<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

David Racero contrató en la Cámara a tres donantes de la campaña de su tío

Siendo presidente de la Cámara, Racero les entregó contratos a tres aportantes de la campaña de su tío a la Gobernación del Cesar.

Al representante David Racero, uno de los líderes más visibles del Pacto Histórico, lo señalaron de hacer un supuesto favor burocrático para beneficiar a un familiar cercano. Se trata de la contratación que Racero hizo, cuando fue presidente de la Cámara de Representantes, de tres personas que terminaron aportando plata a la campaña que hizo su tío José Luis Mayorca a la Gobernación del Cesar.

Lea: Denuncian que Dau dejó “amarrados” a 70 empleados para la Alcaldía de Dumek

La denuncia fue hecha por el concejal electo de Bogotá, Daniel Briceño, del Centro Democrático, quien exhibió en redes sociales los contratos que tuvieron en la Cámara tres particulares que luego aportaron dinero a la campaña de Mayorca, hecho que aseguró que no es coincidencial, como trató de argumentarlo el congresista del Pacto Histórico.

Y es que Racero defendió que no hubo irregularidades porque los contratos que les entregó a esas tres personas, siendo presidente de la Cámara, se ejecutaron antes de que comenzara la campaña electoral para los comicios regionales del 29 de octubre. Además, se desmarcó de su tío, pese a que a comienzos de este año ambos resultaron salpicados por otra polémica en esa misma corporación.

Tres contratistas enredan a Racero

Las personas relacionadas con la denuncia fueron Liliam María Torres Felizola, Saira Medina Trujillo y María Eloisa Araujo, tres mujeres que aterrizaron como aportantes en la campaña del tío de Racero, luego de terminar sus contratos en el Congreso.

De Torres Felizola aparecen en la plataforma de contratación pública Secop II, dos contratos que ascienden a 54,3 millones de pesos con la Presidencia de la Cámara. Según Briceño, la contratista que trabajó para Mayorca en el Centro Nacional de Oncología estaba a cargo de hacer pedagogía ciudadana “por hablar en favor de las reformas del gobierno Petro en Valledupar”, ciudad de interés para el tío materno de Racero.

Por su parte, Medina Trujillo tuvo un contrato de 10,3 millones de pesos por cuatro meses con el propósito de comunicarse con la ciudadanía a través del la aplicación de mensajería Whatsapp y correo electrónico, canales desde los que tenía que gestionar solicitudes y comentarios para la Presidencia de la Cámara.

Mientras que Araújo Morón recibió un contrato con una duración de cinco meses por 30,2 millones de pesos, para brindar acompañamiento en política económica a los procesos legislativos.

“¿Qué diría el David Racero de hace unos años si algún político de la derecha le hubiese dado contratos a tres personas que luego aparecieran como únicas donantes de la campaña del tío de ese político? Sería un escándalo”, planteó el concejal electo Briceño.

Ante los cuestionamientos, Racero dijo que no participó en la campaña de su tío a la Gobernación del Cesar y argumentó que este ni siquiera fue aspirante por el Pacto Histórico. “No tengo ninguna relación política, económica o judicial con el señor Mayorca”, respondió el representante.

Pese a que se trató de desmarcarse de su familiar, no es la primera vez que Racero sale a dar explicaciones sobre la relación con su tío. En marzo pasado, Mayorca apareció junto a Racero en una reunión sobre la reforma a la salud en la que también estaban los exministros del Interior, Alfonso Prada; y Salud, Carolina Chorcho, así como los jefes de los partido Liberal (César Gaviria), Conservador (Efraín Cepeda) y La U (Dilian Francisca Toro).

La polémica surgió porque el tío del parlamentario (ver Para saber más) hacía parte de la discusión de la reforma a la salud oficialista, pese a que fue investigado por presuntos actos ilegales relacionados con el manejo de los recursos de la salud siendo trabajador de la EPS Prestasalud, que luego pasó a llamarse Medimás.

Los electos que dieron la sorpresa y los clanes cuestionados

Tal y como ocurrió en el caso de los tres contratos, Racero se desentendió de la polémica y justificó la presencia de su tío argumentando que fue a la reunión por “sus cualidades como médico especialista en Oncología y conocedor del sistema de salud”, señaló.

Mayorca es un médico oncólogo que ha estado envuelto en polémicas en el sector de la salud y que ha intentado saltar, sin éxito, del sector privado a cargos políticos. En 2014 intentó llegar al Senado con aval del Partido Liberal y fue cercano al grupo político de Horario Serpa y en las recientes elecciones se lanzó a la Gobernación del Cesar avalado por la Fuerza de la Paz, el partido de Roy Barreras, pero solo alcanzó 2.390 votos, que lo ubicaron octavo.

En cuanto a sus polémicas, además de la investigación por presuntos actos ilícitos en el manejo de recursos de Prestasalud, que luego se convirtió en la liquidada Medimás, a Mayorca el oncólogo clínico Carlos Eduardo Correa Melo lo señaló de deberle más de 400 millones de pesos a varios especialistas por la prestación de sus servicios para el Centro Nacional de Oncología.

Más noticias