<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

El secretario de Planeación

“El nuevo secretario de Planeación tiene a su cargo la compleja y trascendental misión de encontrar el apoyo de la memoria institucional existente en la ciudad entre...”.

Contra todo pronóstico el alcalde William Dau optó por un cartagenero para regentar la secretaría más estratégica para el desarrollo urbano de la ciudad.

Por esa inocultable prevención que el burgomaestre siente por los profesionales cartageneros, tanto en la Secretaría de Planeación como en tantas otras carteras del gabinete distrital, ha preferido caras foráneas a riesgo incluso de padecer los evidentes problemas que les ha causado el desconocimiento de las realidades locales y de la incomprensión de nuestra idiosincrasia, con el consecuente atraso en la implementación de la gestión diligente de los compromisos de gobierno.

Por eso causó sorpresa, positiva por supuesto, el arribo a tan estratégico cargo del cartagenero Franklin Amador Hankins. Este giro en la percepción de la pertinencia de profesionales autóctonos para altos cargos distritales supone también esperar que sea bien correspondido por el nuevo secretario, pues en los dos primeros años de esta administración los titulares foráneos no produjeron resultados concretos; de manera que es una oportunidad de mostrarle al alcalde que no es necesario y, como otras veces, inconveniente, buscar talentos en otros lares cuando se trata de oficios cuyos conocimientos no son exóticos en nuestro medio.

El nuevo secretario de Planeación tiene a su cargo la compleja y trascendental misión de encontrar el apoyo de la memoria institucional existente en la ciudad entre tantos profesionales y exfuncionarios, sacar avante piezas claves como el nuevo POT y el PEMP, a la par de hacer reingeniería interna para obtener gobernanza en su Despacho aprovechando que goza del respaldo del Palacio de la Aduana.

Gran reto trabajar de la mano con el Consejo Territorial de Planeación, el Concejo Distrital, Cardique, los líderes comunales, gremios y demás fuerzas sociales, para lo cual deberá generar confianza y empatía, así como garantizar procesos incluyentes, participativos y de cara a la ciudad.

Tendrá que poner énfasis en las metas que están bajas en relación con el porcentaje de ejecución del Plan de Desarrollo ‘Salvemos Juntos a Cartagena’, como el de Cartagena Resiliente (41,9%), pilar que es el único que se encuentra en un nivel de eficacia medio, según la clasificación del DNP. Y en los de Cartagena Incluyente, habitabilidad (14%), ingresos y trabajo (19%), identificación (23%), educación (28,4%) y salud (30,8%).

Ante este escenario, se desea al secretario Amador buen viento y buena mar para el logro de las tareas encomendadas, y ser el gran convocante de la planificación de la ciudad, en armonía con sus compañeros de gabinete, para la ejecución de los macroproyectos esperados para Cartagena, en la organización de las playas, en el factor de cambio climático y en cada una de las prioridades en las que sus conciudadanos esperamos resultados concretos.

Ver más de




Más noticias