<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Cómo le irá a la reforma a la salud en el Senado? Analicemos cada nombre

Tras nueve meses de debate, la polémica iniciativa de Gustavo Petro enfrentará dos duros asaltos en el Congreso, donde se espera que la tendrá más difícil.

Como una Navidad adelantada sigue celebrando la bancada oficialista y el Gobierno nacional la aprobación de la reforma a la salud en la Cámara de Representantes. Sin embargo, a la controvertida iniciativa, que propusiera la entonces ministra de Salud Carolina Corcho, todavía le queda un largo camino por recorrer antes de convertirse en ley.

Lea: “Si no digo culo, nadie hubiese parado bolas”: Dau sobre su lenguaje

En primer lugar, está la lógica expuesta por la oposición, tal como dijo en la noche del pasado lunes el congresista uribista Andrés Forero: “Triunfaron, pero no convencieron”. Es decir, desde muchos sectores del país todavía hay muchas preguntas sobre el contenido del articulado.

Pero también porque si bien el Gobierno del presidente Gustavo Petro todavía mantiene las mayorías en la Cámara de Representantes, no sucede lo mismo en el Senado, donde ahora la iniciativa deberá debatirse en dos espacios: la Comisión Séptima y en la plenaria.

Es por ello que desde ya se anticipan férreos debates en la cámara alta sobre el contenido del texto, situación que no es desconocida por la propia coalición oficialista, como lo dejó entrever en medio de la celebración el representante vallecaucano Alfredo Mondragón, quien anunció que él y su coequipera ponente Martha Alfonso acompañarán muy de cerca la discusión de la iniciativa en el Senado.

Golpes a la pera

El Gobierno, por su parte, seguramente iniciará desde ya acercamientos con las bancadas afines a su propuesta en el Senado, con el fin de ir asegurando los votos necesarios para que la reforma sea aprobada en los dos debates que deberá surtir allí.

Sin embargo, el hueso duro de roer estará en fuerzas como el Partido Liberal, sobre todo después del distanciamiento reiterado hace poco por el presidente Petro del director ‘rojo’ César Gaviria Trujillo. Es por ello que buena parte del futuro aprobado en la noche de este martes en la Cámara dependerá de la convención nacional que tendrán los liberales a comienzos del próximo año, en el que se definirá si el expresidente sigue al frente de esa colectividad o pasa a ser sustituido por alguien más afín a Gustavo Petro.

Pero ahí no paran los desafíos que deberá enfrentar la polémica reforma a la salud, ya que, de ser aprobada en el Senado y promulgada como ley de la República, pasará a la revisión de la Corte Constitucional, donde deberán resolverse todas las fallas y vicios de trámite que, según el representante uribista Andrés Forero, la iniciativa ha tenido a lo largo de estos nueve meses de discusión en la Cámara.

El primer asalto

El Gobierno probablemente le irá bien en su primera batalla en la Comisión Séptima del Senado, pues tiene a 5 de los 14 senadores que la integran como sus alfiles: Martha Isabel Peralta Epieyu (Pacto Histórico PH), Piedad Córdoba (PH), Wilson Arias (PH), Fabián Díaz Plata (Alianza Verde) y Omar de Jesús Restrepo Correa (Comunes).

Por su parte, la senadora Sor Berenice Bedoya, del ASI, aseguró a El Nuevo Siglo que “mirarán qué se le puede cambiar o qué se le puede mejorar, o qué se puede excluir”. Pero nunca habló de un nocaut certero, letal. Por lo que sería una sexta a favor.

En el terreno de las negociaciones, donde el Gobierno podría hacer concesiones para asegurar apoyos a la reforma a la salud, salen a relucir varios nombres.

El primero de ellos es Miguel Ángel Pinto, senador liberal, quien, según La Silla Vacía, hace parte de la casa política que lidera Didier Tavera, exgobernador de Santander y actual director de la Federación Nacional de Departamentos (FND).

