<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Informalidad en el litoral

“Ahora el objetivo de la informalidad es terminar de invadir las playas de Tierrabomba, para que repliquen el destino de las demás playas (...)”.

Cada hecho lamentable que ocurre en cualquiera de las islas que conforman el litoral del Distrito prueba el error que ha constituido la implementación tácita de una política pública dirigida a permitir la expansión de la informalidad como formato dominante de la prestación de servicios turísticos.

El renunciar, o el negarse a hacer respetar las prohibiciones o restricciones que se han dictado por las autoridades competentes, o que recomiendan las buenas prácticas universales de seguridad, salubridad y convivencia, abre caminos a hechos trágicos y al caos.

Por ejemplo, ¿qué pensarán en Paraguay sobre la norma que prohíbe el uso de motos acuáticas en Barú? ¿Qué explicaciones pueden ofrecer nuestras autoridades a quien pregunte si es cierto o no que esos artefactos marinos se prohibieron en las playas donde fue asesinado el fiscal Marcelo Pecci?

Los accidentes con muerte o heridos en Cholón; el colapso del tráfico y parqueo de buses y vehículos ilimitados en Barú; el caos en Playa Blanca por el exceso de bañistas; la sostenida afectación ambiental; la insalubridad; el funcionamiento ilegal de hostales sin permisos de construcción y de funcionamiento, incluso con habitaciones para pernoctar en zonas prohibidas de playa; el alquiler de equipos de prohibida circulación en tierra o mar; el transporte acuático nocturno irregular hacia la ciénaga de Portonaito; la ocupación ilegal de la Puntilla en dicha ciénaga; el acceso a zonas prohibidas, porque corresponden a áreas de disfrute de bañistas, de lanchas que jalan donas para disfrute de turistas ávidos de diversión; el escándalo generalizado de bocinas con música a volúmenes ensordecedores que agrian el buen rato planeado por familias que, además, se escandalizan de los espectáculos bochornosos que protagonizan quienes no conocen límites para el pudor convencional o social; en fin...

Precisamente, en carta a la opinión pública, el presidente de la Comisión del Plan, concejal César Pion González, al comentar el infortunado asesinato del fiscal Pecci y el accidente en Cholón del turista golpeado con una hélice de una embarcación, solicitó revisar el cumplimiento del Decreto 622 de 1977 en concordancia con la Resolución No. 627 del 7 de abril de 2006, que deja claro que el ingreso de motos acuáticas se encuentra prohibido según lo dispuesto en el Acuerdo 066 de 1985.

Mucho de lo que pasa lo explica la política tácita de “dejar hacer, dejar pasar” todo lo que sea en las playas marítimas del Distrito.

Ahora el objetivo de la informalidad es terminar de invadir las playas de Tierrabomba, para que repliquen el destino de las demás playas en las que el Distrito no decide nada, sino que deja a quienes quieran (nativos, foráneos y pudientes), la decisión unilateral e inconsulta de qué tipo de playas y qué servicios habrá en lo que se supone es espacio público de todos los colombianos.

Ver más de




Más noticias