<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Nos pudo ir mejor

“Se valora el esfuerzo y compromiso del actual Gobierno para atender el clamor que grita desde todos los rincones patrios; pero esos gritos se pueden volver...”.

A la Costa Caribe no le fue tan bien en las decisiones que se mencionaron ayer por el Gobierno a través del Ministerio de Minas y Energía, en el marco del denominado Pacto por la Justicia Tarifaria, según los anuncios de medidas a corto y mediano plazo para aliviar el aumento incordioso de las tarifas de energía eléctrica

Los costeños estábamos muy ilusionados con que salieran noticias que nos aliviaran profundamente a propósito de la ardua semana que vivió el sector eléctrico del país, tanto el institucional –Minminas, Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), Superintendencia de Servicios Públicos– como el del sector privado (generadores, transportadores, distribuidores, comercializadores), en largas sesiones de trabajo buscando una concertación para la emisión del paquete regulatorio que se había anunciado para ayer.

Por supuesto que las medidas difundidas este viernes se entienden expedidas dentro de la primera etapa de un proceso orientado a que el usuario sea el centro de la política pública del servicio en materia de cobertura, calidad y precios razonables, y que en la segunda etapa se dictarán nuevas resoluciones que aborden los problemas de fondo, con soluciones de mayor vocación de permanencia.

De lo que hasta ahora se sabe y se puede entender en un tema tan especializado y complejo, gana el país, pues se espera que los cargos por distribución y transmisión, que ahora solo se rigen en sus incrementos con lo que resulte de un solo indicador, esto es, del Índice de Precios al Productor (IPP), con las nuevas regulaciones se traerán a valor presente y podrán variar con el Índice de Precios al Consumidor (IPC), todo con miras a que en el futuro los cargos se actualicen escogiendo entre el IPC, el IPP o un valor que presenten los operadores, el que sea de menor variación.

Y no nos fue tan bien a los costeños porque lo que por ahora se nos ofrece, además de lo anterior, es que pronto se definirá la tasa de crecimiento de la opción tarifaria, que antes no podía ser inferior a 0,6, en un valor igual a 0, o negativo. Y se esperaría que las empresas operadoras en la Costa Caribe: Afinia y Air-e, extiendan a mayor plazo el cobro de lo que registran como acreencia a su favor, y que están cobrando a un término de cinco años, lo que está haciendo tan difícil pagar los desmesurados incrementos a los hogares y empresas costeños.

Se valora el esfuerzo y compromiso del actual Gobierno para atender el clamor que grita desde todos los rincones patrios; pero esos gritos se pueden volver aún más ensordecedores, peligrosamente ensordecedores, si no se ofrecen soluciones más profundas y adecuadas para enervar la difícil situación que por estos lares se está viviendo.

Y lo anterior pasa por meterse de una buena vez con el origen de nuestros tormentos eléctricos, que son los injustos cobros por ineficiencias, lo que no se tocó en esta primera etapa.

Ver más de




Más noticias