Cabe recordar que Gustavo Petro y su Gobierno han tenido varios acercamientos con los gobernadores electos, y a la FND, una entidad que tiene mucho interés en la reforma a la salud, está atenta de cómo se transformará o se fortalecerá el control que las gobernaciones tienen sobre los hospitales departamentales. Por ende, es algo probable que Pinto vote a favor de la iniciativa.

En el mismo escenario de las negociaciones, Petro podría contar con el apoyo de Ana Paola Agudelo García y de Beatríz Lorena Ríos Cuellar, senadoras de la coalición MIRA - Colombia Justa Libres. Agudelo le dijo a El Nuevo Siglo que si el Gobierno acepta estudiar y apropiar proposiciones que su colectividad ha presentado, como auditorías en todos los niveles y servicios de la salud, y así evitar malversación de recursos, no ejercerían su oposición férrea al proyecto.

Cabe recordar que Agudelo y Ríos Cuellar hace unos meses se comportaron a favor de la reforma pensional que se presentó en el primer semestre de este año. Ríos votó a favor del informe de ponencia y Agudelo completó el cuórum para el debate. Por eso las apodaron “las cristianas rebeldes”.

En el plano de la independencia, en ese interludio entre la favorabilidad y la oposición acérrima, están los senadores conservadores Nadia Blel y José Alfredo Marín Lozano.

Cabe recordar que el Partido Conservador no respalda la reforma a la salud, aunque hubo controversia luego de conocerse una reunión que el presidente Petro y el ministro del Interior Luis Fernando Velasco tuvieron con algunos representantes a la Cámara azules, quienes aunque no dijeron sí a ninguno de los artículos aprobados en la cámara baja, sí permitieron que se mantuviera el cuórum.

En cuanto a Blel, siempre ha asegurado su posición de defender el bienestar de todos los colombianos, por lo que siempre ha hablado de rigor y exigencia en el estudio del proyecto, sin mostrar una oposición certera. “La analizaremos minuciosamente priorizando los derechos de los usuarios, sin improvisaciones y escuchando a todos los sectores para construir y mejorar”, indicó hace unos meses.

Por su parte, con relación a las movidas de Petro en aras del apoyo a su reforma en la cámara alta, se conoció, gracias a Santiago Ángel, periodista de La FM, que el senador Efraín Cepeda, presidente del Conservador, y Julio Chagüi , de la U, estuvieron en la Casa de Nariño para una reunión con Mauricio Lizcano, ministro de las TIC. ¿Qué se habló? Poco se sabe hasta el momento.

Por otro lado, en la grada de los que se oponen tácitamente se encuentran los dos senadores del Centro Democrático, Honorio Henríquez y Alirio Barrera, y la senadora Norma Hurtado Sánchez, de la U, quien su esposo Fernando Gutiérrez es consultor en el sector salud, por lo que la reforma también tendría coletazos en su hogar.

Segundo asalto

Si la reforma es aprobada en la Comisión Séptima, pasa a la plenaria del Senado. Allí las cosas se complican, pues el Gobierno solo tiene consigo un 40 % de los congresistas, por lo que sus negociaciones con los partidos Liberal, la U y el Conservador se vuelven ineludibles, debido a que son colectividades de que de entrada rechazan el proyecto.

Petro cuenta con 49 congresistas (Pacto Histórico, la Alianza Verde, entre otros reductos se las otras fuerzas) y la oposición y los independientes conforman un bloque de 57 senadores.

Si Petro lo logra y la reforma a la salud se convierte en ley, el articulado pasará a revisión en la Corte Constitucional, donde reside la última esperanza de la oposición para que el proyecto se tumbe, pues defienden que está llena de vicios.

¿Y si la tumban los magistrados? Petro le dijo en la cara a Álvaro Uribe: “Si la Corte la tumba, la vuelvo a radicar. Y si la vuelve a tumbar, la vuelvo a radicar, obviamente con los reparos que la Corte requiera”.

Más noticias