?

Mencionar el glifosato y el fracking en una conversación en pro del medioambiente es incoherente. Por otro lado, con Fajardo estamos comprometidos con bajar un 50% de la deforestación y aumentar un 30% la matriz energética del país con energías renovables, erradicando los combustibles fósiles bajo una transición gradual y no de tajo, todo en el marco de lograr los compromisos de la agenda 2030.

Establecer un diálogo directo con Nicolás Maduro, ¿en qué consiste esta propuesta?

Venezuela es un vecino importante. No solo se trata de ideologías o diplomacia sino pensando en los colombianos en la frontera y los que están allá, pues con esta tensión se afecta su calidad de vida. Se afecta también el medioambiente, pues hay acuerdos entre entidades de los dos países para enfrentar, por ejemplo, un derrame de petróleo que no respeta fronteras.

La política exterior no se puede ideologizar como lo hizo Iván Duque. Territorios como Maicao y Cúcuta están asfixiados económicamente y sus prioridades no están siendo tenidas en cuenta.

¿Iván Duque deja un mejor país del que recibió?

Lo deja peor y por eso estamos planteando un cambio. Volvimos a la era de las masacres, del sicariato en ciudades como Cartagena y de la falta de garantías electorales. El acuerdo de Paz se hizo trizas. Los indicadores dan testimonio del desastre que deja en las comunidades, pues nunca priorizó ni escuchó a su gente, y perdió territorios con el Clan del Golfo.

Por último, ¿qué le diría a cada colombiano que lea esta entrevista con relación a lo que deben sopesar en el momento de votar el próximo domingo?

Cada ciudadano debe reflexionar sobre la situación del país y analizar a cada candidato por su fórmula programática y denotar quién representa mejor al país entero. Además, revisar quién tiene el talante, la preparación y la transparencia para llevar al país hacia adelante sin polarización y miedo.

Proyectos con Cartagena

Plan Maestro de drenajes pluviales con el aporte del 60% del proyecto con presupuesto nacional.

Plan Maestro de movilidad con un costo de 3.9 billones de pesos.

Plan Maestro de cambio climático

Fortalecer la voz de las regiones.

Ministerio de la Mujer




Más noticias